Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 30 de septiembre de 2016

La “Tercera Vía” de Nabila Mounib

Guardar en Mis Noticias.

Con las elecciones ya lanzadas, cada partido en liza parece escoger de salida el feudo que le es más propicio. Si los tractoristas del PAM, el partido administrativo por experiencia y virtual clon del antiguo Frente de Defensa de las Instituciones Constitucionales (FDIC) del superministro Reda Guedira en la década de los sesenta, parecen haber escogido la capital económica del Reino, la populosa Casablanca para presentar su programa y los islamistas parlamentarios del PJD se decantaban el pasado domingo, como es habitual en ellos, por el complejo deportivo Mulay Abdellah de Rabat, la activa y popular secretaria general del PSU, Nabila Mounib, que encabeza con fuerza la Lista de Mujeres de la Federación de Izquierda Democrática (FGD) decidió apostar por la imperial ciudad de Marrakech, antigua capital almorávide y almohade y que ha dado nombre al país, Marruecos.

 

En una intensa gira el pasado fin de semana, la profesora Mounib, cotizable activo cada vez más en alza en la constelación política marroquí, explicaba el sábado 24 su mensaje racional y sugerente hasta en tres diferentes lugares de Marrakech. En las afueras, se acercó hasta la comuna rural de Sidi Zouine para debatir con sus gentes y ya en la ciudad intervino en dos importantes centros culturales, el de Hay Hassani y en Massira (Marcha).

 

Basándose en el eslogan de su campaña, Mounib explicó con un marcado carácter didáctico como “Nosotros queremos ofrecer una tercera vía a los marroquíes”, apostando por los derechos y las libertades al lado de la justicia social, pues “nuestra prioridad es mejorar las condiciones sociales”. Tras apostar por una “economía sólida, productiva, solidaria y respetuosa con el medio ambiente”, Mounib prometió dedicar un 1,5% del PIB (Producto Interior Bruto) a la cultura, importante medida que de realizarse llevaría la luz del conocimiento a miles de hogares marroquíes.

 

No debe olvidarse que aun hoy día, bien entrado el siglo XXI, la incapacidad para poder leer o escribir sigue golpeando inmisericorde a la población: según datos facilitados en 2015 por la Agencia Nacional de Lucha contra el Analfabetismo (ANLCA), la tasa de población afectada mayor de 10 años es del 28%, subiendo al 38% si se cuenta la de más de 15 años de edad. Con estas cifras, parece muy difícil erradicar el analfabetismo en Marruecos en ocho años, tal y como está previsto oficialmente para 2024. Así pues, la promesa lanzada por Nabila Mounib sería un potente revulsivo que podría aportar recursos, materiales y humanos, para acabar con esta lacra social que lastra el desarrollo y la dignidad de las personas.

 

La Federación de Izquierda Democrática (FGD), presidida por Nabila Mounib, es una agrupación formada por el Partido Socialista Unificado (PSU), el Partido de Vanguardia Democrática y Socialista y el Congreso Nacional Ittihadi (Unificado). Su mensaje es más que sugerente ante el “sandwich” rampante del PJD o el PAM: “Con nosotros otro Marruecos es posible”.

 

Haya salud.

 

Visto.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados