Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Miércoles, 4 de enero de 2017

El arzobispo de Tánger habla de que el último asalto se saldó con dos muertos

Guardar en Mis Noticias.

El arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo, asegura que las fuentes de las que disponen aseguran el fallecimiento de un camerunés y ciudadano de Guinea Conackry.

Dos inmigrantes habrían fallecido durante el último intento de asalto a la valle, ocurrido en la madrugada del primer día del año, según indicaron desde el Arzobispado de Tánger. El arzobispo, Santiagro Agrelo, destacó que según fuentes consultadas entre el propio colectivo de inmigrantes, habrían fallecido un joven camerunés y otro procedente de Guinea Conackry, en enfrentamientos con las fuerzas policiales marroquíes durante el asalto.

 

Al parecer, otro inmigrante habría resultado herido muy grave, perdiendo un ojo, pero esto podría ser una confusión con un agente marroquí herido. En todo caso, se pone de manifiesto, por las fuentes consultadas por se están realizando “arrestos masivos” y traslados de inmigrantes hacia el sur de Marruecos, aunque el regreso de estos mismos es prácticamente inmediato a la zona norte el país, junto a Ceuta.

 

La Iglesia Católica es la que se está ocupando de la alimentación regular, además de prendas de abrigo y consuelo espiritual, a los inmigrantes que se encuentran en los montes cercanos a Ceuta y ha alertado de lo precario de su situación. Así lo confirmó ayer a EL PUEBLO el arzobispo de Tánger, monseñor Santiago Agrelo.

 

Las actividades que realiza la Iglesia Católica de cara a la prestación de ayuda a personas que se encuentran en situación de desfavorecimiento, dentro del colectivo de inmigrantes, son muy diversas y constantes.

 

“Se sienten siempre derrotados -explicó el arzobispo-. Están hambrientos, tienen frío y están sucios, los pobres. Nosotros les llevamos comida”.

 

En este sentido, el Arzobispado de Tánger les aporta lo básico. Todos los lunes, el propio arzobispo, acompañado por colaboradores, se desplaza a lugares en los que se encuentran los inmigrantes, muy jóvenes en su mayoría, para surtirles de los alimentos más básicos.

 

“Normalmente, los lunes aportamos unos sesenta kilogramos de alimentos”, explicó monseñor Santiago Agrelo.

 

Así, fundamentalmente se les proporciona arroz, unos doce litros de aceite y también leche, pan, conservas y azúcar. “Algo que les sirva para comer”, explicó el arzobispo.

 

En algunas ocasiones, miembros del arzobispado se desplazan a Ceuta para hacer acopio de alimentos que puedan hacer la vida de estas personas más llevadera, teniendo en cuenta que se encuentran en un entorno muy difícil y a la espera de poder cruzar la frontera, la valla que separa Ceuta de Marruecos.

 

“Aunque vamos con el coche lleno de alimentos, lo cierto es que vivimos con la sensación de que no les hemos llevado nada”, resalta al respecto el arzobispo de Tánger.

 

También el Arzobispado de Tánger se ocupa de llevar alimentos a personas inmigrantes que se sitúan en torno a la zona fronteriza de Benzú, como ya ha puesto de manifiesto EL PUEBLO en otras ocasiones.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados