Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Paulina Rodríguez
Miércoles, 19 de abril de 2017

La participación de Barceló queda suspendida en una línea entre el tráfico de influencias y los “favores”

Guardar en Mis Noticias.

El exdiputado y exgerente del Partido Popular, Jesús María González Barceló, también ha sido otra de las personas señaladas a lo largo de la larga investigación llevada a cabo en torno al proceso de adjudicación de viviendas en la ciudad. Una investigación que pinchó en hueso puesto que, según se refleja en el sumario, no se lograron encontrar indicios racionales que determinaran su participación en el, supuestamente, irregular procedimiento de adjudicación de viviendas.

Eso sí, en la instrucción también se puntualiza que la situación de Barceló se encuentra en “una línea limítrofe muy pequeña entre lo que se establecería como un presunto delito de tráfico de influencias y lo que el propio Barceló calificó como “favores”. 


De hecho, el sumario se centra en determinadas conversaciones telefónicas en las que se ponen en evidencia llamadas solicitando “favores personales” que el exdiputado trata de solventar. 


Una de esas llamadas estuvo protagonizada por Barceló y por el diputado en el Congreso, Juan Bravo. La solicitud del primero para que un joven pudiera entrar a trabajar como vigilante de seguridad en el nuevo centro penitenciario fue negada por Bravo, todo ello de una manera “bien solventada y argumentada”. 


Al margen de ello, para la instrucción sí resulta contradictorio cómo el propio Barceló llegara a afirmar que casi no tenía contacto con López, a pesar de que en el informe de las llamadas que sustenta una parte de la trama de Emvicesa sí constata que el exgerente del Partido Popular realizó varias al teléfono de López. 


El exgerente del PP, citado a declarar en enero, explicó que el motivo de la destitución del exviceconsejero de Vivienda vino justificado a raíz de que Barceló obtuviera información, de un policía local, sobre que para obtener una vivienda de Emvicesa “estaban pidiendo la cantidad de 3.000 euros”. Un hecho que Barceló comunicó, según su testimonio, al presidente de la Ciudad. 


En la instrucción se pone de relieve otra paradoja: la intención de Barceló de defender a López  al decir “que este no era nadie para otorgar VPO y que como responsable estaría la Comisión”. “Lo llamativo es quiere defender a López cuando él pidió su destitución”, cuestiona el sumario.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados