Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Rafael Zornoza Boy
Martes, 18 de abril de 2017
Por Don Rafael Zornoza Boy (Obispo de Cádiz y Ceuta)

Un resplandor sin igual

Guardar en Mis Noticias.

“Cristo asume nuestra miseria hasta el punto de abrir para el mundo un proceso
de auténtica liberación y un fermento de transformación de una nueva luz”

A veces necesitamos cerrar los ojos para ver; aunque hay que mirar adentro, con sinceridad. Sólo los muy valientes se atreven. Dicen los exploradores más aguerridos que donde más miedo han pasado no ha sido escalando altas cumbres sino descendiendo a las profundidades de la tierra ¿No será que el infierno no se halla, en realidad, debajo de la tierra sino en el fondo de nosotros mismos? ¿No será –quizás— que ésto es lo que nos impide pararnos y pensar, como le sucede al camionero embalado, que no frena porque se le echaría la carga encima? Dicen que en el seno materno los bebés tienen los ojos cerrados y es al nacer cuando los abren ¿No será también nuestro despertar como una especie de alumbramiento? Pero esta iluminación interior sólo puede suceder en aquellos que prefieren la vida –aunque sea incómoda y expuesta- y luchan por salir. En aquellos que su amor a la Luz-Verdad es más fuerte que su miedo a lo desconocido. “Para esto he venido al mundo: para que muchos que están ciegos vean y muchos que creen ver queden ciegos”, dijo Jesús al curar al ciego de nacimiento (cf. Jn9,39)


“Dios me cerró los ojos y ahora puedo ver”, canta el esclavista inglés del siglo dieciocho que compuso la famosa Amazing Grace cuando ya, viejo y ciego, da gracias a Dios por su Maravillosa Gracia que le ha hecho convertirse a Cristo. No es casualidad que el genial Terrence Malick ponga en labios del protagonista de su película El árbol de la vida la pregunta acerca de la gracia y la naturaleza –lo que nos es dado y lo que está determinado en nuestra vida, lo misericordioso y lo cruel, la generosidad y el egoísmo- al tiempo que la luz baña el rostro de la madre que ama más allá de la naturaleza.


Es la luz de la Resurrección, la luz pascual, “FOS KAI ZOE” –la Luz y la Vida en griego- cuyo recuerdo llenaba de inscripciones los sepulcros de los primeros cristianos. Porque hay Uno de nosotros que ha bajado a las simas del infierno que está dentro de cada ser humano y ha regresado victorioso. Los que le siguen no caminan ya en tinieblas sino que pueden decir como Solzhenitsyn - el autor de Archipiélago Gulag, Premio Nobel de Literatura el año 1970 - en medio del infierno del hambre, del hacinamiento y la desesperación general del campo de concentración soviético: “Miro, estremecido por el agradecimiento/ mi vida. No es mi razón ni mi voluntad/ lo que ilumina cada una de sus grietas/Es un sentido Superior, un resplandor sin igual/ que finalmente comprendí. Tu rostro, oh Cristo resucitado” (Oración, 1952).


Cristo asume nuestra miseria hasta el punto de abrir para el mundo un proceso de auténtica liberación, un fermento de transformación hasta el alumbramiento de “un cielo nuevo y una nueva tierra” (Apc 21, 1-5). Nos redime del pecado y de la muerte y cada vez que oramos - “¡Ven, Señor Jesús!”, “¡que venga tu Reino!” -, reflejamos el anhelo de la Pascua que anticipa el futuro de la promesa.


¡Qué gozo ser amigos íntimos de Dios! ¡Que alegría desbordante de ser hermanos y saborear intensamente la experiencia de la libertad!. Pero también de aquí brota el compromiso, el esfuerzo por encaminar la historia en la transformación de Dios.


La experiencia de Cristo Resucitado –si hemos muerto al pecado y vivimos para Dios— nos impulsa a la renovación de la sociedad. Cristo, vencedor de la muerte, es el Salvador del mundo, y quien “come la Pascua” también “sufre” como Él la entrega de la vida en la “pasión” de la humanidad presente. Él es la primicia de una gran cosecha. Queda atrás la tumba vacía para que, asomándonos primero a todos los sepulcros del mundo, podamos escuchar después el testimonio martirial de los amigos que convivieron con el Señor Resucitado, que ya vive para siempre. De nuevo “los ciegos reciben la vista y los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos son resucitados y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia” (Mateo 11,5). Porque el bien eterno que nos orienta mantiene en nosotros el germen de una humanidad nueva que transforma la existencia si somos la “luz y la sal de la tierra”, esto es, fermento y levadura. Como un puntual despertador, el Aleluya pascual, retumba exultante año tras año y nos estremece: “Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos y Cristo te alumbrará” (Ef 5,14).

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados