Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
V.S.C.
Viernes, 13 de octubre de 2017
SOCIEDAD

«El Festival de Tallin me hizo ver cómo un pueblo pequeño ha hecho algo extraordinario con la música»

Guardar en Mis Noticias.

Juan Manuel Molino, profesor de música en Ceuta, ha presentado su propuesta de desarme mundial en varios festivales internacionales y lo volverá a hacer en la siguiente edición del Festival de Tallin

Pregunta.- ¿Cómo empezó a sensibilizarse con el movimiento que trabaja en favor del desarme mundial?
Respuesta.- Tendría que remontarme a las vivencias que se produjeron en el Festival Internacional de Músicas Sagradas del Mundo en Fez. Conocí el festival en 1999 pero no tomé conciencia de lo que significaba entonces, pues es una respuesta pacífica de un país musulmán al conflicto del golfo pérsico. No hablamos de las contradicciones que puede estar viviendo Marruecos actualmente con su monarquía, pero este festival, desde 1994, genera una energía de una elevación extraordinaria. Cuando en 2007 asistí a la totalidad de actos del festival, empecé a tomar conciencia de lo que allí estaba pasando. También el Festival Internacional de Cine de Marrakech, al que he asistido desde 2001,  fue una respuesta pacífica al problema mundial que surgió tras la caída de las Torres Gemelas. Es increíble como los dos festivales se han consolidado y se han convertido en auténticos acontecimientos a escala planetaria.


P.- ¿Cómo un festival de música o de cine se puede convertir en una respuesta pacífica a un conflicto armado?
R.- En realidad, cuando cada año se convoca una temática para abordarla, allí acuden especialistas de muchas partes para hablar de dicha temática y se generan aportaciones, desde distintos puntos de vista, que tienden a recoger lo bueno y lo positivo. 


P.- Comentaba que estos festivales tienen una repercusión mundial, sin embargo parece que no tienen su espacio en los medios de comunicación tradicional, ¿por qué ocurre esto?
R.- Es cierto. Sobre todo en el festival de Fez he podido ver la ausencia de musicólogos especialistas españoles, no así de músicos como Jordi Savall o Paco de Lucía, y cuando entrevisté al director general del festival y le hacía notar esa ausencia, me comentó que al siguiente año (2014) se iba a producir una afluencia que no se produjo. Hay una problemática en la organización interna con influencia del área francófona muy fuerte, pero esas ausencias no le restan valor a lo que se está haciendo. Pero estos festivales no están enfocados al desarme mundial, esta inspiración me vino en el Festival Internacional de Canto Coral y Danza en Tallin en 2014. No podía imaginar algo como lo que viví allí, y eso que el festival de Fez es extraordinario al quedar invadida la ciudad de música. Sin embargo, lo de Tallin es sobrecogedor, viví como la música ha movido el espíritu de libertad que siempre ha deseado el pueblo estonio, que ha estado bajo el poder de Rusia. Con una canción comenzaron en 1999 y ahora se ha convertido en un himno. Cada cinco años celebran ese gran festival donde en un mismo escenario se reúnen 30.000 cantores y 10.000 danzantes, mientras hay 300.000 personas como espectadores. Me hizo ver cómo un pueblo pequeño ha hecho algo tan extraordinario con la música y me hizo concebir la idea de qué no podremos hacer si nos unimos todos. 


P.- Aunque su propuesta de desarme mundial pueda parecer utópica habla de comenzar por algo tan sencillo como restar un avión a las fuerzas armadas de cada país cada año... ¿cómo se puede conseguir?
R.- Cuando entrevisté a Luis Eduardo Aute en el Festival Internacional de Poesía en Granada de Nicaragua coincidía en que la voz del pueblo puede clamar contra los políticos que están en manos de la banca.  Para él, la esperanza está en Sudamérica, pero indudablemente tiene muchos elementos para valorar y saber que existe la posibilidad del desarme mundial. Parece una utopía porque estamos instalados en ese paradigma en el que las cinco mayores potencias de Naciones Unidas son los mayores productores de armas, mientras que los demás países rinden pleitesía. Pero es posible cambiarla.


P.-Como profesor, ¿no cree que este cambio debe empezar por la educación de las nuevas generaciones?
R.- Indudablemente. Yo he intentado aquí en Ceuta, y a lo mejor este año lo puedo conseguir, educar en conciencia. Hay un movimiento internacional en este sentido. La Fundación David Lynch apoya la educación en conciencia cuya metodología de meditación transcendental ayuda a corregir problemas de rendimiento escolar y de agresividad que hay en el entorno. Científicamente está demostrado, pero cuesta mucho aquí en Ceuta introducir esa temática, pero cuesta mucho hacerlo. Hoy hemos finalizado una conexión con una profesora del Ministerio muy interesada en el tema. 


P.- ¿Qué papel tiene la música en la educación?
R.- Intuyo que tiene un papel muy importante, pero la música que habíamos conseguido instaurar en el sistema educativo se ha venido abajo de nuevo. La han abandonado. 


P.- ¿Parece que la música está destinada a acabar fuera de las aulas?
R.- Espero que no. Pero, lo que hemos conseguido con esfuerzo desde que en 1984 comenzaron las oposiciones regladas de profesores de música, se ha ido perdiendo y es preocupante. 


P.- ¿Donde han llegado sus propuestas de desarme?
R.- Empezando por el festival de Granada, luego en Fez, o Medellín he ido presentado manifiestos por el desarme mundial. Aunque el impulso que me llevó a los festivales de poesía ha sido dar a conocer la obra de un poeta místico castellano, Moisés Garcés Cortijo, he podido intervenir para proponer que se unieran la poesía y la música a favor del desarme mundial. 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados