Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 10 de noviembre de 2016

70 años de la coronación de la Virgen de África (1946-2016)

Guardar en Mis Noticias.

Esta tarde, a partir de las 20 horas, tendrá lugar una solemne función en el Santuario de Nuestra Señora de África para conmemorar el LXX aniversario de la Coronación canónica de la alcaldesa perpetua de la ciudad.

El día 7 de mayo de 1946, el vicario de Ceuta, don Emilio García, dirigió al que entonces era Obispo de Cádiz y Ceuta, D. Tomás Gutiérrez Díaz, un documento que más bien era una solicitud, pidiéndole elevase a su Santidad el Papa Pío XII encarecidas preces para obtener la gracia de la coronación canónica de la Virgen de África, petición que ya era un clamor entre la población ceutí.

 

A la instancia catedralicia se adjuntaban varios documentos que justificaban fehacientemente dicha rogativa.

 

Entre ellos sobresalía la solicitud del alcalde, don Francisco Ruiz Sánchez, donde se recogía el “deseo del pueblo de Ceuta de tributar un homenaje público y solemne a su bendita Patrona la Virgen de África, realizando su coronación canónica”.

 

A la solicitud del alcalde se añadía también una copia del acta municipal donde se recogía, entre otros pormenores, el día de la Coronación que se había fijado de forma irreflexiva para una fecha tan cercana en el tiempo como era el 5 de agosto de ese mismo año. Y es que el plazo resultaba tan breve que era materialmente imposible que se dispusieran las cosas para que todo saliera de forma satisfactoria. Trámites burocráticos y preparativos necesarios impedían a todas luces que se llegara con tiempo suficiente a la celebración del acto.

 

En primer lugar, desde el Obispado de Cádiz se reclamaba como documentación imprescindible un informe histórico que recogiese los acontecimientos más relevantes de la sagrada imagen. Amén de ello, una serie de recomendaciones a cumplir: informe sobre el año o siglo de la imagen de Nuestra Señora; una fotografía de la Virgen y si era factible una también de antes de ser retocada.

 

Finalmente se aconsejaba que en el informe histórico se recogieran con brevedad y rigor los relatos de batallas, las epidemias de peste acaecidas en siglos anteriores y la intercesión milagrosa de la Virgen de África en tales acontecimientos. Como último detalle, las preces (ruegos y súplicas) tenían que redactarse forzosamente en latín.

 

Tras pasar por Cádiz, toda la documentación fue remitida a Roma para su aprobación. Pero ya se intuía que iba a ser imposible que el Breve Pontificio con la autorización correspondiente llegara para fecha tan cercana cual era el 5 de agosto.

 

Si bien el documento papal se aprobó con fecha 23 de julio, sufrió un extravío, y esta incidencia junto con la falta material de tiempo para preparar los actos que conllevaban una coronación canónica, amén de que tampoco se disponía aún de las 425.000 pesetas que costaba la corona, ni se tenían a punto los preparativos para acoger a las 15.000 personas que se estimaba podían llegar desde diversos puntos de la Península, todo ello condujo a fijar una nueva fecha para el acontecimiento de la Coronación: el 10 de octubre, el día de los Santos Patronos de Ceuta. Había dos meses por delante.

 

El día 30 de agosto se solicitó también a la Santa Sede el título de Patrona de Ceuta para la Virgen de África. Aunque es cierto que desde febrero de 1651 la sagrada imagen venía venerándose como Patrona y de ello tenía constancia el Obispo de Ceuta que había confirmado dicho título en 1683, no constaba sin embargo que el Vaticano hubiese concedido de forma oficial el Patronazgo de la Virgen. Esta circunstancia hizo que, con ocasión de la coronación, se solicitara también la concesión de esta singular gracia.
 

 

Acto multitudinario
Volviendo a la coronación canónica, y habiéndose recibido ya el documento papal, y de nuevo con la premura de tiempo por delante para cumplir con todos los compromisos, se fijó una nueva fecha para los actos: el día 10 de noviembre. El escenario elegido era el estadio Alfonso Murube, calculándose que podría acoger, en un acto tan multitudinario como se esperaba, la cifra de entre treinta y cuarenta mil personas.

 

A pesar de que se trabajó a destajo para instalar un gran altar en el centro del rectángulo de juego para la celebración de los actos, las fuertes lluvias caídas en la ciudad durante el viernes 8 y el sábado 9 de noviembre, hubo que desistir del citado escenario pues la furia de los elementos había destrozado todo lo que se había instalado para la ocasión.

 

Se decidió entonces celebrar la coronación de la Virgen el domingo 10, que milagrosamente amaneció con un cielo despejado y un sol radiante. Los actos comenzarían a las diez y media de la mañana en la Iglesia de África, donde se celebró una misa pontifical oficiada por el Nuncio de su Santidad Monseñor Cicognani. Asistió a la ceremonia el Alto Comisario de España en Marruecos y Gobernador General de las Plazas de Soberanía, el teniente general Varela junto a su esposa y el resto de autoridades locales.

 

A la finalización de la misma, siendo las doce del mediodía, la Virgen salió en procesión hasta la puerta de la Catedral, donde fue coronada por Monseñor Cicognani ante los vítores y aplausos de los ceutíes que lloraban de emoción. Por fin se había cumplido un sueño tan anhelado por todos los fieles. Tras la ceremonia de la coronación, la Virgen procesionó por las principales calles de Ceuta.

 

Mención especial tiene el himno oficial de la coronación, que se escribió para ocasión tan memorable, siendo el autor de la letra Manuel Martínez del Cerro y la música corrió a cargo de Antonio Gessa Loayssa, bajo la dirección del sacerdote y maestro de música sacra don Francisco Servat, autor también de la música del himno de la Virgen de África. Por cierto, el rector del Santuario de Santa María de África, don Bernabé Perpén Rodríguez, fue el destinatario de la dedicatoria que le brindaron los autores del himno.

 

La inolvidable jornada del 10 de noviembre se completaría con la celebración en el Teatro Cervantes de un concierto extraordinario a cargo de la Orquesta Sinfónica de Ceuta.

 

La corona que luciría la Virgen de Africa de aquí en adelante y que podemos contemplar cada 5 de agosto en su salida procesional, costó 425.000 pesetas, cantidad referida solo al valor del trabajo de los joyeros ceutíes encargados de su construcción, Luis Pérez y Epifanio Hernández, el propietario de ‘La Esmeralda’, siguiendo el diseño marcado por el escultor afincado en Ceuta Bonifacio López Torvizco. Las perlas preciosas utilizadas para el engarce de dicha corona fueron donadas en su totalidad por devotos de la Virgen.

 

El peso de la corona es de 4,925 kg en oro de 18 quilates. Consta de 584 piedras preciosas, entre ellas una gran esmeralda en forma de lágrima donada por la reina Isabel II para el tesoro de la Patrona. Las piedras de las estrellas son rubíes, zafiros, topacios y damburitas. Respetables damas ceutíes donaron de forma desinteresada innumerables joyas para la Virgen, como fueron los casos de la señora Ana Martínez Fernández, que regaló todo su ajuar compuesto por 28 joyas y que, curiosamente, en el documento de donación aparece como África Martínez; o el de doña Casilda de Ampuero, esposa del teniente general Varela y gran benefactora de la Cofradía de África, corriendo con los gastos que se originaron para adecentar el templo con motivo de la coronación mariana, amén de la donación de la totalidad de las joyas que pertenecieron a su madre.
 

 

Distintas aportaciones
El importe de la corona fue sufragado gracias a las aportaciones de diversas personas, organismos, instituciones, ayuntamientos, ciudades y el pueblo llano en general. Es de destacar la donación hecha por el general Delgado Serrano que alcanzó la cifra de 26.252,30 pesetas proveniente del Ejército de Marruecos y de sus fuerzas de la Marina y del Aire; las 50.000 ptas del Ministerio del Ejército canalizadas a través del teniente general Varela; diversos donativos procedentes de ayuntamientos y diputaciones provinciales de toda España y la colaboración prestada por el Ayuntamiento ceutí que puso en circulación 200.032 sellos de 0,10 ptas cada uno, impresos de forma gratuita en los talleres de la Imprenta Moderna, sin olvidarnos de la función artística celebrada en el Cervantes, que también aportó su granito de arena con la recaudación procedente de la celebración del evento.

 

¿Y qué ocurrió con la solicitud a la Santa Sede, pidiendo el título de Patrona de Ceuta de la Virgen de África? Pues tres años después de la coronación canónica, el 24 de noviembre de 1949, un Breve Pontificio de Pío XII declaraba solemnemente el Patronazgo de Santa María de África Coronada.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados