Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carlos Verdejo Ferrer
Jueves, 17 de agosto de 2017

Hablando claro del burkini

Guardar en Mis Noticias.

En los últimos días y durante todo el verano, el uso de esta prenda ha sido tema de conversación entre los ceutíes, ascendiendo desde el nivel de chisme de vecindad hasta el de asunto de relevancia política.

 


No obstante y pese a la radical defensa que los partidos más religiosos de la ciudad hacen del burkini, resulta bastante evidente si atendemos al raciocinio, que este ropaje machista censurador del cuerpo de la mujer, debería estar taxativamente prohibido no sólo en las piscinas del Parque Marítimo del Mediterráneo, sino en cualquier espacio público, como las playas españolas (no entraré en las de Marruecos o Arabia Saudí).

 


¿El por qué de la necesidad de prohibirla? Muchas son las razones pero la principal es por frenar el fomento del machismo. Para comprender esto debemos preguntarnos para empezar, ¿qué lleva a una mujer a querer usar burkini? No todas las mujeres que lo usan tienen necesariamente detrás un marido controlador que las presiona, sino que muchas lo utilizan en ejercicio de su presunta libertad. El burkini surge como obediencia a los preceptos coránicos que hablan de la vestimenta de la mujer, indicando que éstas deben ir tapadas en público (no así el hombre). Esa es la esencia, de ahí viene todo este jaleo, de ese libro sagrado escrito en el contexto de una cultura de hace no pocos siglos.

 


Que se imponga esa vestimenta exclusivamente a las mujeres (y por los motivos expuestos en el Corán) es discriminatorio y en la España del siglo XXI, debemos respetar las religiones, pero sólo si se adaptan a los fundamentos de nuestra cultura occidental cada vez más laica e igualitaria. Por lo tanto, si lo que queremos es progresar y no caminar hacia atrás, debemos acoger a las religiones exigiéndole a todas y cada una de ellas que erradiquen (entre otras cosas) cualquier atisbo de discriminación hacia un sexo u otro.

 


Respecto a esas mujeres que dicen vestirlo porque “libremente” lo quieren, reflexionemos con una dura pero clara comparación. Si una mujer recibe malos tratos por parte de su marido, pero quiere seguir conviviendo con él sin que nada cambie… ¿no debe intervenir el Estado para frenar las agresiones? ¿Debe mirar hacia otro lado asuntos sociales simplemente porque esa mujer desea que le sigan pegando “libremente”? ¿Hasta cuándo vamos a creernos que todo eso realmente es libertad? En España no debe existir la libertad para aceptar el machismo. Con el machismo, tolerancia cero.

 


La esencia del burkini es la misma, la sumisión. Algunos podrán entender esto, otros serán incapaces por la losa tradicional o religiosa con la que cargan a la hora de comprender el mundo. Pero los que nos identificamos con el progreso, no debemos tolerar este tipo de prendas. La gravedad del asunto es mayor si atendemos a lo educativo y en concreto, a la infancia. ¿De verdad queremos que los niños perciban como normal de nuestra civilización el uso del burka o el burkini? ¿Se han parado a pensar en todo lo que ello fomenta tanto en los hijos de esas madres como en los críos que simplemente observen?

 


La libertad para decidir usar burkini no es libertad, sino esclavitud. En Francia ya se prohibió el burka y no lo hizo precisamente un gobierno conservador. El ya exprimer ministro Manuel Valls, para defender esta medida alegó al lema francés: “Liberté, Égalité, Fraternité”. ¿A qué esperamos para imitarles en España?

 


Por la parte que le toca a Ceuta, cada vez se ven más burkas y burkinis por la ciudad, ¿ese es el futuro que queremos? ¿A qué espera el presidente para prohibir el uso del burkini en el Parque Marítimo? Señor Vivas espabile… o váyase, pero no nos siga vendiendo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados