Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
V.S.C.
Viernes, 11 de agosto de 2017
SOCIEDAD

La rampa para Manar no se ha construido y su familia la vuelve a pedir

Guardar en Mis Noticias.

Chaida no encuentra una casa de alquiler que pueda pagar e insiste en tener una rampa para que su hija salga de casa

La pequeña Manar aún no dispone de una rampa que le permita salir de casa en su silla de ruedas. La vivienda donde esta niña, de apenas cuatro años, reside con su familia se encuentra en el interior de la laberíntica barriada del Príncipe. La accesibilidad en las calles de esta zona es una asignatura pendiente que impide que Manar pueda salir a la calle con normalidad en la silla donde está postrada. La pequeña tiene una discapacidad del 94% y no puede andar, así que sus padres tienen que cargar con ella para sacarla de casa y que vaya al colegio, pero eso no siempre es posible. Su madre, Chaida, no puede salir con la silla de ruedas sola y el padre de la menor sale a trabajar muy temprano, así que son muchos los días en los que Manar no puede ir al colegio porque los técnicos de transporte adaptado que van a recogerla tampoco pueden dejar la ambulancia sola y salir a buscarla. 


Ante esta situación, hace dos años la madre de Manar inició un periplo por todas las áreas de la Ciudad Autónoma para pedir que se construyera una rampa en la calle donde viven que aún no ha terminado. Hace un año, después de que EL PUEBLO se hiciera eco de esta historia, parecía que la rampa finalmente se construiría pero no ha sido así, en su lugar desde Asuntos Sociales han ofrecido a la familia de Manar integrarlos en el programa de alojamiento alternativo. Así, la familia se debería trasladar a una casa de alquiler que estuviera adaptada a las necesidades de la pequeña. 


Alquiler social
Chaida cuenta que para ella no es una opción dejar su casa que, aunque muy pequeña, es de su propiedad, para pagar un alquiler que, asegura, no pueden afrontar porque sus ingresos son pequeños. “Para que la casa esté adaptada, me piden hasta ochocientos euros y no los podemos pagar”, traslada a EL PUEBLO. “Sólo quiero que pongan una rampa, pero me dicen que me olvide porque desde Fomento aseguran que no es posible”, afirma Chaida que se muestra desesperada: “Ya no se qué hacer, he hablado con todo el mundo y nadie hace nada”. 


Esta madre, que ve como se acerca el inicio del curso escolar sin que se haya construido la rampa prometida, hace un nuevo llamamiento para que la situación de su hija sea tenida en cuenta por la administración. “No nos hacen caso”, lamenta, para señalar que, si no es posible hacer una rampa más amplía, al menos en parte de la calle. Según señala, desde el Imserso han valorado la posibilidad aunque finalmente se descarta por la Consejería de Fomento.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados