Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
E.P.
Miércoles, 4 de enero de 2017

El juez Eloy Velasco procesa al presunto yihadista detenido en Ceuta el pasado mes de octubre

Guardar en Mis Noticias.

Abdelillah Migou y Anouar Merabet, detenidos el pasado octubre, participaron de forma activa en el Comité Conjunto para la Defensa de los Detenidos Islamistas (CCDDI), una plataforma creada tras los atentados de Casablanca en 2003 con la excusa aparente de defender los derechos humanos de los reclusos, que en la práctica se dedicó a captar yihadistas y a enviarlos a combatir en Siria e Irak. Los arrestados, que tuvieron lugar en Altea, Ceuta y Marruecos, fueron obra de una operación conjunta con Marruecos.

Abdelillah Migou, ceuti detenido el pasado día 11 de octubre en una operación antiyihadista llevada a cabo en la ciudad así como también en Altea y Marruecos, y acusado de ensalzar la yihad y captar voluntarios para enrolarse en las filas de Daesh, y que desde entonces se encuentra en prisión preventiva, fue procesado ayer por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por los delitos de pertenencia a organización terrorista y enaltecimiento del terrorismo yihadista. El magistrado le comunicará este paso judicial, que le coloca en la antesala de la apertura de juicio oral, el próximo trece de enero.

 

Junto a Migou también ha sido procesado Anouar Merabet, quien fuera detenido en Altea durante la misma operación, y al que también se le imputa el delito de tráfico de hachís.

 

Tal y como ha indicado el magistrado, tanto Migou como Merabet, arrestados en España por ensalzar la yihad y captar voluntarios para enrolarse en las filas del Daesh, utilizaron una supuesta organización de defensa de los derechos de los presos islamistas para llevar a cabo sus actividades proselitistas a favor del terrorismo, que ensalzaban de forma abierta y promovían.

 

Abdelillah Migou y Anouar Merabet, detenidos el pasado octubre, participaron de forma activa en el Comité Conjunto para la Defensa de los Detenidos Islamistas (CCDDI), una plataforma creada tras los atentados de Casablanca en 2003 con la excusa aparente de defender los derechos humanos de los reclusos, que en la práctica se dedicó a captar yihadistas y a enviarlos a combatir en Siria e Irak. Los arrestados, que tuvieron lugar en Altea, Ceuta y Marruecos, fueron obra de una operación conjunta con Marruecos.

 

El juez señala en su auto de procesamiento que en las fotos que publicó Migou, no sólo ha mostrado “abiertamente” su adscripción al EI, sino que, asegura, el procesado se siente “parte activa” de la organización terrorista al publicar consignas enaltecedoras al grupo islamista.

 

Los dos arrestados, tanto Migou como Merabet, utilizaron diversos perfiles en la red social Facebook, que alternaban para tratar de esquivar a las Fuerzas de Seguridad, para lanzar sus proclamas yihadistas. A través de internet y del teléfono tenían un canal de comunicación con Siria e Irak.

 

El magistrado relata, en el auto de procesamiento, la relación existente entre el CCDDI y Daesh, y asegura que el supuesto grupo en defensa de los derechos “no es más que una organización que apoya y ayuda a los terroristas yihadistas”, que lleva a cabo labores de apoyo, proselitismo y captación de voluntarios para la yihad. Miembros destacados del CCDDI abandonaron estas actividades y se enrolaron en grupos terroristas en zonas de conflicto, añade.

 

El colectivo nació como un movimiento de protesta en favor de los autores del atentado de Casablanca de 2003, en el que yihadistas procedentes del suburbio pobre de Sidi Moumen asesinaron con explosivos a 33 personas en la Casa de España, en un hotel y en diferentes lugares de la comunidad judía en la ciudad marroquí.
 

 

Hasta 12 años de prisión
Los dos procesados se enfrentan a penas de prisión de entre seis y 12 años de prisión por el delito de pertenencia a organización terrorista, en caso de que los hechos quedasen acreditados tras la celebración del juicio oral.

 

No obstante, a Merabet se le puede incrementar la pena entre uno y tres años más, al estar acusado de tráfico de hachís, sustancia que causa daño menos grave a la salud.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Jueves, 5 de enero de 2017 a las 09:21
Remo
Mano dura con estos descerebrados y verán cómo se les quita las ganas de matar en nombre De Dios.En Ceuta vivimos muy bien y en paz para que escoria como está se permita alterarla.Pudrete en el infierno hijo de Satanas

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados