Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Sábado, 17 de diciembre de 2016

El silencio que sigue a la crítica desproporcionada

Guardar en Mis Noticias.

Hace una semana, los partidos de la oposición no dudaron ni un instante en salir a la palestra con toda su artillería pesada para pedir la cabeza del director provincial del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), Carlos Torrado, después de que el Consejo de Ministros no autorizara la excepción al cierre presupuestario que suponía el pistoletazo de salida de las políticas activas de empleo. Dimisión, ineficacia, error, fueron algunas de las palabras que salpicaban los comunicados de los partidos de la oposición y también de los sindicatos, que arremetían sin dudarlo contra el responsable del SEPE, pero también contra el gobierno local y la Delegación del Gobierno para tacharlos de poco menos que inútiles.

 

Perder 1,8 millones de euros para actividades de formación y asesoramiento a parados era un error imperdonable para quienes ahora, tras la noticia de que estos fondos no se perderán, se han quedado mudos. Pero en política también es importante saber claudicar y dignificar el trabajo de los contrincantes, para que tu discurso no dé la imagen de ser oportunista e interesado.

 

En esta situación, en la que no se ha dudado en atacar duramente al responsable del SEPE por la importancia de los fondos que se podían perder, ha brillado por su ausencia un discurso para poner en valor el trabajo de quienes, si no hubieran venido los fondos, habrían visto su labor diluirse igualmente. Las sombras han sido utilizadas para tapar las luces de un trabajo minucioso que, además, ha continuado para que una vez que estuviera disponible el dinero las políticas activas de empleo se comenzarán a desarrollar de manera inmediata.

 

Si no fuera por el trabajo concienzudo de los trabajadores del SEPE, la tramitación de los cursos se hubiera quedado estancada y el dinero se habría perdido. Pero ahora resulta que hay quienes han hecho bien su trabajo y no reciben un respaldo, al menos, igual de intenso que la crítica, y sólo les queda escuchar el silencio que sigue a la crítica desproporcionada.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados