Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 6 de enero de 2017

Llamados a ser luceros

Guardar en Mis Noticias.

Cualquier ciudadano de este mundo está llamado a ser humano, a caminar entre luces y sombras, con la magia de la palabra y de la acción. Para orientarse, no tiene otro modo que bucear por entre las vivencias de sus predecesores, por las místicas huellas dejadas en el libro de la creación, pues lo importante a la hora de ponerse en camino, aparte de abrir los ojos, es tomar el abecedario de la lámpara del verso, aquella que nace dentro de sí, y que nos permite encontrar el pulso del alma, que es lo que verdaderamente nos alienta y alimenta en nuestros proyectos para embellecernos y en nuestros planes de autenticidad para humanizarnos. Está visto que tanto para realzarse como para empequeñecerse, se requiere de un ánimo natural y humilde, pero grande y sentido.

 

Sea como fuere, tenemos que conseguir edificar otro orbe más hermanado, de menos apariencias, de más virtudes y bondades, de menos poder y de más ternura. La humanidad toda ella, en su conjunto, está llamada a ser muchedumbre de compasiones. O si quieren, sociedades de verbo donado. A mi juicio, en el momento presente nos sobran demasiados actores políticos de usura inexplicable. Sólo hay que ver cómo todo lo embadurnan de miseria, de corrupción, de ausencia de libertad. Son los Herodes de ahora. De ahí la necesidad de que el ser humano se revele contra sí mismo, siga luchando y creando hermosura en su diario de existir, a pesar de ese otro espacio bárbaro y hostil que nos acorrala.

 

Lo admirable son esas gentes de amor profundo, que le plantan cara a esos grupos violentos para que depongan las armas a través del desarme, la desmovilización, la repatriación y la reintegración. Creo, por consiguiente, que ha llegado el instante preciso, y, por ende precioso, de tomar un nuevo destino, el de la reconciliación. Quizás, por ello, tengamos que hacer como aquellos Magos de Oriente que, con gran astucia y tesón, hallaron la luz que no encontraban, la búsqueda de la verdad, la pasión por los más indefensos. Pongamos un lucero en nuestra vida, por muy complicado que nos parezca, dejémonos actuar por el punto solar del sublime poema de la perfección, al que estamos llamados a trascender.

 

Ellos, los ilusionados e ilusionantes Magos de Oriente, si que supieron conjugar esa inspiración luminosa con su andar por la vida sin disfraz, siendo cada cual él mismo, más allá de cualquier mundanidad dominadora. Para unos serían soñadores, para otros unos sagaces poetas, e incluso para otros unos meros entusiastas, pero lo cierto es que estaban ahí, afanados por el deseo del corazón, de esclarecer la vida y de entusiasmarnos con ella.

 

Al fin y al cabo, qué es la vida sino un peregrinaje para enaltecer nuestra humanidad, para sentirnos más vivos que nunca, para injertar una existencia que se ofrece a los demás, sin esperar recompensa alguna.

 

Tal vez tengamos que ser más corazón, ¡seámoslo!; que la vida no se ha hecho para la palabrería y el frenesí, sino para compartirla en sosiego y para disfrutar viviéndola, más allá de la atracción frívola, con un renovado humanismo, más del discernimiento que de la insensatez doctrinaria, para que nos podamos fraternizar en esta globalizada deslocalización, donde todo se ha convertido en un desorden gobernado por el que más poder aglutina. Indudablemente, ante esta bochornosa realidad, tenemos que volver a ese pesebre de Belén, a recapacitar, y como los Magos de Oriente, sería bueno que saliéramos posteriormente a oírnos, a vernos en nuestro propósito de crónica. Siempre es saludable hacer memoria, pues está a las órdenes de nuestros latidos, y escuchándonos, acaso salgamos de este letargo de aburrimiento en el que tantas veces estamos inmersos.

 

Tenemos tarea por hacer, la primera ser libres que ya es difícil en estos tiempos actuales, después dejarnos someter a la pureza, para poder avivar ese verdadero albor que aún seguimos buscando, la de ser persona de valor para reconstruir la confianza entre análogos y forjar horizontes comunes. Hemos de romper el vínculo entre los fenómenos meteorológicos y la pobreza extrema. También hemos de invertir en infantes para aumentar el crecimiento y la productividad. Demos voz a todas los seres humanos, de la misma manera a los pueblos indígenas. Aceleremos el apoyo a medidas climáticas en el globo....

 

A pesar de tantas labores pendientes de llevar a buen término, nos queda la esperanza, el sueño del individuo avispado. Al igual que en otro tiempo los Magos de Oriente, de igual forma nos volveremos a ver sorprendidos, de que la providencia misma se haya puesto en camino hacia nosotros para que seamos gentes de auxilio y apoyo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados