Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Julio Basurco
Sábado, 12 de agosto de 2017

¿Qué opinas tú?

Guardar en Mis Noticias.

Hace unos días, asistimos a un nuevo capítulo de la serie de mentiras del Partido Popular. Tras la entrada en Ceuta de cerca de doscientos inmigrantes, el Delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, corrió a señalar la actitud violenta de los mismos, culpándoles de la lesión de un policía. Horas más tarde, una grabación nos mostraba la verdad: el único comportamiento, digamos, “no pacífico”, había sido el de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y el agente en cuestión se lesionó al caer al suelo tras lanzarle una patada a un subsahariano a la carrera.


Al igual que tras el 6 de febrero de 2014 (muertes de la playa del Tarajal), Delegación de Gobierno mintió; al igual que tras el 6 de febrero de 2014, el Delegado de Gobierno no ha dimitido tras demostrarse que nos ha mentido; al igual que tras el 6 de febrero de 2014, el PP y quienes razonan de la misma forma jugarán la carta del “Ellos” contra “Nosotros”: o apoyamos sin rechistar todo lo que en materia de inmigración hagan Gobierno, Policía y Guardia Civil (“Nosotros”) o estamos con el “enemigo invasor” (“Ellos”). Es decir, o eres un imbécil que se amputa su propia capacidad crítica, o eres un traidor a España. Complicada elección.


Aún a riesgo de que muchos me incluyan en la segunda categoría, intentaré demostrar que optar por un mínimo de reflexión no tiene porqué ser algo tan antipatriótico. Y es que creo, sinceramente, que mostrar reticencias hacia la vulneración de Derechos Humanos como método de “protección” de frontera y estar en contra de que el representante del Gobierno Central utilice la mentira para justificar su inoperancia e infundir odio contra el colectivo migrante constituye, por el contrario, una actitud en defensa de los principios democráticos, de nuestro espíritu constitucional y del Derecho Internacional. Y el patriotismo sólo puede ser patriotismo si respeta la Democracia y el Derecho. Por ende, nada más patriótico que señalar a quienes nos engañan y que exigir respeto por los Derechos Humanos.


Superado el primer falso dilema, vamos con el otro debate que se abre cada vez que alguien levanta la voz para exigir una política migratoria más humanitaria. Entre los partidarios de que todo siga tal como está (o de que incluso se imponga más “mano dura” a base de cuchillas, disparos, vallas y golpes), podemos distinguir entre dos grupos. El primero sería aquel cuya capacidad de raciocinio sólo alcanza a la pronunciación de cuatro palabras: “Mételos en tu casa”. Con esta fauna resulta obvio que la argumentación es un ejercicio inútil. No obstante, el segundo grupo es distinto. Amparándose en un sentido común (supuestamente irrebatible) fundamentado en que “las fronteras tienen que existir y hay que protegerlas”, reconocen las injusticias que conlleva el actual orden geopolítico. Sin embargo, cuando nos encontramos ante un episodio como el de hace unos días, su crítica nunca es contra dicho orden, sino contra el crítico con dicho orden, al que se le acusa de pontificar y berrear, pero sin capacidad de presentar alternativas, puesto que la cruda realidad es que no hay alternativas. No le dicen que meta a nadie en su casa, pero, igualmente, le recriminan su pronunciamiento desaprobatorio cuando se ejerce algún tipo de violencia estatal en la frontera.


En el planteamiento de este grupo hay varias trampas. En primer lugar, hay que decir que por supuesto que existen asociaciones, partidos políticos y colectivos que están cansados de proponer ideas para una política fronteriza diferente. Otra cuestión es que sean ignoradas. Por otra parte, si bien es cierto que la existencia de fronteras puede ser algo, hoy día, inevitable, no es menos cierto que también lo es la inmigración. Los procesos migratorios han existido y existirán siempre. Es una cuestión de enfoque. Si enfocamos el fenómeno desde una supuesta lógica basada en que las fronteras deben “protegerse” a cualquier precio, resultará evidente que quien se posicione en contra de la vulneración de Derechos Humanos no tendrá nada que ofrecer. En cambio, si partimos de la base de que las migraciones son consustanciales al ser humano y que debemos aspirar a un mundo en el que la movilidad humana sea un derecho, entenderemos que el camino no el blindaje, sino el establecimiento de vías legales y seguras (una de tantas medidas expuestas continuamente) para que nadie tenga que jugarse la vida poniéndose en manos de una mafia o saltando por encima de una cuchilla en las alturas. En definitiva, si cambiamos las premisas y los planteamientos, el desarrollo en la búsqueda de soluciones será otro, pues será otro el problema que se desea solucionar.


Dicho todo esto, conviene que no desviemos la discusión cuando hablamos de una actuación policial concreta en Ceuta (o de un Delegado de Gobierno concreto diciendo una mentira concreta). No nos encontramos ante un debate sobre alternativas ni sobre la geopolítica mundial, seamos menos pretenciosos. Estamos ante una simple cuestión de prioridades y jerarquías morales básicas. Casi doscientos inmigrantes han entrado en nuestra ciudad y hemos visto a policías españoles (lo que nos convierte en cómplices) propinándoles porrazos y patadas. Con todo, no han evitado que entren. Yo digo que pegarles está mal, incluso aunque así se evite su entrada. Soy consciente de que diciendo esto no estoy aportando ninguna solución al “problema” de la inmigración, sólo digo que estoy en contra de propinar golpes a personas inocentes como método de “protección de frontera”. Tal vez, mi postura conlleve más entradas. Me hago cargo. Ahora te hago la pregunta a ti: hay gente que en su régimen de prioridades opina que una frontera está por encima de los Derechos Humanos, que las fronteras deben protegerse “a sangre y fuego”, justificando con ello episodios como los del 6 de febrero de 2014, con quince víctimas mortales. Yo opino que no. ¿Qué opinas tú?

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Lunes, 14 de agosto de 2017 a las 20:21
Caballa
Yo opino, que t calles ya que eres muy cansino!!! Mucha palabreja barata y no dices nada ,ni das soluciones así que mejor que t calles.
Fecha: Lunes, 14 de agosto de 2017 a las 14:53
República Ya!
OPINANDO - como de habitual - cívico y responsable:
los muros y concertinas son contraproducentes, ineficaces e inhumanas. Devoluciones ilegales, CIEs concentracionarios y el paro forzoso una lacra capitalista generadora de delincuencia. Represión para hoy y problema multiplicado para mañana, con raíces racistas, supremacistas y religiosas.

Sigo sin encontrar otra solución estratégica que el desarrollo económico - suficiente, equilibrado e independiente - de África y Latinoamérica. Proyecto - rentable y solidario - llamado socialismo. Entre tanto, es preciso que tanta institución y parlamentario, diplomáticos y Organizaciones Internacionales, sean forzadas a romper el bloqueo genocida del Tercer Mundo (claro que habrá que mejorar nuestro propio paisaje político, jubilando a la derechona, con su bipartito y sus prótesis blanqueadoras). Sólo cambiar el mundo de base. Difícil, pero con regeneración de nuestro movimiento, Frente Popular, se puede. Podremos.

A escala táctica y nuestra casuística, urge resolver la liquidación de contradictorios restos coloniales en Marruecos: Ceuta, Melilla y los islotes anexos (de igual modo que reivindicamos la soberanía en Gibraltar).

Respecto a
Fecha: Lunes, 14 de agosto de 2017 a las 14:14
República Ya!
Los muros y concertinas son contraproducentes, ineficaces e inhumanas. Represión para hoy y problema multiplicado para mañana.
Sigo sin encontrar otra solución estratégica que el desarrollo económico - suficiente, equilibrado e independiente - de África y Latinoamérica. Proyecto - rentable y solidario - llamado socialismo. A escala táctica, urge resolver la liquidación de contradictorios restos coloniales en Marruecos: Ceuta, Melilla y los islotes anexos (de igual modo que reivindicamos la soberanía en Gibraltar). Respecto a la narcotiranía alahuita, las plazas deben resolver su estatus (ciudades bereberes, rifeñas francas, independientes o marroquíes) mediante autodeterminación, quedando pendiente la protección de las Canarias y de la RASD del Sahara Occidental.
Como principios garantistas universales están los de acogimiento de las migraciones económica y política, con deber de asilo a refugiados. Ningún ser humano es ilegal, ni dueño de la tierra, sólo su hijo.
Con República, la obcecación brutal no ocurriría.
Fecha: Sábado, 12 de agosto de 2017 a las 16:31
1q84
Según tú forma de razonar, que ya dices no aportas idea alguna para solucionar el problema, si creas una puerta muy peligrosa, pues haces de las mafias los verdaderos garantes de eso que determinas "..aspirar a un mundo en el que la movilidad humana sea un derecho" . Deberías leer más, pensar más y sobretodo leer dos veces lo que escribes, pues "yo opino" que no tienes claras tus prioridades sociales, aunque las políticas están claras.

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados