Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Álvaro Guzmán
Martes, 21 de febrero de 2017

¡Váyase Sr. Vivas! ¡Váyase!

Guardar en Mis Noticias.

No será el primero, ni el último caso que provoca la ineptitud del Desgobierno del Sr. Vivas, porque nuestro inefable Alcalde lo decía cuando despedía entre loas y alabanzas a los Srs. Mirchandani y Jaramillo, argumentaba que la oposición pretendía “instrumentalizar las cosas para crear una sensación muy lejos de la realidad pero tengo absoluta confianza y tranquilidad porque esto se ha hecho muchas veces durante los últimos 14 años y no hay ni una sola condena que les haya dado la razón”. O más bien lo que no hubo fue valor para ir al juzgado porque en ese caso ambos individuos fueron condenados en primera instancia, en una sentencia recurrida y que todavía no es firme.

 

Nuestro ludópata Alcalde es muy dado a las “apuestas personales”, que solo demuestran las deudas que debe tener con ellas para darle cualquier cargo a personas, no sólo de dudosa reputación (al ser condenadas, sancionadas, expedientadas o imputadas), sino también de casi nula experiencia en las tareas de gestión tanto en lo público como en lo privado. Lo único que le pido a nuestro inepto Alcalde es que ese tipo de selección la haga en sus negocios privados, si los tiene, pero que, con el dinero público, no haga esas apuestas que acabamos pagando todos los ciudadanos.

 

La lista de personajillos que han pululado por la Corte de los Milagros del Sr. Vivas se hace interminable, incluso hasta su escudero Olivencia dice que: “Pienso que lo de Rabea Mohamed y Susana Román no pasará, quizás, de haber podido atender alguna de las infinitas recomendaciones que, cuando hay puestos de trabajo o viviendas a repartir, llegan a quienes ostentan algún cargo en la Ciudad, o quizás una culpa “in vigilando” En aquel posible caso, que tire la primera piedra quien esté libre del pecado de haber sido recomendado o “recomendador” alguna vez en su vida aquí, en Ceuta, donde es inveterada costumbre, pues siempre se ha creído eso de que para conseguir algo hay que tener padrino y así, estar en igualdad de condiciones con los demás. No puedo creer que ni Susana Román ni Rabea Mohamed hayan delinquido conscientemente. Es más, extiendo esta opinión a Mohamed Alí, cuyas ideas políticas no son precisamente las mías”. Poco favor hacen estas palabras de un abogado a los investigados, nada me extraña que vengan de quien también fue asesor de nuestro ínclito Alcalde.

 

A nuestro ludópata primer edil siempre le ha encantado rodearse de condenados, expedientados, sancionados o imputados, en sus supuestos ejecutivos, por lo que ahora que se le reproducen rápidamente debe estar en su salsa.

 

El caso del Sr. López no es un asunto “sorpresivo” como quiere argumentar nuestro inepto Alcalde, ni por supuesto “desconocido”, los trapicheos con las viviendas, como con otras muchas cuestiones relacionadas con el Desgobierno del Sr. Vivas ha sido un clamor popular desde el inicio de los tiempos, incluso antes de que llegara a la poltrona de la Plaza de África. 

 

El problema de nuestro ínclito Alcalde es que no entiende que saltarse la ley tiene sus consecuencias, así si para llegar a la Alcaldía el Sr. Vivas se saltó nuestro estatuto, pactó con un grupo de exgilistas, permitiendo que sus actos no pasaran por el juzgado y los colocó durante el resto de la legislatura a mesa y mantel puesto. Si nuestro inútil primer edil autorizó que muchos del GIL se pasaran al partido popular con armas y bagajes (sobre todo con los bagajes) sin exigir ningún tipo de responsabilidad ni siquiera política, es comprensible que muchos se arrimaran con la intención de continuar con la fiesta.

 

Así nos podemos encontrar con el Sr. López, como uno de estos trepas llegados a las filas populares, un advenedizo que rápidamente se adaptó a esa meliflua prosa de la que nuestro perpetuo Alcalde es aficionado, lo que los vulgares conocemos como simple peloteo, pero que para el Sr. Vivas es la política diaria: mucho decir y nada hacer.

 

De esta forma, el Sr. López como apuesta personal del Sr. Vivas, que no les quieran convencer la agradecida Prensa del Movimiento que era protegido de otro capo pues era su defensor si allí lo mantuvo durante ocho años. Rápidamente asimilada, la “normal atención que se prestaba en la empresa de la vivienda, el Sr. López inició sus actos y fue medrando un patrimonio mucho más que curioso para depender de un salario alto, que diría nuestro Primer Edil, pero no tan excesivo para permitir esos incrementos.

 

A pesar de que era vox populi dichos incrementos, el Sr. Vivas, el máximo responsable de la comisión de estos posibles delitos, no se daba por aludido de ese “enriquecimiento”, pero que debido a que vive encerrado en ese despacho de la primera planta de nuestro Ayuntamiento nuestro ínclito Alcalde nunca se da por enterado de nada.

 

Alguien se cree que de la noche a la mañana se realizan 317 contratos, se llaman a 100 posibles adjudicatarios, que de ellos 98 eran de esos que tenían “compromisos firmados”, y todo con la instrucción de la concejala del ramo de que no se hiciera nada. En una empresa como EMVICESA donde no se mueve un papel sin que se enteren desde el supuesto grupo de la oposición, cuyo líder también está investigado, hasta esos llamados “conseguidores”, no le iban a decir a nuestro inepto Alcalde que el Sr. López nos ha dado la lista y estamos haciendo los contratos.

 

Alguien se cree que el Sr. López iba a mandar una amenaza a través de la concejala del ramo a nuestro ínclito Alcalde con que iba a reventarlo todo. Cualquiera con sentido común lo cesa de forma inmediata y lo despide. Sobre todo cuando ya habían ganado las elecciones. 

 

El Sr. Vivas, demostrando una vez más su incapacidad para estar al frente de nuestro ayuntamiento, es el principal culpable de estos hechos por mantener al Sr. López, después de que públicamente se supiera el enriquecimiento injustificado en marzo de 2014 con la presentación de su declaración. Nuestro incapaz Alcalde, si alguna vez fue parte de la solución, que siempre lo dudé, ahora forma parte del problema y demostrando que sólo le mueve su interés no ha aceptado la dimisión de las concejales implicadas en la investigación. Pero es usted quien debe dimitir Sr. Vivas, usted es el culpable. ¡Váyase Sr. Vivas! ¡Váyase!

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 26 de febrero de 2017 a las 14:21
yo mismo
y el analfabeto del castañeda ¿para cuando?

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados