Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Pueblo
Jueves, 20 de abril de 2017

La pelota ya está hundiendo el tejado

Guardar en Mis Noticias.

El delegado del Gobierno parece que no da abasto para apagar los incendios que se originan, casi a diario, en torno a la frontera y el paso de porteadores. Un problema que ya sabemos que no es nuevo, puesto que se ha estado cocinando durante años y ahora ha estallado en las manos de Nicolás Fernández Cucurull, salpicando todo lo que hay alrededor. La crítica es fácil y dardos hay muchos para apuntar a una diana que se hace cada vez más grande al mismo ritmo que crecen las colas de vehículos en la frontera. No obstante, no se ha cejado en el empeño de intentar paliar los problemas derivados del comercio del porteo. Primero los que surgieron por el Tarajal II, y ahora por la frontera. Delegación del Gobierno ha anunciado que tratará de filtrar a los vehículos que entran a Ceuta para poder rebajar su número. Primero se están parando a los que no cumplirían la ITV, es una forma, pero desde luego hay que intentar rebajar la presión sobre la frontera como sea, porque lo único que está claro es que la ciudad no puede soportar este tráfico en un paso fronterizo cuyas dimensiones son limitadas. Esta realidad hay que asumirla y aceptarla para trabajar en base a ella, sin castillos en el aire y sin querer hacer juegos de malabares. Ya hay demasiadas pelotas en juego y no es momento de tenerlas todas bailando, si no de fijar prioridades y trabajar en base a las mismas. La frontera es un problema en toda su extensión ante el que se necesita de un frente común por parte de las administraciones que se encuentran a este lado que debe contar con el respaldo inequívoco de Madrid. La frontera es un problema que tienen que tener muy presente también en el parlamento. Ceuta, ahora afectada de lleno por esta actividad del porteo, ya no puede mirar para otro lado, la pelota está en su tejado y lo está hundiendo. Pero también hay que poner en valor que se está trabajando para intentar solucionar este problema para el que, sin duda, no hay varitas mágicas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados