Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Miércoles, 15 de febrero de 2017

Piden 18 años de cárcel para un guardia civil y 15 para su mujer

Guardar en Mis Noticias.

El Ministerio Fiscal entiende que se han producido delitos de blanqueo de capitales, depósito de armas de guerra y también de hurto continuado

La Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta iniciaba ayer la vista oral contra un agente de la Comandancia de la Guardia Civil y también contra su esposa por supuestos delitos de blanqueo de dinero, depósito de armas de guerra y también de hurto continuado. 


El Ministerio Fiscal pode en principio para el agente un total de 6 años de prisión por un supuesto delito de blanqueo de capitales, que llevaría asociado una multa de 677.448 euros, con 200 días de responsabilidad en caso de impago, así como una pena de 20 años de inhabilitación absoluta. Además, diez años de prisión por depósito de armas de guerra y dieciocho meses de cárcel por hurto continuado.


Para su esposa se solicita, por parte de la Fiscalía, diez años de prisión por depósito de armas de guerra así como otros cinco por blanqueo de dinero y una multa de la misma cuantía.


El inicio de la sesión estaba previsto en torno a las 10.30 horas de ayer, pero las negociaciones previas para una conformidad no llegaron a parte alguna, a pesar que las penas se habían rebajado a un año y tres meses, pero los acusados negaron tal posibilidad al considerarse inocentes. De esta manera, se enfrentan a abultadas penas de prisión en un juicio que podría prolongarse incluso un mes.


La defensa de los acusados, que trató por todos los medios de alcanzar un acuerdo previo, no tuvo más remedio que someterse a las indicaciones de sus patrocinados, que defendían su inocencia y preferían ir, dadas las circunstancias, a juicio.


Se alegaron varias cuestiones de procedimiento previo en la instrucción de la causa, que estuvo inicialmente en manos del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6, para después pasar a la Audiencia Provincial.


Por ejemplo, se estimaba que las escuchas telefónicas, un registro domiciliario en el que fueron encontradas armas y otras diligencias estaban fuera de lugar.


De hecho, las alegaciones previas, una vez que fueron realizadas, fueron la clave de las actuaciones previas en materia judicial, que se prolongaron en torno a las dos y media de la tarde. 


Finalmente, todas las alegaciones de la defensa fueron desestimadas y el juicio continuará esta misma mañana, a partir de las 9.30 horas, con la declaración inicial del guardia civil encausado.


Según las fuentes consultadas por EL PUEBLO, toda la investigación se iniciaba a raíz sospechas por parte de la Guardia Civil de que existía una trama de agentes que estarían involucrados en la facilitación de introducción de droga, a través de medios náuticos, en la península.


El nombre del agente era uno de los que “sonaban”, de forma que se le investiga su patrimonio, así como se le interviene su único teléfono móvil y también se registra su domicilio. En un trastero se encuentra  un arma corta, una HBMM, tipo Luger, de fabricación española, así como un subfusil.


Ahora bien, se da la circunstancia de que un familiar directo del guardia civil conservaba diversas armas de antaño y que podrían incluso estar relacionadas con episodios de la Guerra Civil española.


En todo caso, también se puso de manifiesto que el agente fue detenido en Marruecos, en Tánger, en relación a una embarcación de su propiedad, pero que él había denunciado, un año antes, como robada.


Lo que sí se puso de relieve en la sala es que existía una investigación de carácter reservado por parte de la Guardia Civil mediante la cual se realizaron vigilancias de personal del cuerpo, entre ellos el propio encausado.


Se investigó su patrimonio y salió a relucir que en su poder se encontraban autocaravanas y vehículos, así como que habían referencias catastrales al menos a una docena de inmuebles.


La entrada al domicilio familiar se producía, según se expresóñ por parte del Ministerio Fiscal, a indicios iniciales por tráfico de drogas y blanqueo de  capitales, de forma que se procedió a un control patrimonial de esta persona.


En todo caso, jamás fue detenido por asunto alguno relacionado con drogas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados