Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El Pueblo
Miércoles, 14 de junio de 2017

En la frontera, como en Fuenteovejuna, todos a una

Guardar en Mis Noticias.

Para abordar el problema fronterizo es imprescindible hacerlo desde un frente común. Ninguna administración puede afrontar en solitario una situación de la importancia, trascendencia y complejidad de la que se vive ahora mismo en el paso del Tarajal, colapsado de vehículos y personas por su incapacidad para absorber el tránsito actual derivado del transporte de mercancáis entre Ceuta y Marruecos. Por eso, resulta paradójico que se quieran buscar fisuras en las actuaciones de una y otra administración frente a un problema que, a las dos, atañe por igual. Ejecutivo y Delegación del Gobierno deben ir de la mano en su búsqueda de soluciones para dar fluidez al paso fronterizo y, por ende, a la N-352. Buscar lo contrario es enredar una situación de la que nadie saldría beneficio, al menos, en lo que al interés general se refiere. Por eso, también hay que dejar trabajar a las administraciones cuando han demostrado que lo están haciendo. Y es que, Roma no se conquistó en un día, aunque muchos pretendan que así sea cuando de la frontera de Ceuta se trata. Las soluciones fáciles no existen y en el Tarajal se ha demostrado después de muchos intentos que han fracasado. Pero eso no debe ser óbice para desistir ni para no dar su tiempo a las administraciones para que tomen medidas y estas demuestren si son eficaces o no. De no serlo, habrá que seguir buscando alternativas. Eso está claro, pero la crítica por la crítica no es ni la alternativa, ni la solución, sino una piedra más en un camino que ya está suficiente empredado. Un camino en el que se necesitan más manos para ayudar y menos para estrangular. Y ese es un ejercicio que deben hacer todos, no sólo las caras visibles de las administraciones. Por eso, como proclama la célebre obra de Lope de Vega, como en Fuenteovejuna, en el Tarajal todos deben ir a una.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 14 de junio de 2017 a las 20:50
almendra
Que bochorno de artículo.

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados