Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 3 de octubre de 2016

Bereberes por la abstención

Guardar en Mis Noticias.

Cansinas. Monótonas. Pero posiblemente determinantes al menos en cuanto al modelo de sociedad que quiere el país. Porque una cosa es la “referencia islámica”, cara amable del Marruecos oficial y otra cosa harto diferente el islamismo rampante. Cara a la jornada electoral del próximo 7 de octubre en Marruecos, me atrevería a adelantar las siguientes percepciones: de entrada, una fuerte abstención superior a tasas anteriores. El desencanto y la frustración anexa son determinantes. Por otro y entrando ya en liza política, pese al “tahakoum” (control) dominante no estamos en los tiempos del “Malik Kebir” Hassan II y los pucherazos, de haberlos, tienen que ser más sutiles. Total, que pese al craso incumplimiento de su programa electoral, en el meridiano de la carrera electoral creo que los islamistas parlamentarios del PJD (Partido de la Justicia y el Desarrollo) ganarán, si bien raspadas, las elecciones, seguidos del partido de la Administración por antonomasia, los tractoristas del PAM (Partido de la Autenticidad y Modernidad), y de los nacionalistas neosalafistas del Istiqlal (Independencia) en tercer lugar. Y que la agrupación liderada por Nabila Mounib, el FGD (Frente de Izquierda Democrática), entrará en el Parlamento.

 

Por lo demás y si bien islamizado y sobre todo arabizado, Marruecos es un país de hondas raíces bereberes ( o imazighen), cuyas tribus antes de la conquista y colonización islámica eran mayoritariamente de confesión cristiana y judía, perviviendo en las mismas ancestrales tradiciones animistas y panteístas.

 

Si bien el Estado marroquí, el Neomajzén perdone el amable lector el neologismo, para qué engañarnos, ha abierto la mano siguiendo el espíritu abierto y conciliador de Mohamed VI intentando a pasos forzados integrar al pueblo bereber (ampliamente mayoritario) en las estructuras estatales, dándole el sitio que merece en la Constitución e impulsando el IRCAM (Instituto Real de Cultura Amazigh), una primicia en el inestable Magreb, la realidad es que la ascensión al gobierno del PJD (el mismo Benkirán arrastra una notable berberofia) ha enquistado los logros conseguidos, frenando o al menos ralentizando la deuda histórica pendiente con el pueblo amazigh: del Rif, del Atlas y del Sous.

 

Aun es pronto para ver como incidirá esta política antibereber de los islamistas gobernantes el 7 de octubre, pero seguro que no dejará de pasar su factura. De hecho, en Alhucemas y el resto del Rif así como en los espacios rurales, donde aun vive (y sobrevive) casi el 50% de la población berberizada del país, los neosalafistas del PJD no acaban de penetrar y asentarse.

 

Mientras tanto y en un duro comunicado que ha visto la luz estos días, el presidente de la Asamblea Mundial Amazigh, Rachid Raha, llama (los bereberes no son los únicos) a “boicotear las próximas elecciones legislativas en Marruecos tras la traición de la Constitución por el Estado”. Se denuncia principalmente, como ya adelantaba antes, los 5 años de retraso para la oficiliación del tamazigh, consagrado en la Constitución de 2011, pese a la componenda del gobierno Benkirán II del 26 de septiembre, ¡solo diez días antes de las elecciones!, aprobando la ley orgánica que articule la vertebración y desarrollo de la milenaria lengua (y cultura) de los bereberes.

 

Por si fuera poco, Rachid Raha carga contra los islamistas del PJD “y las instituciones del Estado”, que han ignorado olímpicamente no solo la Constitución, si no también disposiciones al respecto de las Naciones Unidas e incluso los mensajes del propio Rey Mohamed VI, lastrando los derechos y esperanzas del pueblo amazigh.

 

Haya salud.

 

Visto.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados