Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 3 de noviembre de 2016

Una migración que duele desde el punto de vista humano

Guardar en Mis Noticias.

Preocupación. Esa es la palabra que se me viene a la cabeza cuando pienso en la situación que estamos viviendo desde las distintas vertientes. Preocupación por la falta de seguridad o por la sensación de falta de protección.

 

Preocupación por los pocos recursos que tenemos, tanto desde el punto de vista de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, como por la saturación y el desbordamiento a la hora de atender a la población migrante.

 

Preocupación por quien huye de su país por dignidad. Y preocupación, sobre todo, por la oleada de comentarios y expresiones que estoy percibiendo cuando hacemos referencia a esta realidad. Primero una apreciación puesto que el lenguaje es muy importante, no son indocumentados ni ilegales, son personas en situación irregular. Y segundo, no menos importante, criminalizar a los que llegan no resuelve el problema de la migración sino que incita a la xenofobia y el racismo.

 

Según datos recogidos por entidades, en los últimos 10 años las personas que huyen en busca de protección internacional han pasado de 38 a 60 millones. Cada día 42.500 se ven obligadas a huir de su lugar de residencia.

 

Y lo que es peor, ninguna de las situaciones o conflictos que han contribuido en parte a la creación de esta crisis humanitaria sin precedentes, ha encontrado solución. Conflictos bélicos, hambre, dictaduras sangrientas, violencia sexual contra miles de mujeres, conflictos de intereses de riquezas, venta de armas y tráfico de personas. ¿ Esto no duele?

 

Según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), casi un millón de personas migrantes y refugiadas entraron a Europa desde África y Oriente Medio a través de rutas terrestres o marítimas en 2015. En este mismo año murieron en su intento de llegar a Europa cerca de 4.000 personas de las cuales al menos el 30 por ciento eran menores de edad.

 

Me niego, por tanto, a formar parte de una sociedad sin escrúpulos que aprovecha cualquier situación para lanzar dardos sin razón que impiden aunar esfuerzos para erradicar y aportar sentido y sensibilidad. Somos protagonistas en primera fila del horror y la vergüenza de las políticas que se están aplicando y nos da igual. Por eso, cambiemos el prisma. Por eso, no puedo más que sumarme y reconocer las aportaciones de la migración al desarrollo económico y social. Por eso, no puedo más que seguir exigiendo la inclusión social para contribuir a erradicar la intolerancia y fomentar la convivencia. Por eso, quiero que exista un protocolo que ofrezca alternativas para el manejo seguro y ordenado de los flujos migratorios. Y por eso, espero que exista mayor cooperación al desarrollo.

 

Por eso, vivo y espero más humanidad y menos egoísmo propio.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados