Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Luis Mauricio
Lunes, 17 de abril de 2017

Melchor Aymerich y Villajuana Ceuta 1754-1836 La Habana (Cuba)

Guardar en Mis Noticias.

Mariscal de Campo y presidente de la Real Audiencia de Quito, Ecuador

Melchor Aymerich nace en Ceuta un 5 de enero de 1754 siendo bautizado en la Parroquia de Nuestra Señora de África el día siguiente de su nacimiento eran sus padres don Vicente Aymerich comandante del regimiento infantería de Navarra y doña Josefa de Villajuana.

En 1762 inicia su carrera militar como cadete en el regimiento de infantería de Sevilla, en 1768 es ascendido a subteniente y en 1774 a teniente, como teniente participa en el desembarco de Argel, resultando herido. En 1776 se alistó como voluntario para la recuperación de la colonia de Sacramento, este sería su primer viaje a América, regresando en 1780 y pasando de guarnición primero a Orán y luego a Ceuta siendo ascendido a grado de capitán. Encontramos a Melchor Aymerich durante el sitio de Ceuta de Muley al-Yazid (1790-1791) saliendo con las fuerzas expedicionarias al campo del moro, esta fuerza estaba al mando del teniente coronel don Francisco de Comerford iba en la primera columna, en la segunda encontramos a Juan Kindelán, del que ya hemos escrito. Entre 1793 y 1795 interviene en Cerdeña contra la Convención francesa, después en el Rosellón y en los Pirineos, de nuevo en 1797 es destinado a la guarnición de Ceuta. En 1800 fue ascendido al grado de comandante.

En varias ocasiones solicita ir a América, esto lo consigue en 1802.

Antes de pasar a su vida militar en América, damos algunos datos interesantes, sobre lo que creemos fue una de las varias causas de la pérdida de América:

Cuando una serie de insurrecciones reveló posibilidades profundamente arraigadas en el Imperio español. En Paraguay (1721-1735), Colombia (1781) y, en particular Perú (1780) surgieron amenazas reales al gobierno colonial español, que solo podían ser contenidas con grandes esfuerzos militares. Entre otras cosas, requerían levas coloniales, un arma de doble filo, ya que proporcionaba a los criollos una formación militar que podía volverse contra los españoles.

Historia Universal, Tomo II. Autor J.M. Roberts.

Un ejemplo de lo que señalamos arriba lo tenemos con Simón Bolívar, ingreso en enero de 1797 como cadete del ejército español, en el batallón de Voluntarios Blancos de Aragua y en diciembre del mismo año ya era subteniente. Esto es solo uno de los muchos casos que existieron. 

El 20 de agosto de 1802 se le entrega pasaporte de embarque para América iba en compañía de su esposa y de un criado, el viaje lo realizaron el 9 de noviembre de este mismo año en la fragata Santa Rosa, alias la Flor del Paraíso.

Marchaba como gobernador político y militar de la provincia de Cuenca, en el virreinato de Santa Fe, ya con la graduación de coronel a su nuevo cargo se añade el de subdelegado de la Real Hacienda rentas estancadas y correos.

Estando en su destino en el año de 1807 nace su primer hijo Andrés. En este año dirige una enérgica queja sobre el nombramiento del presidente de Quito, ya que para ese cargo se había nombrado un oidor, indicando que según las ordenanzas el cargo correspondía al oficial más antiguo de coronel para arriba, por lo tanto, el empleo le pertenecía a él.

Estaría nueve años al mando de las tropas ce Cuenca (Ecuador), hasta la sublevación quiteña de 1809, cuando estos arrestaron al presidente de la Audiencia conde Ruiz de Castilla. Año en que Aymerich se tuvo que emplear a fondo para reprimir la revuelta.

El 10 de agosto de este 1809, se hace el juramento de lealtad de las autoridades cuencanas al rey Fernando VII. 

El 16 de agosto el prócer Carlos Montufar proclamó el Estado de Quito, por lo que el gobierno se trasladó a Cuenca.

En 1811 nace su hija María Rosa.

Sobre las Juntas formadas en América Aymerich manifestó que las Juntas creadas en América no se pueden justificar como las creadas en España donde se constituyeron con la necesidad de defenderse de la tiranía francesa. Se manifestó contrario a la decisión de las Cortes sobre la igualdad de derechos entre americanos y españoles.

La igualdad de derecho fue mal interpretada por los americanos, esto obligaría al ceutí Sebastián Kindelán O´Regan gobernador de La Florida Oriental entre 1812 y 1815 a escribir una enérgica carta en términos similares.

El 17 de febrero de 1811 Aymerich interviene contras las fuerzas quiteñas de Carlos Montufar, produciéndose la batalla de Paredones a partir de aquí tendría que estar todo un año luchando contra los independentistas,

En 1812 Aymerich combatió contra las tropas de Francisco García Calderón (coronel rebelde), al que vence en la batalla de Valdemosa 24 de julio y de aquí en adelante se produjeron las batallas siguientes: San Miguel de Chimbo 25 de julio, Mocha 2 de septiembre, Panecillo 7 de noviembre, Latacunga 10 de noviembre, de Quito 15 de noviembre y 1ª de Ibarra, no hay datos que confirmen que Aymerich estuviera en todas, pero si su participación en algunas.

Todo comenzó cuando las tropas de Francisco Calderón invadieron el austro, siendo derrotados en Valdemosa por los ejércitos de Aymerich y Sámano. El 21 de junio había entrado como nuevo presidente de Quito Toribio Montes, solicitó a Aymerich que le acompañara en su marcha sobre Quito. Aymerich estuvo como segundo jefe de todas las tropas realistas.

Tras vencer a los independentistas en estas acciones el 20 de junio de 1813 fue ascendido al grado de mariscal de campo.

Sámano fue derrotado por Nariño en la Batalla de Alto Palacé el 30 de diciembre de 1813 y el 15 de enero de 1814 en la de Calibió.

A mediados de 1814 Toribio Montes sustituyó a Sámano, entregándosele todo el mando a Aymerich, incluyendo las fuerzas pastusas. (Posteriormente en 1817 Sámano sería nombrado virrey gobernador, capitán general y presidente de la Real Audiencia de Nueva Granada).

Entre 1814 y 1815 Aymerich tuvo su residencia en Pasto como comandante en jefe del ejército real, a partir de aquí debería luchar contra Antonio Nariño, con quien se enfrentó en diversas batallas, entre ellas las de .Juanambú 28 de abril, perdida por los realistas y la Pasto y Genoy el 10 de mayo en las que vencieron.

Aymerich al mando de las fuerzas pastusas, que se oponían al paso del río Juanambú por el ejército independentista del coronel Nariño, a quien tras duros enfrentamientos al final le derroto en Pasto. Por lo que Nariño presidente de Cundinamarca se entrega el 14 de mayo de 1814.

Sobre la detención de Antonio Nariño, en el diario de operaciones de Aymerich se lee.

… El 14 ha sido el día de mayor gloria para las armas del rey, este fiel pueblo de Pasto y las tropas reales con la prisión del caudillo de los insurgentes de Satafé, don Antonio Nariño, quien se presentó a un soldado y a un indio, en uno de los montes camino del Campo de Lagartijas. El general de este ejército, mariscal de campo, don 

 

 Melchor Aymerich, con su acostumbrada generosidad y grandeza de alma, le ha hecho alimentar por el desfallecimiento en que venía, y después de haber comido separadamente, mandó se le condujese a la prisión de seguridad en la que debe de permanecer hasta que se forme la correspondiente causa para decisión de su suerte.

Tras la prisión de Nariño, Aymerich dirigió un oficio al presidente y capitán general de la provincia de Quito, Toribio Montes.

Excelentísimo señor:

Acaban de presentarme al caudillo de los santafereños Antonio Nariño, a quien voy a formarle la correspondiente causa por medio de abogado, para proceder a lo que haya lugar y convenga en justicia, según el mérito de ella. Los ciudadanos fieles de este Pasto piden no salga de aquí, lo que pongo en conocimiento de V.E. Dios guarde a V.E. muchos años MELCHOR AYMERICH.

El presidente Toribio Montes indicó a Aymerich ponerle en capilla, y más tarde le ordenó que le hiciese decapitar. A lo que Aymerich se negó alegando en un escrito del que sacamos solo parte: Medite bien el asunto de tanto y tenga en consideración el riesgo en que quedan nuestros prisioneros.

Al final no se condenaría a muerte a Nariño, en cambio, fue enviado al presidio de Cádiz en España, volvería a su país en 1821 al ser liberado durante le revolución de Riego.

Entre 1816 y 1817 Aymerich fue nombrado presidente de la Real Audiencia de Quito, interino, por ausencia de Toribio Montes, siendo sustituido hasta 1819 por Juan Ramírez de Orozco, y después por Juan de la Cruz Mourgeon, hasta su fallecimiento, por lo que Aymerich ocupó nuevamente la presidencia y siguiendo al mando de las fuerzas que combatieron contra la revolución de Guayaquil en 1820. 

En 1821 se produjeron las batallas de Tanizagua el 30 de enero, 2ª de Carabobo el 24 de julio, Yamaguchi el 19 de agosto, 2ª de Hiachi el 12 de septiembre.

En este 1821 le comunicaba Bolívar a Sucre el armisticio de Guayaquil que incluía Colombia, Aymerich protestó manifestando que Guayaquil dependía del virreinato del Perú. En este mismo mes Aymerich se dirigió a Sucre, reclamándole por la violación de un primer armisticio, pues las tropas colombianas hostilizaban la frontera de Guayaquil a los españoles. Hay gran número de cartas sobre los armisticios, que no detallamos por falta de espacio. 

Como indicamos arriba Aymerich estaría al mando de la Real Audiencia de Quito nuevamente desde abril de 1822

Previniendo Aymerich un fuerte ataque de Sucre por el sur, reforzó con 24 cañones el Palacio y el Cuartel de prevención.

La batalla de Pichincha se produjo el 24 de mayo de 1822 en las faldas del volcán Pichincha a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la ciudad de Quito.

El enfrentamiento fue entre las fuerzas independentistas de Antonio José de Sucre y las realistas al mando de Melchor Aymerich.

Por parte independentista participaron los batallones, Payá, Alto Magdalena, Yaguachi, Trujillo, Piura y Albión (inglés) más los escuadrones del Sur, Granaderos a caballo de los Andes, Cazadores montados y una compañía de caballería.

Por parte realista “española” los batallones Primero de Aragón, Tiradores de Cádiz, Cazadores ligeros de la Constitución y los escuadrones Dragones de Granada, Dragones de la reina Isabel, Dragones de la guardia del presidente y Húsares de Fernando VII.

Cuando todo parecía indicar que la victoria correspondería a los “realistas” españoles, apareció por las alturas el batallón Albión (ingleses), con gran cantidad de municiones y refuerzos, lo que les dio la victoria a los independentistas.

Hay una extensa relación de oficiales españoles presos en esta batalla.

El 25 de mayo de 1822 se firmó la capitulación de Quito, capitulación compuesta de 8 artículos que no detallamos por su largo contenido. Capitulación firmada por el general Sucre y Melchor de Aymerich.

Este mismo día a las dos de la tarde, Melchor Aymerich y sus hombres arriaron la Bandera de España en el Fortín de Panecillo que dominaba Quito, rindiéndola a los independentistas, entregando sus banderas, armas y municiones en el puente de la fortaleza, izándose la bandera tricolor de la Gran Colombia.

De aquí podemos sacar una triste anécdota, el 7 de noviembre de 1812 Aymerich venció en una de sus primeras batallas en este mismo lugar de Panecillo y diez años más tarde en 1822, tuvo que arriar la bandera de España en ese mismo lugar.

Melchor Aymerich abandonó el país el 22 de diciembre con pasaporte y acompañado de su familia. Don Juan Illingworth (general y comandante general de departamento marítimo) le rindió honores militares y le acompaño hasta que subió al buque.

El mismo dijo que los independentistas le habían pedido que viviera a su lado y se quedara con ellos. De Guayaquil partió para Panamá y después a Cuba, pasando a vivir en esta isla. En Cuba ocuparía el puesto de subinspector de tropas.

En el año de 1823 solicitó el ascenso a teniente general, concediéndoselo al año siguiente la reina doña María Cristina y con un sueldo de 750 escudos anuales de pensión por retiro.

Melchor Americh falleció en la Habana el 11 de octubre de 1836 a los 82 años de edad. Sería sepultado junto a su esposa fallecida en el mismo año, fue enterrado en la necrópolis de la Habana. Bóveda de la Epístola- Segundo tramo.

Melchor Aymerich fue el último presidente de la Real Audiencia de Quito, cargo que había sido establecido por el conquistador Sebastián de Benancázar en 1534.

Actualmente existe una avenida en Quito con su nombre a los pies de la montaña de Panecillo.

ÚLTIMOS PRESIDENTES DE LA REAL AUDIENCIA DE QUITO

Luis Héctor, barón de Corondenet 1799-1806

Manuel Urriez, conde Ruiz de Castilla 1806-1812

Toribio Montes 1812-1817

Juan Ramírez de Orozco 1817-1819

Melchor Aymerich 1ª vez 1819-1821

Juan Cruz de Mourgeon 1821-1822

Melchor Aymerich 2ª vez 1822

Capitulación 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados