Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 22 de octubre de 2016

Ahora decir que tiene Felipe las manos manchadas de cal viva es salud democrática

Guardar en Mis Noticias.

Sé que hay muchos temas locales para denunciar últimamente, la desfachatez de Ramos y su permisividad a la hora de no cumplir un Reglamento como el de las terrazas pero luego son capaces de multar a dos trabajadoras de un colegio por tirar la basura al terminar su jornada laboral y no coincidir con el horario permitido en la Ordenanza.

 

O podría mencionar la impresionante labor que hace la Policía Nacional de Ceuta, a pesar de que la gente percibe inseguridad en las calles de nuestra ciudad. Una inseguridad que debería ser tratada en equipo y con coordinación, y no con clavos que sobresalen para ser luego tapados a golpes de martillazos.

 

También podría volver a defender a las trabajadoras del Centro Asesor de la mujer y destapar la discriminación laboral que sufren o cómo es necesario acabar con una pobreza y una exclusión que sigue sin desaparecer. Pero en estos momentos hay algo que me inquieta bastante y a lo que le quiero dedicar este espacio. A mí me enseñaron a ser critica cuando algo no me gusta, pero la crítica siempre tiene que servir para construir y nunca para destruir. Y sobre todo, me enseñaron a no olvidar. El espectáculo tan lamentable que ha vivido Felipe González me avergüenza como socialista, pero sobre todo me avergüenza como ciudadana defensora de la libertad de expresión.

 

Precisamente me fascinan las manifestaciones, las reivindicaciones, las acciones de protestas cuando algo se quiere cambiar, pero repelo el uso falso de la libertad para coartar un pensamiento, sobre todo si esa forma de coartar se hace con violencia y sin dar la cara, con caretas al más puro estilo rapaz.

 

Gritaban que tenía la manos manchadas de cal viva.

 

No seré yo quien señale a Podemos y a Pablo iglesias como los promotores de ese acto vandálico y fascista, pero sí seré la que recuerde que esas mismas palabras fueron reproducidas en un debate de investidura. Y ahora indica que esto es salud democrática. ¡Maldita forma tienen algunos de ensuciar la democracia que tanto nos ha costado conseguir!

 

Por cierto, es curioso como que quien nos ha traído la educación pública sea precisamente atacado en una Facultad.

 

Pero no quiero terminar como siempre, con negatividad. Creo que, a pesar de las últimas vivencias, si hay algo en lo que nos tenemos que sentir orgullosos es de haber vivido el final de ETA. Cinco años de paz gracias a Rubalcaba y a Zapatero, eso sí que es salud democrática.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados