Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 16 de octubre de 2016

¡Adios amiga!

Guardar en Mis Noticias.

Han tenido que pasar algo más de tres semanas para sentirme con fuerzas y sentarme a escribir al recuerdo de una gran amiga.

 

Estudiamos juntas, nos contamos confidencias al final de la adolescencia y cuando terminamos nuestro Peritaje Mercantil nos hicimos mucho más amigas, salíamos, bien con la pandilla o solas, íbamos al cine, a pasear por el Paseo de las Palmeras, pasábamos horas en su casa charlando y nos queríamos mucho.

 

Después conocí a mi marido, nos hicimos novios y nos veíamos menos, pero siempre teníamos un ratito para hablar.

 

Fue a mi boda con su padre y yo no pude ir a la suya porque al casarme me traslade a vivir en Castellón de la Plana, pero nunca perdimos nuestra amistad, aunque solo habláramos cuando nos encontrábamos en la calle; entonces lo hacíamos durante un largo rato y nos contábamos cosas nuestras.

 

La última vez que la vi iba con su hijo y familia, yo conducía y no les pude saludar, si llego a saberlo habría procurado aparcar el coche y haberla abrazado con mucho cariño, pero claro, eso no se sabe nunca y me quedará esa tristeza.

 

Me encontraba en el andén de la Estación de Algeciras cuando me llegó la noticia, tipo WhatsApp, una persona de mi familia escribió “ha fallecido la madre de mi amigo Armando” no pensé en ella ¿Cómo iba a pensar que mi amiga Manola había muerto? Ella que era toda vitalidad y que nadie me había dicho que estuviese enferma.

 

Al minuto escribió “Esta señora era amiga tuya Maruchi, una gran señora y muy agradable”

 

No puedo explicar el mazazo que recibí en aquel momento, fue como si algo se me hubiese roto por dentro. Mi hija dice que no estoy preparada para que se mueran personas de mi edad y es posible que sea así, pero de nuestra pandilla es la segunda que nos deja y es como si de golpe se llevaran parte de las vivencias que conservamos de nuestra adolescencia y juventud, esas vivencias que por muchos años que pasen para [email protected], al menos para mí, son una parte importante de nuestra historia común.

 

Solo quiero recordar y decir hasta siempre a esa gran mujer que fue Manola Blasco y que siempre vivirá en mi recuerdo.

 

(Maruchi Miaja)

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados