Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Luis Navazo
Miércoles, 15 de marzo de 2017

Alhucemas 20-F: un incómodo aniversario para el Majzén

Guardar en Mis Noticias.

El pasado fin de semana en varios lugares de Marruecos y particularmente en la luminosa Alhucemas, la histórica capital del Rif fundada por España en 1925 (Villa Sanjurjo hasta 1956), diferentes colectivos ciudadanos celebraban a su modo el aniversario del Movimiento del 20 de Febrero (M-20F),  que desde 2011 y durante al menos dos años se echó pacíficamente a la calle en diferentes villas y ciudades de Marruecos, poniendo en jaque al régimen del Majzén que se vio obligado a improvisar una Constitución y adelantar unas elecciones en las que se alzaron con la victoria, de hecho y sin mover un dedo, los islamistas parlamentarios del Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), los grandes beneficiados del 20-F.

Pese al carácter eminentemente pacífico del movimiento, salvo en Rabat y Casablanca la represión fue dura y sin contemplaciones en la aislada Alhucemas, así como en Nador, actuando de provocadores unos servicios paralelos que aun al día de hoy no han sido desmantelado, además de  los habituales y tenebrosos “baltajíes”.

No se sabe bien que ocurrió, pero todo apunta a que los cinco jóvenes (que no forzosamente tenían que estar manifestándose) fueron muertos en un exceso de celo policial, por aquí y por allí, en esta calle o en la otra. De hecho y si bien en Alhucemas todo el mundo se conoce, las cinco víctimas no tenían relación de amistad entre sí además de carecer, todos ellos, de antecedentes penales.

Adel Albouzzawi, hermano de Samir, estudiante en el liceo (instituto) Iman Malik, es rotundo al respecto, reflexionando además con un obvio interrogante. “Se les murieron y no sabían que hacer con los cadáveres. Los llevaron al banco y los quemaron con gasolina, intentando hacerlos pasar por delincuentes”. Sereno, dolido pero sin rencor, sigue desgranando “su verdad” en un chapurreado español. “Tú sabes lo que ocurre aquí, antes y ahora. Solo han cambiado algunas formas, la represión brutal sigue siendo la norma. ¡Qué extraño que las cámaras de una entidad financiera como el Banco Popular (Chaâbi) no funcionaran esa noche! ¿Sabes, además, que a las 4 de la tarde del día siguiente un comunicado oficial del hospital Mohamed V hablaba solo de 3 cadáveres? ¿Y que la policía, en su primer parte, solo hablaba de 1 cadáver...? Todo es muy extraño, hay muchos interrogantes... y una complicidad, forzada, entre policía, bomberos y forenses. ¡No ha habido una investigación independiente!, ¡bien sabes tú como funcionan las cosas en éste Marruecos del Majzén!”

Marruecos es sin duda un bello país, con hermosas playas y montañas, pintorescas medinas y turísticas ciudades imperiales. Muchas cosas han cambiado para bien, no cabe duda. Pero en los cimientos del régimen sigue latiendo un Estado profundo duro y represivo, anclado en la genética política del Majzén, bajo el cual puede pasar cualquier cosa. Todos, nativos y extranjeros, vivimos en Marruecos en una especie de libertad provisional y, a veces, con el alma en vilo. ¡”Las leyes en Marruecos (tradicional dicho hassaniano) se aplican según vaya el tiempo”! Como la “colaboración” del vecino país ante las últimas oleadas de asaltantes subsaharianos sobre Ceuta. Recordemos sus gritos agradecidos nada más entrar en España: “¡Viva Marruecos, viva Mohamed VI!” Blanco y en botella.

Las espadas siguen en alto. La memoria de los jóvenes románticos del 20 de febrero sigue viva  y en Alhucemas el Movimiento Popular Rifeño (MPR) sigue negándose, firme y pacíficamente, a arrodillarse ante las vejaciones y represión sistemática que sufre. “Nos estamos quitando el miedo y vemos con los ojos abiertos la crueldad del régimen del Majzén”, afirman altivos, al unísono y con la sonrisa en los labios, Nasser Zafzafi, Reda Benzaza, Nabil Ahamjik, Faisal, Anas, Mhed El Asrihi....

El pasado domingo 19 de febrero, cerca de 400 rifeños residentes en España se concentraban, pacíficamente, en la madrileña Plaza del Sol para llamar la atención sobre la sucia y cruda represión que sufre Alhucemas, recordando el aniversario de los cinco jóvenes presuntamente asesinados en 2011 y  sus cadáveres transportados al Banco Chaâbi donde, con la idea de tapar las pruebas, fueron rociados y quemados con gasolina.

En Alhucemas, en medio de un fuerte temporal de lluvia y viento que azotaba la región obligando a desconvocar la manifestación prevista para el domingo, varios militantes se acercaban en la tarde del lunes 20 al Banco Chaäbi a fin de realizar un modesto y simbólico acto en memoria de los cinco jóvenes, Samir, Nabil, Jamal, Jawal y Aimad, presuntamente asesinados en la flor de la vida.

Pese a su prepotencia, el Majzén lo tiene crudo con sus históricas y brutales torpezas. El MPR no es un individuo, es un colectivo. Sus métodos son radicalmente pacíficos. En España, Francia, Holanda... los rifeños de la emigración se están sumando, indignados, a una lucha emblemática por sus libertades, rescatando abiertamente sus señas de identidad. El genocidio de 1958-1959 , con más de 6000 muertos y centenares de violaciones sistemáticas de mujeres y niños, sigue vive en la memoria del Rif. El espectro del Emir Mohamed Ben Abdelkrim El Jatabi, ese “agitador venido del Rif” en palabras del Sultán Mulay Yussef, vuelve a cabalgar sobre su brioso corcel en su Axdir natal, con la bellísima bahía de Alhucemas al fondo. Y las banderas de la independentista República del Rif vuelven a tremolar sin miedo, por centenares, en las manos de los indignados, pero pacíficos, manifestantes rifeños. En Alhucemas, en España y el resto de Europa.....

Tomad nota hoy, jais, en la habitual  “jotba” (sermón) de los viernes. Estas terribles cosas en Ceuta, Melilla y el resto de España, no pasan. En Marruecos, sí. A ver qué coño cuentan al respecto esas redes que los activos servicios marroquíes, con su flotilla de “submarinos”, tienen tendidas en Ceuta en variadas y variopintas formas, sobran nombres propios, que todos conocemos.

 

“Nichan”, directo. O si lo prefieren, a la rifeña: “Turi turi”. De frente y por derecho, que decimos los aviadores.

Coraje a mis amigos rifeños. Nosotros, los Navazo, como bien saben los nativos de esa ciudad ¡también somos de Alhucemas! Desde 1925 hasta 1962... Y con plaza en el cementerio español. La estrecha relación de este escribano del limes con el Rif, es ya de sangre. ¡Ya te rondaré morena!

Sean buenos y felices. Que Allah, Grande y Misericordioso y la siempre Santa Virgen de Covadonga, nos bendigan a todos.

Haya salud.

Visto.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados