Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
V.S.C.
Domingo, 18 de septiembre de 2016

SOS Racismo afirma que existe una “externalización” de las fronteras

Guardar en Mis Noticias.

La organización habla en su informe anual sobre inmigración de un aumento de las unidades de las fuerzas marroquíes destinadas a proteger las vallas de Ceuta y de Melilla.

SOS Racismo advierte en su último informe anual sobre inmigración que tanto el descenso del número de personas que se atreven a saltar las vallas de Ceuta y Melilla, como la contención del número de potenciales solicitantes de asilo responde directamente a un proceso de militarización y externalización de fronteras que viene sucediéndose y que forma parte de la política de control migratorio en la frontera sur. Una afirmación para la que la organización hace un repaso por la situación actual de las fronteras en las que, lamenta, no se respetan los derechos humanos.

 

Según el Informe de la APDHA de 2016, que recoge SOS Racismo, las personas que llegaron al estado español en 2015 fueron en torno a 16.111. Nada más que en la Frontera Sur, Cruz Roja atendió a 3.736 personas en Andalucía, la Guardia Civil detuvo a 296 en Murcia y Salvamento Marítimo registró a 38 en la Comunidad Valenciana. Mientras, Frontex detalla 874 personas en Canarias, en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta se inscribieron 2.255 y en el de Melilla, 8.927. Esta es la cifra más alta desde 2008 y con respecto a 2014 se ha producido un incremento del 33,84%.

 

En el caso de Ceuta, según este informe, se inscribieron en el CETI cerca de 2.255 personas siendo la nacionalidad mayoritaria la de Guinea Conakry, con casi la mitad de los migrantes que llegaron durante el pasado año. Les siguieron las personas oriundas de Argelia (477) y algo más de un centenar de cameruneses. En total, señala SOS Racismo, 1.658 procedían de países al sur del Sáhara.
 

 

Rutas migratorias peligrosas
Asimismo, Cruz Roja atendió 1.790 inmigrantes en 2015 que entraron en Ceuta escondidos en dobles fondos de vehículos o bien a bordo de embarcaciones como pateras, balsas, o motos de agua que bordearon la costa. La mayor parte de inmigrantes procedían del África Subsahariana, principalmente de Guinea Conakry, seguidos de Argelia (56), Marruecos (13), Túnez (8), Sri Lanka (6), Siria (4), Bangladesh (2), Libia (2) y uno de Omán.

 

Sin embargo, no todos los inmigrantes que intentaron tocar suelo español lograron llegar a su destino y SOS Racismo constata en su informe que durante 2015, según el seguimiento de la APDHA y contrastado con fuentes oficiales, perdieron la vida no menos de 195 personas. De ellas, se localizaron 64 cadáveres y el resto, 131, quedaron desaparecidas. Cifras que reflejan un incremento en relación al año 2014 y que, a pesar de estar alejadas de los miles de fallecimientos de migrantes en el Mediterráneo del este o central, desde SOS Racismo cuestionan la política de control migratorio por parte de la UE y del estado español, de la que dicen que “con medidas cada vez más represivas, alambradas, concertinas, muros, detenciones y devoluciones en caliente, obliga a que las rutas migratorias sean cada vez más peligrosas y con mayor coste humano”.

 

SOS Racismo lamenta que a pesar de estos “dolorosos resultados” para Frontex y la UE el control migratorio en la Frontera Sur del estado español, se considera un “modelo” y las medidas que los diversos estados están llevando a cabo ante la crisis humanitaria de las personas refugiadas en el Este y Sur de Europa así lo demuestran. “Europa construye vallas y sigue el modelo de Ceuta y Melilla”, asegura la organización para añadir: “Las expulsiones a Turquía, ya se vienen realizando aquí en forma de devoluciones en caliente y el acuerdo entre Turquía y la UE tiene su precedente en la política de externalización de fronteras que España viene llevando a cabo con Marruecos”.
 

 

Campamentos en Marruecos
Para SOS Racismo el descenso del número de personas que se atreven a saltar la valla, y la contención del número de potenciales solicitantes de asilo hay que analizarlo en el marco del proceso de militarización y externalización de fronteras que, asegura la organización, viene sucediéndose y que forma parte de la política de control migratorio en la frontera sur. “Este año ha sido especialmente significativa la represión por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes sobre las personas de origen subsahariano, ya sea en las zonas próximas a las fronteras de Ceuta y Melilla como incluso en ciudades como Tánger, tal y como viene denunciando Helena Maleno desde la asociación de la que forma parte Ca-minando Fronteras”, advierten desde SOS Racismo.

 

En su informe, esta organización explica que según las asociaciones que trabajan en la frontera y en Marruecos, los desmantelamientos violentos son habituales en los bosques próximos a Ceuta y Melilla. SOS Racismo cita varias informaciones y concluyen que las autoridades marroquíes se han propuesto con más ahínco alejar a los inmigrantes de las fronteras. Primero fue Melilla, después Tánger y ahora Ceuta.

 

“Esta política de externalización de fronteras se confirma institucionalmente en el Informe Conjunto de la Comunidad África-Frontex, correspondiente a 2015 en el que se afirma que la ruta a Canarias está bloqueada gracias a los esfuerzos conjuntos de España, Senegal, Marruecos y Mauritania”, subraya SOS Racismo para añadir: “También se destaca la importancia de los acuerdos de readmisión entre Marruecos y España, el aumento de las unidades de las fuerzas marroquíes destinadas a controlar la migración y, en el caso de Ceuta y Melilla, los efectivos destinados a proteger las vallas”.

 

La organización denuncia que se vulneran los derechos humanos

SOS Racismo asegura en su informe que en en 2015 se ha producido un proceso de “institucionalización” de la vulneración de los derechos humanos con la legalización de las devoluciones en caliente a partir de la llamada ‘ley mordaza’, y también como una “mayor represión y violencia en la política de externalización de fronteras y el sobreseimiento de la causa por la muerte de 15 personas en la playa de Tarajal”. “Estos podrían ser hechos significativos que apuntan a un cambio paradigmático en la estrategia político-jurídica y en el propio discurso institucional europeo y español: se ha decidido abandonar esa máscara de teórico respeto de los derechos fundamentales de las personas migrantes para hacer coincidir de forma abierta la realidad formal y material”, traslada SOS Racismo recogiendo la opinión de Carlos Arce.

 

Desde la organización también denuncian la falta de resultados de las oficinas de asilo que se pusieron en marcha en las fronteras de Ceuta y Melilla el pasado año. SOS Racismo asegura que la apertura de las oficinas de asilo no parece facilitar el acceso a la protección internacional para todas las personas en igualdad de condiciones. Y es que, explican desde la organización, los migrantes del África subsahariana son considerados “inmigrantes económicos” y no se les atiende en estas oficinas.
 

 

Asilo ‘selectivo’
Este hecho se constata en un informe realizado sobre el terreno en 2015 por Gadem (Groupe Antiraciste de Défense et d’Accompagnement des Étrangers et Migrants du Maroc) y Migreurop, en el que destaca que, según testimonios recogidos en la investigación, en la práctica es imposible, para una persona originaria de África subsahariana, acceder a las oficinas de asilo en las fronteras de Ceuta y Melilla.

 

Las cifras dadas por ACNUR en el lugar lo confirman: entre enero y abril de 2015, más de 1.500 solicitudes de asilo se registraron en Melilla, casi todas presentadas por personas sirias (y palestinas de Siria), pero ninguna por parte de personas de África subsahariana. Por ello, SOS Racismo entiende que este es un asilo ‘selectivo’.

 

Bajo el paraguas de la normativa vigente

El delegado defendió este viernes que las actuaciones de la Guardia Civil están al amparo de la normativa vigente y señaló que, aunque las críticas vertidas desde la oposición y oenegés sobre las devoluciones en caliente son respetables, no por ello hay que modificar la ley que, insistió, busca proteger las fronteras.

 

La ONU ha pedido que se revise la ley

El Comité contra la Tortura de la ONU ha instado a España revisar su legislación en materia de inmigración y asilo “con miras a respetar incondicionalmente el derecho de no devolución», según se recoge en las observaciones finales sobre el sexto informe periódico de España. El Comité se muestra “seriamente preocupado ante las devoluciones en caliente”.

 

Defensa sin fisuras del delegado

Este mismo viernes el delegado del Gobierno realizó, nuevamente, una defensa sin fisuras de la labor llevada a cabo en la frontera por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Nicolás Fernández Cucurull reiteró tras el intento de entrada de migrantes en la valla de la semana pasada que las actuaciones se realizan conforme a la ley.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados