Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Luis Mauricio
Martes, 10 de octubre de 2017

Manuel (Olaguer) Feliú Olona Ceuta 1759-1824 La Coruña

Guardar en Mis Noticias.

Manuel Olaguer nace en Ceuta un día 27 de diciembre de 1759, siendo bautizado en la Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios el mismo día de su nacimiento, eran sus padres D. Antonio (Olaguer) Feliú capitán del regimiento fijo de la plaza y de doña Francisca Olona, fue su padrino D. Juan Feliú hermano del bautizado.

Ingresa en el ejército como cadete en 1770 a los 11 años de edad en el regimiento fijo de la plaza, en 1778 se incorporó al Real Cuerpo de Ingenieros Militares con el grado de subteniente, durante 1781 intervino en la guerra contra Inglaterra (1779-1783), de 1783 a 1787 esta de servicios en las plazas de Ceuta, Madrid, Gibraltar y Valencia, en este año de 1787 es destinado a la fortificación de Valdivia, en el reino de Chile.

El 27 de noviembre de 1787 se le entrega el pasaporte de embarque, va como capitán ingeniero extraordinario, le acompaña su criado Francisco Herrera natural de Ceuta. El embarque no lo realiza hasta el mes de enero de 1788, llegando a Cartagena de Indias de allí embarca para Lima. Nada más llegar el virrey D. Teodoro de Croix, cambia su destinación, enviándolo en comisión al reconocimiento de las defensas del archipiélago de Chiloé, Chile, donde pasa dos años, durante ese tiempo intervino en la construcción de comunicaciones entre Valdivia y Chiloé. En 1790 pasa finalmente a Valdivia, que era su destino inicial, estando a las órdenes del gobernador brigadier de ingenieros, D. Mariano de Pusterna y Sacré, quien dirige las ampliaciones defensivas de la capital militar de Mar del Sur.

En 1792 participó en la expedición contra los indios cuncos, al mando del capitán Tomás de Figueroa, que culminaría con el descubrimiento de las ruinas de la antigua ciudad de Osorno, ciudad fundada por los españoles en 1558 y destruida en un levantamiento indígena entre 1600 y 1604.

El coronel D. Lucas de Molina, gobernador de Valdivia, ordenó la construcción de un fuerte en la ribera del río Bueno, al que se le denominaría fuerte de San José de Alcudia, sobre las ruinas de una misión, y otro en Osorno a orillas del río Rahue con el nombre de San Luis, más tarde conocido como el Fuerte María Luisa. Con planos propios de D. Manuel Olaguer inició su construcción el 19 de marzo de 1793. D. Manuel tuvo que dejar la dirección de las obras en otras manos ya que tuvo que partir con un destacamento para construir un fuerte para poder asegurar el poblamiento de Osorno.

El 16 de enero de 1796 D. Ambrosio O´Higgins nombra a D, Manuel Olaguer. Superintendente, comandante militar y Juez de la Ciudad de Osorno

El Decreto dice así:

<< Osorno, 16 de Enero de 1796

Teniendo consideración a que declarara la repoblación de esta ciudad el 13 del presente es consiguiente el nombramiento de un Juez que cuide de la administración de la justicia entre sus vecinos; y a que encargado el capitán de Ingenieros don Manuel Olaguer Feliú de la dirección de las obras públicas que se están practicando, puede desempeñar aquellas funciones, sin el nuevo gasto e inconvenientes que induciría necesariamente la elección de un subdelegado independiente y separado; por el presente nombro al expresado don Manuel Olaguer de Juez ordinario de esta población y de su partido, con la misma jurisdicción de los demás subdelegados del Reino, unida a la Superintendencia y Comandancia Militar de este Fuerte de la Reina Luisa, entendido todo por la vía de comisión y hasta tanto que variadas las presentes circunstancias, deje de ser necesaria esta providencia. Despáchesele el título correspondiente, y comuníquese al Sr. gobernador Intendente de la Provincia y al Tribunal de la Real Audiencia para su inteligencia.

De su tiempo en el cargo pasamos algunas notas: 

Oficio de D. Manuel Olaguer Feliú con fecha del 7 de Abril de 1796, al Barón de Ballenary. (Ambrosio O´Higgins)

<< En consecuencia de la orden verbal de V.E. me dio y reconocimiento que hice de las tierras que hay a la parte Norte del Río de las Damas, donde estaban avecindados algunos indios, para que tomados a estos sirviesen a los pobladores de Osorno de Chácaras, hice comparecer en aquel Fuerte al cacique Caniuhanti, y por medio del Comisario se le gratifico por ello setenta pesos, quedando el expresado cacique muy satisfecho y yo complacido>>.

Oficio de D. Manuel Olaguer Feliú de fecha 24 de Abril de 1796 a Ambrosio O´Higgins

<< Tengo la satisfacción de comunicar a VE, haberse puesto ya un molino en esta población, en el mismo paraje que estuvo el antiguo, en las inmediaciones del Fuerte. El chilote poblador Remigio Mansilla, que condujo de Chiloé sus piedras, aunque pequeñas, me pidió permiso para colocarlas, y no sólo se le di sino que también le he auxiliado con gastadores y herramientas, todo, lo que espero tendrá VE., a bien>>.

<<<….Siendo ciertamente grande, la complacencia de verle moler>>.

COMPAÑIA DE MILICIAS

Durante la Superintendencia de don Manuel Olaguer Feliú se organizó una Compañía de Milicianos que, en Diciembre de 1796, contaba con 103 hombres, incluyendo una plana mayor.

Esta Compañía se formó con el objeto de cooperar con las tropas del Fuerte en una posible defensa de la ciudad.

Los 92 soldados rasos que la componían estaban dirigidos por un cuerpo de oficiales, suboficiales y cabos hasta el total de 103 hombres, además de estos, había 8 destinados en la artillería.

TÉRMINO DEL GOBIERNO DE OLAGUER FELIÚ

El período de mando del primer Superintendente de Osorno abarcó casi todo el año 1796, pues el 5 de Diciembre hizo entrega de sus funciones a su sucesor, el coronel don César Balbiani.

En 1797 fue destinado a las fortificaciones de Valdivia, Esta ciudad desde los primeros tiempos de la conquista fue famosa por su oro que tomo la denominación de oro de Valdivia, sobre este decía D. Manuel Olaguer: “La misma Plaza de Valdivia está cubierta de una capa de oro, yo mismo he visto el polvo de cualquier calle extraerle, pero en tan poca cantidad, que para adquirir una onza se necesitan gastar cuatro”.

El 19 de junio de 1798 solicita licencia para casarse con doña María Mercedes de la Guarda Valentín, licencia que le fue concedida el día 22 del mismo mes. La boda se celebró en Valdivia, el padre de la novia era Alcalde de Valdivia, vivían en una amplia casa proyectada por el mismo con frente a la plaza Mayor, también tenían una hacienda junto al río Bueno denominada Quilacoya, contribuyo con su esposa a la instalación de una misión Daglipulli, cercana a sus tierras.

De este matrimonio nacerían; Enrique, Ramón, Ramón Eduardo, Rafael, Manuel Francisco, Lino Ramón, Francisca María y Juan Guillermo.

Entre 1799 y 1810 permanece en Valdivia y entre otras muchas obras diseña la Casa Misional de Valdivia en 1801, el sector de la misión franciscana de Valdivia, torreón y huerta en 1802, en 1803 un almacén de pólvora con capacidad de 2000 quintales, este en Santiago.

En 1801 asciende al grado de coronel del Real Cuerpo de Ingenieros de Chile.

En mayo de 1807 estaba como miembro de la Junta Extraordinaria del Gobierno de Valdivia, creada en situación crítica, en 1808 pasa a Santiago, con destino al mando del Cuerpo de Ingenieros, la Subinspección de Milicias y la tenencia de la Capitanía General, regresando nuevamente a Valdivia, donde ceso en 1810 por los sucesos políticos ocurrido. El motivo fue el siguiente: En este 1810 fue designado miembro de la Junta de Observación y Vigilancia por el presidente de la Real Audiencia, el también ceutí, Francisco Antonio García Carrasco. En este cargo le sorprendió el movimiento independentista chileno, Tomó participación al favor del rey participando en reuniones en casa del conde de la Conquista para preparar una estrategia contra los independentistas, al intentar impedir por todos los medios la instalación de la 1.ª junta de gobierno fue detenido, siendo desterrado a Chiloé y después a Cauquenes.

El 16 de julio de 1810, se vio obligado a dimitir el presidente D. Francisco Antonio García Carrasco, tomando el cargo de presidente, gobernador y capitán general el “criollo” Mateo del Toro Zambrano, con lo que se daba otro paso hacia la independencia. Uno de los firmantes de la renuncia de García Carrasco fue D. Manuel Olaguer.

El 1 de abril de 1811 se produce el motín de Figueroa, se conoce con este nombre debido a que el instigador fue el coronel Figueroa, natural de Estepona, Málaga, este había sido en 1793 el jefe de D. Manuel Olaguer en la expedición a río Bueno indicada al principio del escrito. El intento de golpe de Figueroa apenas duro un día, fue detenido y condenado a muerte. De este motín de D. Francisco Antonio García Carrasco y del proceso escribiremos otro día, solo diremos que en dicho proceso se vieron implicado tres ceutíes. D. Manuel Olaguer Feliú, el ex presidente de la Real Audiencia de Chile D. Francisco Antonio García Carrasco y D. Julián Sebastián Zilleruelo. 

Al no podérsele encontrar culpabilidad A D. Manuel Olaguer, fue desterrado a la Villa de Cauquenes, distante de la capital 110 leguas, despojándosele de la Comandancia de Ingenieros, de allí se le hizo salir al tercer día, en la más dura estación de invierno, con su numerosísima familia, compuesta de su mujer y siete hijos menores de edad, dejando el de pechos, fue dejado por la amistad y confianza en la casa de D. Manuel Antonio Talavera. 

Como se comprueba los inicios de la independencia, tenían muchas formas, siempre impulsada por los “criollos”. Estos darían más adelante otros pasos a la independencia.

Este periodo correspondería a la llamada Patria Vieja de Chile (1812-1814).

D. Manuel Olaguer Feliú solicitó el 22 de septiembre de 1811 su traslado a Lima; el Congreso trató la petición el 1.º de octubre, aceptando lo solicitado. En mayo de 1812 se trasladó a Lima, donde nada más llegar el virrey lo puso al servicio de la empresa restauradora de Chile.

EL CASO DE LA FRAGATA ESPAÑOLA THOMAS

En 1812 el virrey del Perú envió a D. Manuel Olaguer en la Fragata Thomas, en auxilio del ejército realista al mando del general Antonio Pareja, destinado a la recuperación de Chile, pero cayó prisionero en Talcahuano estando preso entre 1813 a 1814.

Todo sucedió así: El 7 de junio de 1813 llegó a la bahía la fragata Thomas, que venía del Callao, ignorando que la plaza de Talcahuano estaba en manos de los independentistas, por lo que fondeó en el puerto de Tomé, el día ocho los oficiales Nicolás García y Ramón Freire, con dos lanchas cañoneras y varios botes, se apoderaron de la fragata sin resistencia.

Esta captura, fue un auxilio de gran valor para los independentistas, ya que traía 51.000 petacones (monedas) de oro, artículos para el equipo y mantenimiento del ejército realista, esto sirvió para pagar y equipar parte de los gastos revolucionarios.

Fueron capturados 31 oficiales, 1 coronel, y un brigadier que iban como refuerzo a las órdenes de Pareja, quien se encontraba en mala situación en Chillán.

Se destaca entre los capturados, el secretario del virrey Abascal, brigadier D. Simón Rábago, quien venía para segundo de Pareja; el coronel D. Manuel Olaguer Feliú, el capitán de fragata D. Pedro Ignacio Colmenares, el teniente coronel D. Bernardo Montuel y el médico D. Manuel Julián Crajales.

Con D. Manuel Olaguer Feliú viajaba su hijo Enrique.

A mediados de 1814 D. Manuel Olaguer una vez puesto en libertad, fue ascendido al grado de brigadier.

En 1816 dirige la construcción de dos fortalezas par dominar Santiago:

CONSTRUCCIÓN DE DOS FORTALEZAS PARA DOMINAR SANTIAGO 

Don Manuel Olaguer Feliú, a quien el Virrey del Perú había dado el título de Brigadier, que luego confirmó el Rey, fue el encargado de dirigir estos trabajos; y en consecuencia de esta comisión, trazó dos fuertes o castillos, uno en el Norte y otro en el Sur de cerro, separados por una corta distancia, para que pusieran protegerse entre sí por un sendero fácilmente practicable que se pensaba abrir en roca. Esos fuertes, que serían construidos de piedra y cal, tendrían capacidad para colocar ocho o doce cañones cada uno, y dotados de un edificio anexo para depósito de municiones y abrigo de la guarnición, y de hornos para preparar la bala roja con que incendiar en caso necesario el barrio de la ciudad de que se hubiesen apoderado los enemigos.

Cuando habían transcurrido cerca de dos meses después de la iniciación de los trabajos, convocó el Presidente Marcó el 7 de Marzo una Junta de Fortificación, compuesta por los oficiales superiores más aptos para entender en ello, y tomando allí en cuenta que no había tiempo para hacer aquella consulta a la Corte, se acordó seguir la obra, informando de todo al Rey.

El 8 de febrero de 1817, fue comisionado para provenir la retirada y el embarque del ejército de Valparaíso, en caso de derrota, iba como jefe de la flota, que cumple dirigiéndose con 85 zapadores y 41 presos, el día 8, arribando el día 12 al puerto, un día antes de la noticia de la derrota de Chacabuco; llegados los jefes del ejército Real se origina una competencia de mando, el que debía de recaer en D. Manuel Olaguer Feliú, como oficial de mayor graduación, pero que retiene D. Rafael Maroto, designado por Marcó, que cesa al embarcarse en las naves, por salir de la jurisdicción del Reino. D. Manuel Olaguer Feliú viaja en la fragata “Bretaña”, trasladándose en Pisco a la “Resolución”, arribando el día 9 de marzo, en que es procesado por el virrey, emite sus descargos el 13 de marzo.

Rafael Maroto en 1833 pasaría el bando carlista en la primera guerra 1833-1839 y al final de la misma traicionaría al pretendiente al tratar con Espartero sin consultar Carlos María Isidro, fue el autor del Abrazo de Vergara con Espartero. 

Ocho días más tarde el 16 de febrero de este 1817, falleció en altamar la esposa de D. Manuel Olaguer dos días después de haber zarpado de Valparaíso con destino a Lima y de ver como los revolucionarios saqueaban su residencia de Santiago.

En 1820 fue nombrado miembro de la Junta de Guerra del Perú.

JUNTA DE PACIFICACIÓN

Sometiéndose a las instrucciones del soberano, el virrey organizó en Lima una Junta de Pacificación compuesta por alguno de los oficiales más caracterizados de su ejército así como de otros personajes.

La Junta de Pacificación quedó compuesta de las personas siguientes; el mismo virrey La Serna que al ser el jefe superior debía de presidirla: los mariscales de campo D. José de la Mar, subinspector general del ejército; D. Manuel Olaguer Feliú subinspector de Ingenieros; D. Manuel de Llano Nájera, subinspector de artillería; el jefe de la escuadra D. Antonio Vácaro, comandante general de marina; el alcalde de Lima Doctor D. José María Galdiano; el canónigo Doctor D. José Manuel Bermúdez; el comisionado regio y capitán de fragata D. Manuel Abreu; el capitán de fragata D. José Ignacio Colmenares.

El 19 de octubre de 1820 solicita al marqués de las Amarillas, Ingeniero general de España, su regresó a la península, informando favorablemente su solicitud al ministro de la guerra, el rey autorizó su regreso, llegando a Cádiz el 20 de abril de 1822, siendo destinado el 7 de octubre a la Dirección y Subinspección del Real Cuerpo de Galicia del que fue capitán general hasta su muerte.

En este año de 1820 fue ascendido D. Manuel Olaguer Feliú a mariscal de campo.

Con fecha del año 1822 solicita licencia de cuatro meses con todo su sueldo, para reponer su salud y pasar a tomar los baños, licencia que es aprobada.

D. Manuel Olaguer Feliú fallece en La Coruña en el año de 1824 a los 65 años de edad.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados