Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Restituto Contreras
Martes, 4 de abril de 2017

La militancia normalizará al PSOE

Guardar en Mis Noticias.

España necesita un nuevo PSOE, pero no inventarlo. La historia, los grandes socialistas siguen estando en la memoria y en el presente

Después de seis meses ya se han decidido las fechas concretas por las que transcurrirá el proceso electoral de Primarias en el PSOE. El pesimismo, la incertidumbre y el dolor por lo acontecido en el Comité Federal del uno de octubre dejaba pocas posibilidades para el optimismo en el Partido Socialista. Voces autorizadas trataban de contener cualquier intento de acelerar salidas inmediatas, porque había que reconducir, tranquilizar y serenar los ánimos. Sin embargo, la militancia tomó la iniciativa y ha demostrado desde los primeros actos de Pedro Sánchez, que la normalización no viene por el olvido y el paso del tiempo. Ha ejercido la normalización con madurez y sintiéndose orgullosa de los principios y valores más importantes del PSOE. Los intentos de silenciar y desviar a la militancia de su protagonismo han conseguido el efecto contrario. El silencio y mantenerse al margen han quedado fuera de su agenda.

Cuando se toca fondo, las inseguridades y los complejos pasan a un segundo término, se hace acopio de la fuerza interior necesaria que permita superar y vencer las dificultades. Es lo que, a mi modo de entender, ha realizado la militancia, ser consciente de su papel y de la importante función que de un modo irreversible va a desempeñar en el Partido Socialista. Eso no significa obviar y menospreciar las funciones de los diferentes órganos que democráticamente funcionan en el PSOE. Una militancia que tiene muy claras las razones por las que entró en este partido. Razones de servicio a la ciudadanía para transformar la sociedad. Donde la participación y la toma en consideración de su opinión no pueden quedar relegadas a lo marginal.

España necesita un nuevo PSOE, pero no inventarlo. La historia, los grandes socialistas siguen estando en la memoria y en el presente. Continuará aprendiéndose de ellos, serán bienvenidas sus opiniones y consejos dentro de los órganos del partido, pero la militancia percibe y distingue cuando se la respeta y valora, pero también cuando se la utiliza y se le impone, cuando no se predica con el ejemplo y se emplea la prepotencia. Como dice Pedro Sánchez, la ciudadanía necesita tener claro lo que va a suceder con el presente y su futuro, cómo se van a resolver sus problemas. 

Todo el respeto para los órganos y responsables, pero la autoridad hay que ganársela con el ejemplo, la dignidad en el desempeño de las funciones, cumpliendo las promesas y la palabra, demostrando credibilidad y respetando el funcionamiento democrático por encima de intereses personales. Es lo que, según mi opinión, ha realizado Pedro Sánchez. Por supuesto, sin que tengan cabida las descalificaciones y que no haya diferencias al margen de las funciones. Nadie es más que nadie. 

Con estas Primarias ganará el PSOE y España. No tengo la menor duda de que serán un ejemplo para la sociedad española. Ofrecerán un modelo de debate y de competición democrática dentro de un partido político, entre compañeros, con diferencias y discrepancias, pero con respeto. La militancia dará ejemplo de saber estar, sin duda, proyectando serenidad y tranquilidad al país y dentro del partido. Estas Primarias servirán para acercarse más a la verdad de la política. Engrandecerán, fortalecerán, unirán, mejorarán, perfeccionarán, buscarán lo mejor y aportarán ideas y proyectos, de las que saldrán beneficiados los ciudadanos y un Partido Socialista más moderno y participativo.

Los militantes pienso que tienen una alta responsabilidad en todo lo que suceda durante este proceso, algo que en su mayoría demuestran cada día, al margen de fechas y acontecimientos, tanto en el trabajo, con la familia, los amigos y los vecinos. Con la forma de andar, de hablar, de mirar, de estar. Se convence mejor con argumentos y con el ejemplo, que con descalificaciones en voz alta. El militante se compromete diariamente. Cada día tiene un importante acto programado, el ejemplo en su modo de vivir.

La militancia otorgará el voto y su confianza. Forma parte de las neuronas del Partido Socialista. No sobrará nadie en el PSOE después de este proceso. Estos meses la militancia ha demostrado estar a la altura. Ha devuelto a la organización y también a muchos ciudadanos progresistas: Ilusión, entusiasmo, confianza, seguridad y esperanza. Sin dramatismos, pero con seriedad. Eliminando las dudas y la incertidumbre que se había instalado en las filas del Partido Socialista. Tal como ha manifestado Pedro Sánchez, sin dejar caer al suelo la humildad y una sonrisa. Aspectos que denotan confianza, credibilidad, seguridad y respeto.

Es especialmente sensible la militancia con determinados aspectos que afectan a la independencia del PSOE. Coadyuvará probablemente para que el Partido Socialista sea más autónomo, libre, cercano al militante e inclusivo. Con un militante un cargo. Libre e independiente frente a cualquier intento de interferencia, especialmente de altos dirigentes, que utilicen procedimientos al margen de los órganos correspondientes del partido. Por supuesto, también independiente a cualquier intento de influencia de medios de comunicación.

Un PSOE donde el Secretario General no corra el riesgo de ser criticado públicamente por dirigentes del partido y ser sustituido, por defender acuerdos que el partido ha aprobado. No se trata de cercenar la libertad de expresión. Existen los cauces internos oportunos para que cualquier militante pueda ejercerla. La lealtad es un valor que no se debe perder. Si no se utilizan los cauces y procedimientos pertinentes, quien termina acusando las consecuencias es toda la organización.

El día 21 de mayo cada militante socialista depositará su voto, que será como la antorcha que encenderá el pebetero, que estará iluminando al nuevo PSOE. Sea el resultado que ocurra, como dice Pedro Sánchez, en las Primarias no se pierde, gana el Partido Socialista. Una llama que propulsará al PSOE para que vuelva a ser el motor de la socialdemocracia, que tanto necesita España y Europa, para que los principios y valores de igualdad, libertad, solidaridad, igualdad de género, sostenibilidad ecológica y democracia social, sean una realidad cada vez más generalizada.

Un PSOE, que según manifiesta Pedro Sánchez en su Proyecto, dé respuestas al: Agravamiento de las desigualdades, el paro, la precariedad laboral, la marginación de la juventud, la igualdad de género, la consolidación de las políticas sociales, la revolución tecnológica y la digitalización. Donde el significado de ser socialista sea algo para que todos en esta organización se consideren integrados y se logre que la militancia del PSOE sea la verdadera protagonista del proceso de renovación y reconstrucción.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados