Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Paulina Rodríguez
Viernes, 21 de abril de 2017

El Gobierno de la Ciudad niega que en Ceuta haya un “rebrote xenófobo”

Guardar en Mis Noticias.

El diputado de la coalición Caballas, Juan Luis Aróstegui, fue el encargado de defender las dos propuestas que su grupo político llevó al Debate del Estado de la Ciudad. Una de ellas, relacionada con la necesidad de impulsar una movilización pedagógica “en defensa de los principios y valores democráticos, y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, para combatir con determinación hasta erradicar todo tipo de comportamientos racistas o xenófobos”.

La exposición de motivos de la propuesta se centraba en cuestiones como “la conjunción de diversos factores económicos y sociales, de enorme impacto y envergadura, que están debilitando los principios esenciales sobre los que se ha construido la civilización democrática. El proceso de implantación de una ética universal sintetizada en la Declaración de los Derechos Humanos parece haber sufrido un brusco frenazo. Donde se tendían puentes, ahora se levanten muros. Donde se unían brazos, ahora se separan con alambres de espinas; donde había compasión, ahora se prodiga el egoísmo y el desdén hacia el diferente”. 


Sobre todo ello, Aróstegui insistió en que los ceutíes “no somos espectadores” ya que “eso pasa en Ceuta también”. De hecho, afirmó que en la ciudad había un “rebrote xenófobo”. “¿No se asustan cuando ven una muchedumbre enardecida diciendo menos inmigrantes, más policías y fuera los MENA? Eso no puede pasar como si fuera una pequeña gamberrada, es un signo de que cada vez hay más conductas racistas y esto no puede considerarse un problema menor”, subrayó Aróstegui quien, además, demandó a la Asamblea que fuera “beligerante” puesto que “no valen ambigüedades, no valen discursos medidos cuando está en juego los cimientos de nuestra forma de ver la vida. Tenemos que aprender a convivir”. 


Sin embargo, y de manera “taxativa”, el Gobierno de la Ciudad rechazó el planteamiento de los localistas. El portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Emilio Carreira, se negó a calificar “de rojos a quienes se citan para defender a los inmigrantes o de fachas a quienes lo hacen con otra motivación”. “Todos los ceutíes son solidarios y, la inmensa mayoría, buenas personas”, aseveró. 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Lunes, 24 de abril de 2017 a las 12:47
Said
Si!! Pareces un buen maestro de la literatura por lo cual tienes el Arte de trasmitir y engañar a la sociedad con palabras maliciosas de tu propio ego y enfermiza mente, está claro que es una contagiosa doctrina la que te enseñaron .
Prefiero mil veces tener frente a mi a una persona que me amenaza por querer quitarme mis pertenencias a un ser como tú que difunde la discordia entre los seres desde la mas temida oscuridad.
Hipocrita y arrogante esta seria tu mejor perfil .
Fecha: Sábado, 22 de abril de 2017 a las 11:27
Silvio Ageloff
Para los no iniciados, Stefan Zweig fue un escritor austriaco, judío, que escribió, aparte de otros interesantes libros, una especie de Memorias que llevan por nombre "El mundo de ayer". Quien desee pasar unas horas deliciosas leyendo a un enorme escritor, no debería dejar pasar sin leer esta obra. En ella se recogen sus vivencias y andanzas desde su primera juventud hasta la entrada de Alemania en la II Guerra Mundial y la anexión de Austria. El corolario del libro es el lamento del escritor por un mundo -su mundo- que se escapa y desaparece de su vida y la llegada de un nuevo orden de la mano del nazismo, orden que trastoca ese mundo que él conoce y ama y lo obliga a huir, y finalmente, en Brasil, se suicida. Respecto del mundo que vivimos y conocemos desde el final de la guerra en 1945, ese mundo está desapareciendo, siendo sustituido por otro cuyos autores están llegando desde países islámicos y de la negritud. Con sus costumbres, formas de encarar el futuro, su religión, modos y modas, etcétera, están fagocitando nuestro mundo, produciendo un vuelco demográfico en nuestras sociedades. LEAN:
www.alertadigital.com/2017/04/21/londonistan-423-mezquitas-y-500-iglesias-cerradas/

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados