Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Carlos Trujillo
Martes, 21 de marzo de 2017

No a la xenofobia, si a la tolerancia

Guardar en Mis Noticias.

Ayer conmemoramos el Día del Padre, y como tal comparto con ustedes mis reflexiones sobre los Menores Extranjero no Acompañados, jóvenes que tan solo buscan un futuro cierto. Un grupo de jóvenes que se esfuerzan, día a día, por integrarse en una sociedad exigente a través de completos programas formativos planificados por los profesionales del área de Menores de la Ciudad Autónoma de Ceuta. Programas formativos continuos, que no solo incluyen su escolarización en el sistema educativo español, sino también clases de refuerzos y un amplio programa de actividades extraescolares.

 

Jóvenes esperanzados en alcanzar sus sueños a este lado de la frontera, confiados en las oportunidades que les brinda nuestro Estado de Derecho. Porque no podemos olvidar que nos referimos a jóvenes protegidos no solo por las leyes españolas, sino también por las leyes internacionales. En este punto debo referirme a la resolución de 13 de octubre de 2014, de la Subsecretaría del ministerio de la Presidencia, por la que se publica el Acuerdo para la aprobación del Protocolo Marco sobre determinadas actuaciones en relación con los Menores Extranjeros No Acompañados.

 

Un documento redactado y aprobado por las autoridades españolas inspirado en los principios y normas contenidos en los instrumentos jurídicos internacionales sobre derechos del menor ratificados por nuestro país. Y muy especialmente en el artículo 3.1 de la Convención de Derechos del Niño, que estipula que: “En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño”.

 

Pero como en todas las familias, existen los denominados “garbanzos negros” que no aceptan ningún tipo de disciplina, que no quieren integrarse en nuestra sociedad, que no respetan las pautas de conductas y valores sociales, jóvenes cuyo único objetivo es cruzar ilegalmente al otro lado del Estrecho arriesgando incluso sus propias vidas. Frente a ellos no cabe el desprecio, las amenazas o incluso las agresiones, tan solo cabe también la aplicación de nuestro Estado de Derecho como corresponde a una sociedad democrática. Yo lo tengo muy claro, no a la xenofobia contra un colectivo de jóvenes desamparados, que tan solo buscan un futuro mejor.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 22 de marzo de 2017 a las 23:15
Silvio Ageloff
Las SOCIEDADES MORIBUNDAS son aquellas que apelan continuamente a la SOLIDARIDAD y a la TOLERANCIA. Juan Carlos, en esta ocasión, recurre a lugares comunes, sabidos y manidos. La sociedad ceutí lleva aguantando carros y carretas desde hace más de 20 años y siempre que ha intentado algún ceutí de cierto predicamento social elevar su voz en contra de este estado de cosas, siempre los valedores de que no se lleven a cabo cambios en la sociedad ceutí han sacado a pasear la TOLERANCIA y la SOLIDARIDAD, y, en este caso, la XENOFOBIA. No, Juan Carlos, no, de lo que se trata es de amedrentar, con tales palabras, al ciudadano para que no se manifieste en contra de lo que está sucediendo en nuestra ciudad. Esa aduana es pura basura, por la que se puede colar quien quiera hacerlo. Lo que está pendiente por hacer es blindar nuestra ciudad por tierra, mar y aire. Que no entre nadie sin que lo sepan los que tienen la misión de cuidar y vigilar nuestras fronteras. Dice el adagio que unos prosperan por el pecado y otros se arruinan por la virtud. Y eso es lo que estamos haciendo en esta sociedad española y europea: arruinándonos con tanta tolerancia, solidaridad y con tanto derecho humano.

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados