Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 19 de octubre de 2016

Horacio Echevarrieta: entre Abdelkrim y la Brigada García Atadell

Guardar en Mis Noticias.

Buceando en la sangrienta (para rifeños y españoles) Guerra del Rif el asunto de los prisioneros, militares y civiles, de Mohamed Ben Abdelkrim, el independentista Emir del Rif representa, junto con el de las matanzas en masa de indefensos soldados (Dar Quebdani, Zeluán, Monte Arruit…) posiblemente uno de los capítulos más oscuros de la misma y que, en líneas generales, intentan soslayar diferentes historiadores entre los que destaca por su abierto sectarismo en cuanto a fuentes y análisis, la inefable investigadora Rosa de Madariaga así como otros de su cuerda.

 

En cuanto al rescate de la primera hornada de prisioneros tras el Desastre de Annual, adquiere un relevante papel el financiero y político vasco Horacio Echevarrieta, diputado a Cortes en varias ocasiones entre 1910 y 1917. Siguiendo instrucciones del general Primo de Rivera, navega en su yate “Cosme y Jacinta” hasta la bellísima bahía de Alhucemas donde se encuentra en persona, según mis fuentes en la playa de Espalmadero o Isly (sita entre las de Cala Bonita y Sfiha), con el líder rifeño Abdelkrim al que ya conocía por sus negocios en el norte de Marruecos y con el que negocia la liberación de los, en teoría, mil quinientos prisioneros españoles que sobrevivían en pésimas condiciones en la zona de Axdir, contra la contraprestación de más de 80.000 duros de plata aportados por el magnate (cerca de 5 millones de pesetas de la época) Los prisioneros españoles, entre los que se encontraban mujeres y niños, fueron finamente puestos en libertad el 27 de enero de 1923.

 

Republicano de convicción y dada su notoria amistad con el líder socialista Indalecio Prieto, Echevarrieta se implica personalmente en la primera fase de la Guerra Civil en el alzamiento de izquierdas de 1934 (Revolución de Octubre, en Cataluña, abierta rebelión independentista) contra la II República, siendo procesado por su implicación directa en el alijo de armas del mercante “Turquesa”, contrabando encaminado a dotar de armamento a las milicias del PSOE asturiano finalmente intervenidas por la Guardia Civil en la desembocadura del Nalón el 11 de septiembre, a la altura del pueblo de San Esteban de Pravia, siendo detenidos en la operación Echevarrieta e Indalecio Prieto . Condenado, fue encarcelado en la cárcel modelo de Madrid siendo compañero de prisión del entonces socialista Santiago Carrillo.

 

Posteriormente y en plena Guerra Civil (o “incivil” que diría Unamuno), el magnate vasco en cierta medida comparado con los norteamericanos H. Hughes o W.R. Hearst se vio envuelto en unas asiduas visitas al madrileño palacete de Martínez de la Rosa, sede de la siniestra Brigada García Atarell autora, bajo cobertura de la legalidad republicana, de incontables exacciones y fusilamientos entre ellos el de una ciudadana francesa, Carmen Bahlier, ejecutada siguiendo órdenes directas del ministro Galarza. Entre las personalidades y autoridades republicanas que visitaban asiduamente el siniestro palacete de Agapito García Atadell y su asesina Brigada, entre cuyos milicianos destacaba por su gusto al gatillo Ramón Fernández Matos, ¡ex director general de Seguridad con el gobierno Portela!, se encontraba un asiduo contertulio, el magnate Horacio Echevarrieta con el que almorzaba con regularidad el brigadista Agapito. En honor a la verdad hay que señalar que, finalizada la cruel y fraticida contienda y pese a su consabida ideología republicana, el gobierno franquista devuelve al magnate de Bilbao sus negocios e industrias. De sus astilleros salieron el buque-escuela Juan Sebastián Elcano y el moderno submarino E-1, diseñado en colaboración con el entonces capitán W. Canaris, jefe de la Abwehr durante la II Guerra Mundial. Botado en octubre de 1930, acabó su singladura con tripulación alemana en Turquía.

 

En cuanto a la Guerra Civil y en las ajustadas palabras de Prieto, Paz, Piedad y Perdón. Acabemos con la historia y enterremos de una vez a todos los muertos por igual. Echevarrieta (Bilbao 1870 - Baracaldo 1963), descansa en paz.

 

Haya salud.

 

Visto.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Lunes, 20 de febrero de 2017 a las 15:25
J.L. Navazo
No suelo contestar, pero en este caso vaya la excepción por regla. Intenté ser lo más correcto con Echevarrieta. Lo de las masacres de más de 4000 soldados españoles en 1921, asesinados atrozmente tras rendirse, es un hecho histórico además de un crimen de guerra. Con independencia de que España se equivocó al entrar en el Rif haciéndole el trabajo sucio a la despótica Dinastía Alauí. En cualquier caso, gracias a todos. "Turi turi" como dicen los rifeños. Y por cierto, yo jamás he dicho que sea biólogo... ¿? Solo voy de "escribano del limes". Haya salud. Visto.
Fecha: Sábado, 18 de febrero de 2017 a las 02:19
verdad de
Abdelkrim solamente defendio su pueblo de la barbarie
Fecha: Lunes, 7 de noviembre de 2016 a las 18:14
Rster45
Sr.Director, Me refiero al artículo publicado el pasado día 19 de octubre sobre Horacio Echevarrieta. Si bien dicho artículo citas algunas verdades, hace afirmaciones muy alejadas de la realidad sobre Horacio Echevarrieta. Es verdad que participó y negoció personalmente con Abdelkrin la liberación de los prisioneros españoles a cambió de un rescate que pagó con su aportación, pero lo hizo por petición expresa de Alfonso XIII, con quien le unía una estrecha amistad, pese a sus ideas republicanas. Lo que no es cierto es que participase en ningún alzamiento contra la II República. Es mas, sufrió el engaño de su hasta entonces amigo Indalecio Prieto, al facilitarle un armamento con destino a Portugal, que luego Prieto cambió de destino a Asturias. A raíz de ello, rompió su amistad con Prieto. Así mismo, sus visitas al palacete Martínez de la Rosa fueron para ayudar a gente detenida y evitar que fueran ajusticiadas. Señalar que Echevarrieta mantuvo escondidas en su casa de Madrid durante la guerra, a varias familias que por sus ideas religiosas o políticas, estaban siendo buscadas para ser detenidas por las milicias. Con Franco solo recuperó Astilleros de Cadiz.
Fecha: Miércoles, 19 de octubre de 2016 a las 18:05
Silvio Ageloff
Vengo leyendo y siguiendo tus comentarios, Cristina, y aparte de que Navazo ni sus escritos son santos de tu devoción (ello forma parte de tus gustos y de tu libertad) hay algo que me tiene intrigado sobremanera: ¿Qué significa la palabra 'chapa' en tus contextos? ¿Acaso me estoy perdiendo algo que debía saber? ¿Es alguna expresión nueva que ha hecho fortuna? En verdad, ardo en deseos de conocer su exacto significado. Tal vez podrías ilustrarme al respecto, así cómo y el porqué de su uso. Por otro lado, en un comentario anterior escribiste que conociste a Navazo en no recuerdo qué reunión de no sé qué organismo y que dijo que era biólogo. ¿Qué organismo era ese? Y ¿cuál es el motivo de tu inquina personal, si se puede saber? Porque es diferente que no estés de acuerdo con la información que aportan sus escritos, y otra es que se te vea demasiado el plumero de un rechazo personal. Eso sí, toma mi correo sin acritud. Saludos.
Fecha: Miércoles, 19 de octubre de 2016 a las 09:27
cristina
Bueeeno.......y esta chapa, a que viene y a donde nos lleva?


El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados