Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El Pueblo
Lunes, 8 de mayo de 2017

No nos molesten que estamos suicidándonos

Guardar en Mis Noticias.

Al suelo, que vienen los nuestros”, solía decir el ministro Pío Cabanillas, un político con tanta experiencia y de vez en cuando tan buen juicio que aún hoy día sus consejos deberían ser oídos con atención por sus compañeros de la derecha. La frase no ha perdido vigencia, ya que podemos aplicarla con total propiedad a la política actual. Y es que cada día es mayor la sensación de que en el Gobierno de Vivas están indecisos si elegir su muerte política con guillotina, silla eléctrica, o la horca, e incluso la “vieja guardia” parece más partidaria por el garrote vil. No obstante, todo parece indicar que finalmente van a optar por hacerse el harakiri, que quizá sea una muerte mucho más elegante y virtuosa. Los miembros del Ejecutivo ceutí, con su presidente a la cabeza, tienen cada vez más parecido con los caballeros nipones, aunque lejos de la idea del honor, que se ha devaluado a mínimos en estos tiempos, su motivación se centra en ganar cuotas de poder.

No obstante, aparte del problema de sus actuales guerras intestinas, los populares llevan tiempo de mal en peor, pasando del error al desastre con una precisión envidiable y sumiéndose en una espiral paralizante de denigración de todo lo suyo. En este sentido, a no ser que sea solo torpeza política, es una evidencia que la estrategia de comunicación del Gobierno está resultando contraproducente y no lleva a otra cosa que a la pérdida de credibilidad y reputación. El PP que parecía hermético pese a los escándalos va siendo cada vez más un polvorín, por lo que Vivas no puede seguir con su ceguera ante la situación que le rodea y desde dentro debe comenzar a quemar muchos rastrojos, por su bien y el de su partido. De lo contrario, la otra opción es colgar un cartel que diga: “No nos molesten que estamos suicidándonos”.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados