Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Luis Mauricio
Martes, 5 de septiembre de 2017

Fernando de Leyba Vizcaygaña (Ceuta 1734-1780) San Luis, Misuri capitán de Infantería del Regimiento de la Luisiana

Guardar en Mis Noticias.

Sobre este personaje ceutí ya hemos escrito en este diario EL PUEBLO DE CEUTA,  con  fecha del 09.12.2016.


El motivo del presente no es dar de nuevo una detallada explicación sobre la batalla de San Luis, ni compararlo con el que fue su jefe don Bernardo de Gálvez, político, militar y 49 Virrey de Nueva España nacido en Macharaviaya, Málaga. Donde se le hacen grandes homenajes y hay calle y plaza con su nombre.


Fernando de Leyba nace en Ceuta un 24 de julio de 1734, siendo bautizado en la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios el 27 del mismo mes y año.


Sus padres fueron don Jerónimo de Leyba y Córdoba capitán de Infantería, natural de Antequera Málaga y doña Josefa Vizcaygaña nacida en Ceuta el 2 de marzo de 1710.


En 1767 Fernando de Leyba casó con doña María de la Concepción Zasar, de este matrimonio nacieron dos hijas María Josefa y Margarita (Rita).


Entre sus destinos estuvo la plaza de Orán, defensa de la plaza de la Habana en 1762 donde fue tomado como prisionero de guerra por los ingleses durante la defensa del morro.  Guerra anglo-española (1761-1763)


En 1768 fue ascendido al grado de capitán dándosele el mando de una compañía del regimiento de La Luisiana, regimiento con base en Nueva Orleans.


En 1772 se encontraba como comandante de puesto en Nuestra Señora de Arkansas en la (Alta Luisiana).


En 1778 fue nombrado gobernador de la Alta Luisiana.


La guerra de la independencia de los Estados Unidos: Esta guerra fue un conflicto que enfrentó a las trece colonias británicas originales en América del Norte, contra el reino de la Gran Bretaña. Ocurrió entre los años 1775 y 1783 que terminaría con la derrota británica en Yorktown que culminaría con el Tratado de Paris. 


Contribución militar española para ayudar a Norteamérica para su independencia:


A través de la casa Joseph de Gardoqui e hijos, España envió a los EE. UU. 120 000 reales de a ocho en efectivo, y órdenes de pago por valor de otros 50 000. Estas monedas, los célebres Spanish dollars, sirvieron para respaldar la deuda pública estadounidense, los continentales y fueron copiados dando origen a su propia moneda, el dólar estadounidense. Además, a través de la casa de Gardoqui se enviaron 215 cañones de bronce, 30 000 mosquetes, 30 000 bayonetas, 51 314 balas de mosquete, 300 000 libras de pólvora, 12 868 granadas, 30 000 uniformes y 4000 tiendas de campaña, por un valor total de 946 906 reales. El ejército norteamericano que ganó la batalla de Saratoga, fue armado y equipado por España, llevando además, esta victoria la entrada de Francia en apoyo a la independencia de Estados Unidos de América.


(Confederaciónhispanica)


Fernando de Leyba acababa de tomar el cargo de gobernador de la Alta Luisiana, cuando recibe la orden de don Bernardo de Gálvez, que le tuviera al tanto de los sucesos que estaban teniendo lugar con motivo de la independencia de los Estados Unidos.


El 21 de junio de 1779 España declaró la guerra a la Gran Bretaña, el 7 de septiembre Gálvez tomó el fuerte de Bute en Manchac y el 21 del mismo mes el fuerte de Baton Rouge.


 Al inicio de la guerra de los Estados Unidos encontramos a don Luis Huet Lamberd que estuvo destinado en Ceuta entre 1751 y 1756 como teniente coronel de ingeniero y comandante en jefe de ingenieros de la plaza.


Durante la intervención española en la guerra de la independencia de los Estados Unidos 1779-1783 realizó diversos planos de fortificaciones y ataques a varias plazas ocupadas por los ingleses, como Pensacola, Providencia, San Agustín de La Florida, etc.


Una vez aprobado el plan de ataque sería nombrado Cuartel Maestro General del Ejército expedicionario que estaba al mando en un principio por el general don Victorio de Navía, que sería sustituido posteriormente por don Bernardo de Gálvez.


Don Luis Huet tendría tres hijos nacidos en Ceuta de los que escribiremos otro día.


Pasamos de nuevo a Fernando de Leyba.


Gálvez ordenó a Fernando de Leyba le guardase la espalda, con la indicación de que cerrase el Misisipi a una infiltración británica por San Luis de Illinois. Misuri. Dicha posición avanzada estaba a más de mil kilómetros de Nueva Orleans. Para tan peligrosa  misión solo le fueron asignados veintinueve soldados del fijo de Luisiana.


 Leyba reunió a los miembros de su familia embarcando en Nueva Orleans remontando el Misisipi hasta el puesto de San Luis. Leyba iba acompañado de su esposa e hijas así como de su hermana Teresa, que había ido con él. Dicho peligroso viaje duró 93 días.


San Luis había sido fundada entre 1763-1764 por los franceses Lacléde y Chauteau, como lugar para poder comercial.


Fernando de Leyba no tuvo al principio lo popularidad de su antecesor ya que se mostro firme con la regularización del comercio e inició la fortificación de la ciudad, pidiendo el apoyo económico de los habitantes. Estos no creían fuera necesaria la defensa, pues pensaban que San Luis nunca sería atacada, más sabiendo que el americano George Roger Clark (1752-1818) había tomado los puestos británicos de Ohio y Misisipi.


Al tiempo Clark fue recibido por Leyba con salvas de cañón a su llegada a San Luis. Más adelante se habló de un romance de Clark con Teresa la hermana de Leyba, romance que ha resistido al tiempo.


Leyba contribuyó con gran parte de sus ahorros y la poca colaboración que recibió de los residentes. Con esto pudo construir una pequeña fortificación a la que se le dio el nombre de fuerte San Carlos en homenaje a su rey, su idea era poner cuatro torres, pero estas apenas estaban iniciadas ni tampoco la muralla, pero por temor a que se adelantaran los acontecimientos ordenó se construyeran dos trincheras para unir las cuatro torres.


Su esposa debido a su estado de salud y por la preocupación de haber gastado los ahorros de la familia para la defensa de la ciudad, falleció.


Leyba entró en colaboración con rebeldes americanos, esto le traería nuevos problemas, escribió << la llegada de los norteamericanos a este distrito me ha arruinado >>, pues los tuvo que alimentar, esto causo su ruina económica y la pérdida de su salud.


Llegada la primavera de 1780, los exploradores de Leyba le avisaron que una expedición inglesa al mando del general Patrick Sinclair (1736-1820) venía del Canadá. La expedición estaba compuesta por 300 casacas rojas, acompañada de milicianos canadienses y casi novecientos indios. 


Leyba había solicitado a Gálvez que le enviara refuerzos, la contestación fue que San Luis tendría que defenderse sin refuerzos, por lo que tuvo que completar sus fuerzas solicitando refuerzos de Santa Genoveva que acudieron prontamente al mando del teniente Cartabona, más los colonos que allí habitaban, por lo que la defensa solo estaba compuesta por 29 soldados regulares y 281 de milicias incluyendo a los americanos y los llegados de Santa Genoveva, entre los americanos no se encontraba Clark ya que se hallaba enfermo.


El 26 de mayo comienza el ataque a San Luis, era la primera ocasión histórica que los americanos y españoles combatieron hombro con hombro.


Leyba se situó en la torre de San Carlos dirigiendo personalmente el cañón. Nunca los indios imaginaron encontrar una población con tantos preparativos de defensa. El sonido de los cinco cañones que disponían así como el fuego de fusilería mantuvieron a raya a los atacantes, la mayoría de los indios huyeron, no así los siux al mando de su jefe Wabasha, que mantuvieron el ataque sin resultado alguno.


Los casacas rojas persistieron el ataque disciplinadamente pero fueron rechazados. Una vez salvada San Luis, españoles y americano salieron en persecución de los frustrados invasores.


Por parte de los defensores hubo 21 muertos y 71 heridos, en su mayoría civiles, las pérdidas inglesas son desconocidas.


Resaltamos el informe de Leyba a Gálvez sobre la forma salvaje de luchar de los indios   “¡Hay mi gobernador! “Tu corazón paterno habría derramado lágrimas si hubiera sido capaz de ver con tus propios ojos un espectáculo tan emocional. Fue una aflicción y consternación general, para ver estos cadáveres pobres cortados en trozos, sus entrañas (extraídas), sus extremidades, la cabeza, los brazos y las piernas dispersos por todo el campo, fue un horrible espectáculo, mi general el detallar esto a usted, me encuentro muy triste, con gran dolor”. (HiddenHispanicHeritage)


Las tropas indias que atacaron San Luis estaban compuestas por: Siux, Menominees, Sac, Fox, Winnebago, Chippewa, Zorro, Ottawa, Mascotén, Kisckapoo y Potawatomi.


Hay varias cartas de Leyba a Gálvez sobre la enfermedad que padecía.


Fernando de Leyba fallecía el 28 de junio de 1780, apenas un mes después de la batalla, siendo enterrado el mismo día, frente al altar de la iglesia parroquial de la ciudad que había defendido de manera tan brillante. 


En el año de 1780, el 28 de junio, yo F. Bernad, monje capuchino y misionero apostolico, cura de San Luis, condado de Ilinueses, provincia de Luisiana, obispado de Cuba, he enterrado en esta iglesia, inmediatamente opuesto a la balaustrada de la  derecha, el cuerpo de don Fernando de Leyba, capitán de infantería del batallón de la Luisiana, y comandante de este puesto, habiendo recibido todos los instrumentos de nuestra Madre, la Santa Iglesia.


Su hermana Teresa y sus dos hijas ingresaron en un convento de monjas Ursulinas.


El 3 de febrero del año siguiente, sin saber todavía que el capitán don Fernando de Leyba había muerto, el rey de España Carlos III le concedía el grado de teniente coronel, en agradecimiento por su vigorosa defensa en el intento de toma de San Luis.


En este escrito nos hemos visto obligado a reproducir algo de lo ya escrito anteriormente.


Debido a la victoria de Leyba  en San Carlos (San Luis), toda la campaña británica en el valle del Misisipi se disolvió en desorden, y las tropas indias se dirigieron a casa. Los españoles podrían agregar el resultado a otras victorias que habían ganado con mando de Gálves en Natchez, Mobile y Pensacola. En resumen, los Estados Unidos y España conservaron el control de Occidente, y los españoles conservaron la posesión del Misisipi. Si esta pequeña batalla hubiera ido en sentido contrario, el efecto sobre la historia de Estados Unidos podría haber sido incalculable


Nos hemos olvidamos de nuestro héroe ceutí, mientras que en los EE.UU. En la ciudad de San Luis existe la sociedad FERNANDO DE LEYBA/ST. CHARLES. MISSOURI, dicha sociedad cada año conmemora la fecha de la victoria de San Luis, con la lectura de los nombres de las 21 personas que perdieron la vida en la batalla.


Creemos que en su ciudad natal CEUTA al menos debería tener una calle con su nombre por la importancia histórica del personaje. 


Cuando Henry Kamen presentó su obra Poder y Gloria. Los héroes de la España Imperial (Ed. Espasa) se quejó de que en este país, por culpa de la falta de consenso a la hora de interpretar la Historia, se le ha negado a los héroes “un papel reconocible”


Los españoles somos los peores divulgadores y propagandistas de nuestros propios logros históricos en comparación con otros países.


Don Fernando de Leyba y Córdoba. Capitán del Regimiento Fijo de la Luisiana Española. Gobernador de la Luisiana.


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados