Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
J.M.R.G.
Domingo, 16 de julio de 2017

La Almadraba honra a la Patrona de los marineros en una intensa jornada festiva

Guardar en Mis Noticias.

Cientos de ceutíes se dieron cita en los aledaños de la Capilla del Carmen para participar en esta tradición de 76 años

La Almadraba puso ayer el broche de oro a todos los actos organizados en honor a la Virgen del Carmen con la tradicional misa y posterior procesión de la imagen por las zonas aledañas a la Iglesia de la Almadraba.


La jornada comenzó desde muy temprano con un día espléndido que invitó a muchos ceutíes a acercarse hasta esta entrañable barriada de pescadores para celebrar con ellos la onomástica de la Patrona de los marineros.


Durante toda la mañana, la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen permaneció abierta recibiendo la visita de muchos fieles, mientras los integrantes de la cofradía se afanaban por terminar de adecentar el pequeños paso en el que finalmente procesionó.


La procesión de ayer puso el punto y final a una intensa semana de actos que dio comienzo con el Solemne Quinario que desde el pasado martes día 11 y hasta el sábado 15 se vino celebrando en el ‘Monte Carmelo Ceutí’, tal y como así se define a la Capilla de la Almadraba, y durante el que se ha contado con un masivo seguimiento de feligreses.


Este año, los integrantes de la cofradía han querido resaltar en el cartel anunciador la solemnidad del Carmen, obra de Óscar Muñiz, 76 años manteniendo una tradición, con el que se ha querido reflejar el profundo seguimiento que tiene esta devoción Mariana en la popular barriada de la Almadraba y el respeto y reconocimiento, así como ese fomento y amparo de las costumbres y tradiciones ceutíes.


Ayer desde muy temprano, prácticamente con las primeras luces del alba se abrian las puertas de la Capilla para recibir a los cientos de feligreses que quisieron colaborar con su ofrenda floral para que la Virgen en su características andas, en forma de embarcación, fuera con el excelso ornato que se merece.


Llegaron devotos de la Almadraba, devotos ceutíes de otras barriadas, y devotos venidos desde la península. No en vano tal y como reconocía Damián  García, durante el Quinario ya participaron personas que se residen en la península, en Andujar Jaén, en Estepota, Huelva, en Barcelona capital, en Rubí, en Mataró, en Puerto Real, en Algeciras y en otros tantos lugares que “en el día de hoy quieren peregrinar a ese Monte Carmelo Ceutí como le digo que así consideramos a la Capilla de la Almadraba”.


Poquito a poco ayer se transformó la fisonomía de la Almadraba, se comenzó a restringir la entrada de vehículos a la playa para poder preparar la Eucaristía que se celebró en la misma por la tarde, se colocaron 300 sillas, se levantó un altar provisional donde diferentes presbíteros, sacerdotes y diáconos, concelebraron en la Eucaristía. La empresa concesionaria de la limpieza se volcó con efectivos para que todo reluciera como se merece. 


Así pues, a las 19:45 horas se abrían de nuevo las puertas de la Capilla, y al son del Himno Nacional tocado por la Agrupación Musical de Nuestro Padre Jesús Caído y Virgen de la Amargura, saldrá el paso de la Virgen comenzando así la procesión, siendo llevada por porteadores jóvenes y veteranos que no quieren jubilarse y soltar el palo mientras puedan con él, mientras las primeras autoridades del protocolo de la Ciudad, y representantes de otros estamentos hicieron acto de presencia con el fin de arropar a la cofradía.


La imagen fue trasladada hasta la playa adyacente y allí se ofició la Sagrada Eucaristía. El Coro de la Hermandad del Rocío participó de todos los cantos litúrgicos, a continuación tuvo lugar el acto emotivo de la bendición del agua, introduciéndose la imagen del Carmen en el agua, rezándose por aquellos que han fallecido en el mar, siendo uno de los momentos más emotivos porque se vio cómo las embarcaciones pesqueras, deportivas y recreativas, e incluso de la Guardia Civil del Mar y de la Cruz Roja, se acercaron y rodearon el paso de la Virgen y cómo las lágrimas derraman por las mejillas de prácticamente la totalidad de los presentes. 


Y así una vez que la imagen salía del agua comenzaba la procesión terrestre por las barriadas, por las propias de la Almadraba, Villa Aurora, 12 de Diciembre, Miramar y Juan XXIII, y sobre las 23.30 horas, como ya es costumbre fijada, volvía la imagen a la Capilla no sin antes haber bendecido a toda la Almadraba y a los presentes.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados