Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 9 de diciembre de 2016

Fernando de Leyba Vizcaigaña (1734-1780)

Guardar en Mis Noticias.

Fernando de Leyba nació en Ceuta un 24 de julio de 1734, siendo bautizado en la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios el día 27 del mismo mes y año, fueron sus padres don Jerónimo de Leyba y Córdova natural de Antequera (Málaga) y doña Josefa Vizcaigaña natural de Ceuta.

 

Hasta hace poco tiempo se le considero nacido en Barcelona.

 

Fernando de Leyba ingresa en el ejército como cadete en el regimiento de infantería de España año de 1752 a los 18 años de edad, permaneciendo de cadete hasta 1756 que asciende a subteniente de compañía, con este grado hasta marzo de 1763, que pasa a ocupar el puesto de subteniente de bandera y en ese mismo año fue ascendido a teniente de fusileros.

 

Durante su época militar y hasta su destino a América del Norte estuvo destinado dos años en la guarnición de la plaza de Oran, de aquí pasaría a Cuba, en 1762 se encontró en la defensa de La Habana del ataque inglés, cayendo como prisionero de guerra, a su regreso a España una vez en libertad fue ascendido al grado de teniente.

 

Contrajo matrimonio con María Concepción de Zasar, en el año de 1767 de este matrimonio nacerían dos hijas María Josefa y Margarita (Rita).

 

En 1768 es ascendido al grado de capitán siendo destinado al mando una compañía del regimiento de La Luisiana, este regimiento tenía su base en Nueva Orleans.

 

Durante 1771 uno de sus primeros problemas fue con los indios Quapaw (Arkansas oriental-Alta Luisiana) El jefe Quapaw Cazenonpoint rechaza una medalla española por ser más pequeña que en las que en su día recibió de los franceses. Se le provee de otra medalla de mayor tamaño y se le hacen regalos para conseguir la paz. En 1772 Fernando Leyba se encontraba como comandante de puesto en Nuestra Señora de Arkansas (Alta Luisiana) tratando de cumplir las órdenes de reducir gastos en regalos y fiestas con que siempre se agasajaba a los Quapaw, pero nuevamente el jefe Cazenonpoint amenaza con degollar a toda la guarnición por lo que Leyba tiene que ceder a sus demandas.
 

 

LA GUERRA DE INDEPENDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS.
Esta guerra fue un conflicto que enfrentó a las trece colonias británicas originales en América del Norte, contra el reino de la Gran Bretaña. Ocurrió entre los años 1775 y 1783, finalizaría con la derrota británica en la batalla de Yorktown (1781) que culminaría con el Tratado de Paris (1783).

 

Durante esta guerra, Francia ayudó a los revolucionarios estadounidenses con tropas terrestres y con una flota, por su parte, España lo hizo especialmente por parte de don Bernardo de Gálvez siendo gobernador de la Luisiana, este llevó a cabo una serie de afortunadas incursiones contra los británicos (1779-1781) que le permitieron expulsarlos de la Florida occidental.

 

España declararía la guerra a la Gran Bretaña el 21 de junio de 1779.

 

El 3 de septiembre de 1779, después de recibir noticias de la declaración española de guerra contra la Gran Bretaña, el general Washington escribió al general John Sullivan: “Tengo el placer de informarte que España, al fin ha tomado una parte decisiva… Se espera que esta formidable bifurcación de la Casa de los Borbones no falle en establecer la independencia de Norteamérica en corto tiempo”.

 

Pasamos a Fernando de Leyba:
Fernando de Leyba había obtenido el grado de capitán, cuando fue nombrado gobernador de la Alta Luisiana el 14 de julio de 1778. Nada más tomar su cargo, recibió la orden del gobernador de La Luisiana en Nueva Orleans don Bernardo de Gálvez, de que le tuviera informado de los sucesos que estaban teniendo lugar con motivo de la independencia norteamericana y que se encargase de la correspondencia secreta con un jefe americano.

 

En 1779 nada más España entrada en guerra, Gálvez el 7 de septiembre tomó el fuerte de Bute en Manchac y el 21 del mismo mes el fuerte de Baton Rouge, también solicito la rendición del fuerte de Panmure en Natchez.

 

Gálvez encomendó a Fernando de Leyba, que le guardase las espaldas, para que cerrase el Misisipi a una infiltración británica en San Luis de Misuri. Esta era una posición muy avanzada, y a más de mil kilómetros de Nueva Orleans, Leyba solo recibió para esta peligrosa misión veintinueve soldados del Fijo de Luisiana.

 

Pero esta era una posición que se encontraba a más de mil kilómetros de Nueva Orleans.

 

Leyba reunió a los miembros de su familia y embarcó en Nueva Orleans para remontar el Misisipi hasta el puesto de San Luis. El viaje duró 93 días

 

Al principio Leyba no contó con la popularidad que había tenido su antecesor ya que se portó con más firmeza en la regulación de la parte comercial y empezó a abordar los trabajos para la fortificación de la ciudad, en parte a costa de sus habitantes la mayoría colonos franceses y abonando de su propio bolsillo otro tanto, ya que estos no creían necesaria tales fortificaciones, pues pensaban que San Luis jamás sería atacada, sabiendo además que el jefe americano George Rogers Clark había conquistado a los británicos los puestos de Ohio y Misisipi.

 

No obstante, con el dinero recaudado construyo una pequeña fortificación que fue denominada fuerte San Carlos, sin poder contar con las cuatro torres que al inicio de la batalla aún no estaban terminadas como tampoco la muralla, pero por temor a los próximos acontecimientos ordeno se construyeran dos trincheras para unir las cuatro torres.

 

Mientras organizó una milicia local y entró en colaboración con los rebeldes norteamericanos, pero esto le trajo un nuevo problema ya que tenía que abastecerlos con gran esfuerzo, escribió. “La llegada de los norteamericanos a este distrito me ha arruinado por completo” pues debido a aquella empresa había gastado su fortuna personal y su salud.

 

Las órdenes de Gálvez eran mantener con los independentistas americanos relaciones amigables y ayudarles en lo posible, a lo que Leyba se prestó inmediatamente felicitando a Clark por sus conquistas y ofreciéndole su asistencia. El general Clark se encontraba en su cuartel general de Cahokia, próximo a San Luis, y aceptó gustoso el ofrecimiento de Leyba. Pudo, así, reabastecerse de suministros y mantener sus posiciones gracias, en gran parte, a la ayuda que los españoles hacían llegar por el Misisipi desde Nueva Orleans. A finales de julio de 1778, Clark correspondió a Leyba realizando una visita de cortesía a San Luis, en la que fue recibido con salvas de artillería por la guarnición española. Por la noche se celebró, en honor del general, un baile al que asistieron una treintena de personas y, posteriormente, fue alojado en la casa del gobernador. Clark se sorprendió del trato recibido: “Como nunca había estado antes en compañía de españoles quedé gratamente sorprendido en mis expectativas; porque en lugar de encontrar esa desconfianza tan peculiar en esta nación, no vi aquí el menor síntoma; gozar de tanta libertad, casi excesiva, daba el mayor placer…”. Leyba también dejó de lado las opiniones preconcebidas al conocer personalmente a Clark, en el que vio un hombre inteligente y afable que se hacía querer por todos los que le conocían.

 

Las pequeñas hijas de Leyba encantaron al oficial americano y, en especial, su hermana Teresa, con la cual se barajó un hipotético romance que ha resistido el paso del tiempo.

 

El general Clark escribió de él: «Este caballero se interesa mucho a favor de los Estados, mucho más de lo que habría esperado» (Guerra en al Alto Mississippi)

 

En la primavera de 1780, sus exploradores le avisaron de que una expedición inglesa venía desde el Canadá.

 

Dicha expedición la componían 300 casacas rojas al mando de Emanuel Hesse, bastantes milicianos canadienses y centenares de indios, entre ellos 200 Sioux. Aproximadamente unos 1.200 enemigos. Leyba pudo reunir unos 300 hombres para la defensa: pero solo sus 29 soldados del fijo de Luisiana, sobre 200 milicianos locales y varios americanos, que habían llegado a San Luis desde Santa Genoveva.

 

A finales de mayo se inicia el ataque a San Luis, está sería la primera ocasión histórica que españoles y norteamericanos combatieran hombro con hombro. En esta ocasión no se encontraba Clark con los defensores ya que se hallaba hospitalizado. Por otra parte, Gálvez que participaba contra los puestos adelantados británicos en el valle del Misisipi inferior y a lo largo de la costa del golfo, envió un mensaje que San Luis tendría que defenderse sin refuerzos.

 

Leyba había proyectado cuatro torres, como indicamos arriba, pero solo había podido construir una, está estaba guarnecida por 300 hombres entre regulares, milicias y paisanos. Mujeres y niños fueron llevados a la propia casa del gobernador, defendida por el teniente Cartabona al mando de 20 hombres. Leyba se situó en la torre de San Carlos con el resto de la guarnición y personalmente dirigió el cañón. Nunca los indios imaginaron encontrar a la población con tantos preparativos para la defensa. El sonido de los cañones y el fuego de la fusilería mantuvieron a raya a los atacantes. Parte de los indios, al comprobar la resistencia, se retiraron de la lucha, no lo hicieron Wabasha con sus Sioux, que mantuvieron el ataque sin ningún resultado.

 

Por parte enemiga solo los casacas rojas persistieron en el ataque disciplinadamente, pero siendo abandonados por indios y milicianos, se encontraban en paridad numérica y fueron rechazados. Una vez salvada San Luis los españoles y doscientos norteamericanos salieron en persecución de los frustrados invasores.

 

Fernando de Leyba reflejó en un informe a Gálvez de la forma salvaje de luchar los indios ¡Hay mi gobernador! “Tu corazón paterno habría derramado lágrimas si hubiera sido capaz de ver con tus propios ojos un espectáculo tan emocional. Fue una aflicción y consternación general, para ver estos cadáveres pobres cortados en trozos, sus entrañas (extraídas), sus extremidades, la cabeza, los brazos y las piernas dispersos por todo el campo, fue un horrible espectáculo, mi general al detallar esto a usted, me encuentro muy triste, con gran dolor”.

 

Las fuerzas indias que atacaron San Luis estaban compuestas por Sioux, Menominees, Sac, Fox, Winnebago y Chippewa, Zorro, Otawa, Mascotén, Kisckapoo y Potawatomi.

 

Con fecha del 8 de junio, Leyba un detallado informe de la batalla a Gálvez, excusando la tardanza en escribir debido a su enfermedad, que hacía tiempo le estaba afectando.

 

En esta misma fecha del 8 de junio Leyba le escribe a Gálvez: <<… He colectado 1000 piastras, De esta cantidad he puesto 400 de mi propio bolsillo para aligerar la carga de esta pobre gente. Mis propios medios no me permiten hacer esfuerzo mayor porque tengo dos hijas. Estas buenas gentes se han consumido y han hecho lo imposible para conseguir ellos las 600 piastras y además de cerca de 400 jornadas de trabajo.

 

El 20 de junio Fernando de Leyba informaba a Gálvez que la enfermedad acababa con él, padecía “la maladie”, y que dejaba a Cartabona a cargo de San Luis.

 

Fernando de Leyba fallecía el 28 de junio de 1780, prácticamente recién terminada la batalla, siendo enterrado el mismo día, frente al altar de la Iglesia Parroquial de la ciudad que había defendido de manera tan brillante.

 

En el año 1780, el 28 de junio, yo F.Bernad monje capuchino y misionero apostólico, cura de San Luis, condado de Ilinueses, provincia de Luisiana, obispado de Cuba, he enterrado en esta iglesia, inmediatamente opuesto a la balaustrada de la derecha, el cuerpo de don Fernando de Leiba, capitán de infantería del batallón de la Luisiana, y comandante de este puesto, habiendo recibido todos los sacramentos de nuestra Madre, la Santa Iglesia.

 

El 3 de febrero del año siguiente, sin saber todavía que el capitán Fernando Leyba había fallecido, el rey de España Carlos III le concedía el grado de teniente coronel, en agradecimiento por su vigorosa defensa en el intento de toma por sorpresa de San Luis. También al teniente Cartabona se le ascendía al grado de capitán.
San Luis al principio fue una villa fundada por los franceses en 1764.

 

Leyba pagó de su propio bolsillo parte de la construcción del fuerte San Carlos para su rápida terminación, así como para ayudar al pueblo en sus necesidades, pero gasto en dicha empresa su fortuna y salud. Su esposa “vio frustrada todas sus esperanzas en el laberinto de deudas en el que su marido se había metido que le invadió una melancolía tal que, después de solo dos días de estar enferma en cama falleció”. El viaje a América lo había iniciado con su esposa, y la compañía de su hermana de Teresa, en América nacerían sus dos hijas, había dejado otras dos hermanas en su ciudad natal, Ceuta.

 

A su muerte las dos hijas y la hermana de Fernando de Leyba ingresaron en un convento de Ursulinas. Al parecer Clark fue a buscarla para pedirle matrimonio pero ella le contestó que había tomado los votos y no podía casarse.

 

Debido a la victoria de Leyba en San Carlos (San Luis), toda la campaña británica en el valle del Misisipi se disolvió en desorden, y las tropas indias se dirigieron a casa. Los españoles podrían agregar el resultado a otras victorias que habían ganado en Natchez, Mobile y Pensacola. En resumen, los Estados Unidos y España conservaron el control de Occidente, y los españoles conservaron la posesión del Misisipi. Si esta pequeña batalla hubiera ido en sentido contrario, el efecto sobre la historia de Estados Unidos podría haber sido incalculable.
Cuando se indica enfermedad de “La Meladie”, no se especifica que es. ¿Malaria?
Actualmente existe una importante sociedad cultural, en honor del gobernador de la Luisiana Superior D. Fernando de Leyba.

 

El sitio donde se ubicó la fortaleza de San Carlos está en la esquina de las calles Cuarta y de la nuez en San Luis. Una organización local conmemora anualmente la batalla por la lectura de los nombres de las 21 personas que perdieron la vida en la batalla.

 

FERNANDO DE LEYBA, CAPITULO /St. Charles. Missouri

 

La batalla se recuerda en un diorama situado en el Capitolio del Estado de Misuri.

 

También existe una placa dedicada al salvador español de San Luis. Fernando de Leyba.

 

[Img #24325]

May 28 1780-june 17 1946 NEAR THIS SPOT
“STOOD FORT SAN CARLOS ERECTED IN 1780, IT WAS ATTACKED MAY 28-1780 BY THE BRITISH & INDIANS & SUCCESS FULLY DEFENDED BY THE SPANISH GARRISON UNDER CAPT FERNANDO DE LEYBA THIS VICTORY PREVENTED GREAT BRITAIN FROM CAINNING CONTROL OF THE MISSISSIPI VALLEY IN THE LATER YEARS OF THE AMERICAN REVOLUTIONARY WAR.
THIS TABLET WAS PLACED HERE BY THE GENERAL SOCIETY Y SONS OF THE REVOLUTION.
“MAYO 26 1780- JUNIO 1946”
CERCA DE AQUÍ
EL DESTACAMENTO DE FORT SAN LUIS ERIGIDO EN 1780 FUE ATACADO EN MAYO DE 1780 POR LOS BRITANICOS E INDIOS Y DEFENDIDO EXITOSAMENTE POR EL ESPAÑOL DE LA GUARNICIÓN FERNANDO DE LEYBA. ESTA VICTORIA EVITÓ QUE GRAN BRETAÑA TUVIERA EL CONTROL DEL MISSISSIPPI, EN LOS ÚLTIMOS AÑOS DE LA REVOLUCIÓN AMERICANA.
ESTA PLACA SE COLOCÓ AQUÍ POR LA SOCIEDAD GENERAL DE LOS HIJOS DE LA REVOLUCIÓN

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados