Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El Pueblo
Miércoles, 8 de marzo de 2017

Una desigualdad real en pleno siglo XXI

Guardar en Mis Noticias.

La igualdad entre hombres y mujeres, sencillamente, no existe. Por muchos avances que se hayan realizado en este terreno, la realidad es que la sociedad en la que vivimos tiene mucho camino que recorrer para que la igualdad sea efectiva en ambas direcciones. Y es que, no por arrancar más derechos para las mujeres estas serán iguales a los hombres, pues muchos beneficios que supuestamente se logran en pos de la mujer en realidad son ayudas camufladas de un pasado machista latente. Un ejemplo está en la baja maternal, más larga que la paternal y que obliga a la mujer a quedarse en casa, sola, al cuidado del nuevo miembro de la familia o a renunciar a hacerlo para que lo haga el hombre. Asimismo, esta diferencia en las bajas por un recién nacido en la familia hace que para las empresas sea más “rentable” contratar a un hombre que a una mujer, a la que los hijos se achacan como una carga. En España no existe una conciliación familiar y laboral efectiva ni se la espera. Las administraciones no han afrontado esta nueva realidad en la que las mujeres ya están en el mercado laboral, pero en desventaja, y muchas veces obligadas a salir de él para quedarse en casa al cuidado de sus hijos por la falta de medidas que les permitan compaginar ambas cuestiones. Las empresas no facilitan la conciliación ni las administraciones han legislado al respecto, porque debería ser una obligación, ahora que padres y madres trabajan. La igualdad entre hombres y mujeres sigue siendo un reto en la sociedad española del siglo XXI, a pesar de que cada vez son más los hombres que reman en esta dirección. En cada, parece asumido que hombres y mujeres son iguales y tienen las mismas obligaciones, pero en el ámbito laboral queda mucho por hacer. Y el compromiso debe partir de las administraciones, muchas de ellas lideradas por mujeres que hoy tienen en sus manos un futuro mejor, no sólo para mujeres, si no para todos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados