Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 12 de octubre de 2016

Con Adrián Hinojosa y la Fundación Toro de Lidia

Guardar en Mis Noticias.

Vamos indo, en ruta y cruzando la España peninsular, respirando libertad. Porque si en Marruecos el ambiente es asfixiante también en Ceuta, siempre Ciudad Querida, se respira cada vez más un aire opresivo. Nuestras libertades están amenazadas. Hay varias formar de invadir y ocupar una ciudad y un territorio: a tiros, por las bravas, o vía demográfica por la migración y la fertilidad del vientre, como es el caso que nos ocupa. Y no se trata en Ceuta de una “invasión silenciosa”, como escribe Juan Redondo. No amigo Juan, no. Aunque de acuerdo contigo en el fondo, yerras en las formas. De “silenciosa” nada, la invasión es fragante y a la luz del día, con la anuencia, la estulticia y la cobardía de las autoridades y el Estado español. Esta es una ciudad virtualmente entregada y vendida a plazos, invadida en toda regla desde hace poco más de treinta años. Tiempo habrá de sacar a la luz cuadros y estadísticas. Y esto son hechos, no opiniones.

 

A estas horas, en ruta y desde la castiza y porticada Plaza Mayor de Tordesillas, del siglo XVII, libando vino de la tierra y degustando unos sabrosos torreznos, me sonrojo y siento vergüenza ajena por las sucias, cobardes y gravísimas injurias vertidas en la red por una conocida militante del sectario Partido Animalista…. Sociedad Limitada. Porque esta gandaya que se opone arteramente a la Fiesta del Toro, nada dice del degollamiento de miles de corderos en plena calle. Y si se prohíben las corridas de toros por maltrato animal, prohíbanse también en coherencia el degollamiento de miles de corderos en las vías públicas, bajo carpas financiadas públicamente con los impuestos de todos los españoles. Por cierto también que no tengo noticia alguna de toreros persiguiendo y apuñalando espada en mano a viandantes por la calle pero sí sé de varios casos de individuos, duchos en degollar ritualmente y cuchillo en mano a corderos, emprenderla luego con los cuellos de los infieles. Esto ha pasado recientemente en Ceuta y en otras ciudades de Europa y por supuesto en otros continentes. Lo que es práctica, estos matarifes tienen.

 

Volviendo con Adrián Hinojosa, ¡ánimo y coraje chaval, estamos contigo!, les explico. Se trata de un niño valenciano de 8 años enfermo de sarcoma de Ewing, un cáncer de huesos del que está siendo tratado con quimioterapia, pese a sufrir ya una metástasis pulmonar. El niño que sueña, ya curado, con ser torero (¡olé, chaval!), fue cruelmente insultado así en Facebook el domingo pasado por una tal Aizpea Etxezarraga, militante del Partido Animalista…S.L: “Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar a herbívoros inocentes y sanos que quieren vivir… ¡Anda ya! Adrián, vas a morir”. Tal cual, leyeron bien.

 

Adrián está siendo apoyado por toreros y novilleros que recientemente han organizado un festival a beneficio de la Fundación de Oncohematología Infantil, así como por la Fundación Toro de Lidia (FTL) quienes, en nombre del niño, ya han anunciado que sus servicios jurídicos presentarán demandas por dos vías: una Penal, “por delito de injurias” y otra Civil “por protección de derecho al honor, en relación con la repercusión pública que ha tenido”.

 

No hace falta decirles que este escribano del limes se suma, activa y solidariamente, en apoyo de Adrián Hinojosa y la FTL.

 

Y en cuanto a Ceuta, esta ciudad Invadida (con mayúscula), pues algo habrá que hacer. Habrá que defenderse. Y de entrada atención a esa iniciativa promovida en la Asamblea por cierta entidad política, a la que no defino porque ya se define ella misma, de prohibir la española Fiesta Nacional. Lo que no tiene arraigo en nuestra cultura y costumbres es el degollamiento masivo de corderos en las calles. ¿Acaso no les llegan sus balidos….? Ojo, pues a lo mejor y entre otras medidas cautelares esté ya en marcha en Ceuta una iniciativa exigiendo, en aplicación sobre la legislación vigente sobre maltrato animal, la prohibición de la Fiesta del Sacrificio y el degollamiento de miles de corderos. Pura coherencia.

 

Haya salud.

 

Visto.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados