Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Lunes, 17 de julio de 2017

La viuda de ‘Kokito’ quería reclutar a las ‘leonas’ del yihadismo en Ceuta

Guardar en Mis Noticias.

Un reportaje del periodista de EL MUNDO Lucas de la Cal pone de relieve los intentos de captación de chicas ceutíes para trasladarlas a Siria

El periodista Lucas de la Cal, del diario EL MUNDO, ha publicado en la edición de ayer del prestigioso rotativo una visión inquietante sobre la ceutí Asia Ahmed Mohamed, viuda del denominado ‘decapitador de Castillejos’, el yihadista marroquí Mohamed Hamduch, alias ‘Kokito’.


En efecto, esta mujer, Asia, que se trasladó a Siria, de donde ha vuelto embarazada de otro terrorista también muerto, trataba de realizar captaciones, tal y como señala Lucas de la Cal en EL MUNDO, de chicas jóvenes, fundamentalmente de Ceuta. El periodista ha realizado un impresionante trabajo, centrado en lugares cercanos a Ceuta, como Castillejos -a tres kilómetros de la frontera- y también en Rincón de Mdiq, así como con contactos el la barriada Príncipe Alfonso.


Narra el periodista que ha contactado con una chica del barrio del Príncipe, “con velo y gafas, que masca un chicle de fresa”. Aparece, explica el reportero, “con un testimonio valiente, contando cómo su vecina quería llevarlas a sus amigas y a ella a la guerra”.


Desde la Audiencia Nacional, una vez que Asia estuvo en manos de la Guardia Civil, extraditada desde Turquía, se dictó prisión incondicional. Tanto para ella como para Fátima Akil Laghmich, también viuda de otro combatiente del Estado Islámico, Mourad Kadi, que fue arrestada en Turquía cuando pretendía llegar a España junto a su hijo de tres años.


La mujer de Kokito abandonó España en marzo de 2014 para llegar a Siria y contraer matrimonio con el decapitador de Castillejos, con quien tuvo un hijo, y, un mes más tarde, Fátima Akil y su hijo de corta edad se trasladaron a Siria para encontrarse con su esposo. De su estancia Siria se conoce que Kokito le regaló a Asia Ahmed el día de la boda un cinturón de explosivos.


Una de las chicas ceutíes a las que intentó reclutar Asia explicaba su experiencia a Lucas de la Cal para el diario EL MUNDO: “Tenía 17 años cuando empezaron a escribirme mensajes privados desde dos cuentas de Facebook con la foto de perfil de un león. Lo hacían en árabe y a veces también en español. Querían saber cómo estaba mi familia, si mi hermano había vuelto a El Príncipe o si mi padre había encontrado trabajo. Después vinieron los vídeos, donde las mujeres cantaban y celebraban, y los pasajes del Corán. Decían que eran las leonas y me preguntaban que si era buena musulmana y que si quería riquezas, me decían que se me iban a abrir las puertas del Paraíso. Yo no entendía nada, pero parecía divertido lo que hacían. Un día, una compañera del instituto me dijo que ella también recibía esos mensajes, y que la que estaba detrás se llamaba Asia. Como era de El Príncipe, nos conocía y le dijo que su esposo, un gran guerrero que liberaba a la gente, tenía un amigo muy guapo que se quería casar con ella. Que estaba lejos, pero que debía ir con amigas a Casablanca y desde allí la ayudarían a llegar. Se refería a Siria”. También explica el periodista que “un poco más tarde, a 24 kilómetros de allí, más adentro de Marruecos, en la veraniega ciudad de Rincón, otra joven que vivía en El Príncipe en Ceuta da más detalles de cómo una mujer de su barrio ha intentado reclutar a chicas para unirse a la yihad. “Sí, seguro que era Asia la que escribía. Siempre con cuentas falsas. Siempre contactando con chicas, muchas casi niñas de colegio. Todas lo pensamos pero allí nadie te lo va a reconocer. De esos temas nunca se habla. Ni entre nosotras. Ni con la familia. Si te intentan comer la cabeza. Si te prometen una buena vida con lujos, hijos y un marido. Si te enseñan lo malos que son los infieles contigo. Esas conversaciones y confesiones están prohibidas, por lo menos en la calle”. Su testimonio, recalca el reportero, “es necesario para conocer la verdadera historia de Asia Ahmed Mohamed, la española de 26 años que se unió al Daesh por amor a un muyahidín que cortaba las cabezas de sus enemigos para después coleccionarlas y fotografiarse con ellas”.

 

Los contactos de Asia a través de internet para tratar de radicalizar chicas ceutíes

 

El miedo y el silencio son las claves en las que se mueven las muchachas que han accedido a contar sus experiencias, a través de internet, en el contacto que realizó Asia, la viuda del ‘decapitador de Castillejos’, tratando de que se unieran a la causa terrorista del Daesh, el autodenominado Estado Islámico. En todo caso, estas chicas vivían en una situación extraordinariamente compleja, porque no se atrevían a poner de manifiesto la presión a la que estaban siendo sometidas. Ni siquiera a sus propios familiares les comunicaban los mensajes que supuestamente estaban reciabiendo de la viuda de ‘Kokito’.

 

El Daesh trata de llevar a jóvenes a su territorio de barbarie y asesinatos

 

Sin lugar a dudas, es una de las claves del autodenominado Estado Islámico -consideran el término Daesh despectivo para ellos- el hechoa de que tratan de lavar el cerebro de personas jóvenes, en muchas ocasiones sin recursos, en paro, y a los que se trata de convencer de que tendrán un futuro de heroísmo y gloria, de martiriologio en nombre de una religión que se malinterpreta por parte de los terroristas.


El caldo de cultivo está servido en sectores jóvenes de población que se sienten marginados, en paro, en situación de pobreza y a los que se impulsa a una barbarie sin sentido.

 

‘Kokito’, el asesino al que le gustaba fotografiarse con cabezas de ‘sus’ decapitados

 

El afán de notoriedad de ‘Kokito’, el fallecido marido de Asia, le llevó a adquirir una notoriedad insual. Una de sus principales imágenes es en la que aparece con las cabezas de cinco personas, posiblemente militares sirios, y esgrimiento de forma amenazadora un cuchillo, con el que presuntamente habría perpetrado los crímenes.


Se trata de actos de una brutalidad extrema y que han recorrido, mediante las redes sociales y distintas páginas de internet, todo el mundo, dando cuenta de la barbarie.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 17 de julio de 2017 a las 21:06
Balticas
En este caso son dos Nordicas'.., de paz?

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados