Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

EL PUEBLO
Viernes, 6 de enero de 2017

Intolerables agresiones a bomberos

Guardar en Mis Noticias.

Una vez más, los abnegados profesionales que son capaces de jugarse la vida por los demás sufren cobardes agresiones por parte de grupos de incontrolados. Ayer, los Bomberos acudían, de prisa, como siempre, para sofocar un incendio intencionado -otro más- en el vertedero ilegal de chatarra que se ha creado en la zona de Arcos Quebrados. Pidieron escolta policial, pero no se pudo atender esta solicitud por parte de la Policía Nacional, teniendo en cuenta las actividades de protección en torno a las aglomeraciones de personas con motivo de las Cabalgatas de Reyes Magos.

 

Una vez llegados, aún así, a la zona, los bomberos fueron cruelmente apedreados, sufriendo un gran riesgo. Las protecciones que llevan habitualmente los libraron de lesiones que habrían podido ser muy graves. En todo caso, es una situación que no admite tolerancia alguna. No puede ser que estos servidores públicos, estas personas que ponen en riesgo sus vidas para salvar a los demás, sufran agresiones de grupos incontrolados. Los incendios en el vertedero son constantes. Durante la última semana se han producido varios y todos con el mismo fin: hacer que acudan los bomberos para tratar de herirlos, con saña.

 

No solo es ya la cuestión de la seguridad de los bomberos, sino que se está actuando con permisividad ante la proliferación de vertederos ilegales que, además de suponer un problema de salud pública, están siendo utilizados por grupos de delincuentes. Hay que poner pies en pared. Los efectivos de los Bomberos no pueden seguir actuando bajo una lluvia de piedras. De esta manera, zonas como el vertedero de chatarra de Arcos Quebrados, por ejemplo, debe desaparecer. Y a quien lo utilice para desahacerse de su basura, debe ses multado con dureza.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 6 de enero de 2017 a las 13:56
Silvio Ageloff
Escribe el editorialista "Hay que poner pies en pared". Esto lo llevamos diciendo la tira de años al tiempo que la situación cívico-social de Ceuta se descompone. A nadie se le oculta que Ceuta se va convirtiendo en una gran "banlieu" al estilo francés, en donde la barbarie campa a sus anchas. Una "banlieu" que se va extendiendo hacia el centro desde los barrios periféricos. Los bárbaros son siempre de la misma camada. El hartazgo de la ciudadanía ya ha colmado el vaso de tal manera que el 17, sábado, de diciembre, se congregaron más de mil personas en la Plaza de los Reyes para elevar su protesta ante la delegación del Gobierno. O se empieza haciendo de Ceuta una ciudad blindad por la policía, en donde el que pretenda cometer una fechoría se lo piense dos veces, o con el tiempo los ceutíes empezarán a desfilar para asentarse en la Península. Cuando escribo "ceutíes" quiero referirme a quienes nacieron aquí antes de los años ochenta. Son esos ceutíes que han conocido una Ceuta placentera, entrañable, sin sobresaltos, provinciana, sí, pero amable, agradable de pasear por todas sus calles y lugares, sin temores a ser asaltado, violentado ni atracado. Hay ya demasiados extraños aquí.

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados