Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Julio Basurco
Lunes, 16 de octubre de 2017

Nacionalismo(s)

Guardar en Mis Noticias.

En las discusiones acerca de lo que ocurre en Catalunya, es común la apelación a argumentos antinacionalistas por parte de quienes se oponen a que el pueblo catalán pueda expresar en unas urnas qué clase de relación jurídica quiere con el resto del Estado. El nacionalismo es algo malo, dicen, una aseveración que, de un lado, no hace distinción alguna entre los diferentes universos simbólicos que pueden constituir las distintas identidades nacionales y que, de otro, asume que cualquiera que esté a favor de un referéndum es, automáticamente, un nacionalista. Dos errores que lastran la posibilidad de cualquier debate serio.

En primer lugar, no sé muy bien por qué “todo nacionalismo es siempre malo”. Esto es algo que debería de explicarse. Curiosamente, quien escribe estas líneas “a favor” de la posibilidad de que puedan existir nacionalismos diferentes es alguien que siempre ha sufrido cierta “alergia” por las banderas, los himnos, los golpes en el pecho y el recurso a “la patria” como argumento. Y curiosamente, también, quienes critican con más dureza el nacionalismo catalán (retrotrayéndose a las guerras mundiales y lo que ocurrió en la extinta Yugoslavia) suelen hacerlo con el banderón español colgado de su balcón. En realidad, no están en contra del nacionalismo, sino que defienden el suyo: el nacionalismo español.

Del mismo modo que muchos dogmáticos de izquierda deben dejar atrás la creencia de que todo sentimiento religioso es siempre malo y entender que, en no pocas ocasiones, la fe puede ser un elemento a favor de las luchas de emancipación (hay muchos ejemplos históricos como el cristianismo de base, la teología de la liberación, etc.), debemos desterrar el dogma de que el único nacionalismo posible es un nacionalismo imperialista, supremacista y opresor. Nada tiene que ver Marine Lepen diciendo “Francia para los franceses” que el pueblo argelino gritando “Argelia para los argelinos” en su lucha de descolonización. Nada tiene que ver el nacionalismo español centralista y silenciador de las diferencias impuesto desde siempre por nuestra derecha con la apelación al sentimiento nacional de diferentes gobiernos de América Latina. 

Hay un nacionalismo chovinista y pueden existir sentimientos nacionalistas que identifiquen a la nación con las luchas de las minorías, el respeto a los Derechos Humanos, la preservación de una cultura o la soberanía económica. Pretender movilizar todos estos valores en torno a un concepto determinado de nación es, simple y llanamente, asumir que la sensación de pertenencia a lo que Benedict Anderson llama “comunidades imaginadas” es un elemento con el que hay que contar a la hora de hacer política. Huelga decir (o a lo mejor no, quién sabe) que nada de lo dicho anteriormente supone una defensa del caso concreto del nacionalismo catalán (no analizado), sino una invitación a ser más rigurosos a la hora de abordar el nacionalismo o, mejor dicho, los distintos nacionalismos. Sobre todo cuando lo hacemos desde un evidente sentimiento nacionalista (español).

En segundo lugar, el debate acerca de Catalunya no es tanto un debate sobre si nacionalismo sí o nacionalismo no, sino sobre si, aun considerándonos no nacionalistas, pensamos que cuando la mayoría de un pueblo (tanto independentistas como no independentistas) desea expresarse en unas urnas acerca de una cuestión concreta, la opción de facilitarles tal posibilidad es algo razonable o, por el contrario, pensamos que lo inteligente es la prohibición, la mano dura y la aplicación a rajatabla de una legalidad caducada que ya no sirve para dar solución al problema político en cuestión. Partiendo de esta premisa, dar argumentos en contra o a favor del nacionalismo o los nacionalismos es llevar el debate a otro lugar. Y cansa bastante.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Lunes, 30 de octubre de 2017 a las 11:03
Demócrata
Que pena me dan los que pretenden utilizar la palabra como instrumento para tergiversar o enmascarar la verdad. La palabra tiene un poder muy grande que solo debería usarse para explicar las verdades, sobre todo por parte de la clase política, lo triste es que suelen utilizarlo para todo lo contrario.
Has escrito muchas palabras para al final no decir nada, el nacionalismo es "el apego especial a la propia nación y a cuanto le pertenece", lo cual debería ser del todo lógico igual que tiene uno apego a su familia, amigos o su ciudad, ya sabes, tonterías de los que tenemos sentimientos.
¿Eso es malo? yo amo a mi familia, a mis amigos, mi ciudad, a mi país y la sociedad que hemos construido entre TODOS, dejando millones de bajas por el camino, de diferentes ideales unos y otros a lo largo de la historia, pero todos ellos han hecho la sociedad que ahora tenemos y de la que a pesar de sus muchos defectos deberíamos sentirnos orgullosos e intentar mejorarla apoyandonos en el pasado pero sin intentar revivirlo, pues si lo hacemos estaremos diciendo que esas pérdidas fueron para nada, pues hay gente todabia anclada en el odio, y el odio no es buen consejero.
Fecha: Viernes, 27 de octubre de 2017 a las 08:08
OTRO MAS
Con que desprecio habla de la bandera española, pues banderón, banderita o banderín es la que representa a todos los españoles, incluso a aquellos que la queman, que la quitan de los lugares oficiales o a los que les da alergía, entre los cuales se encuentra usted a juzgar por sus palabras.
Ya me estaba extrañando que sobrepasando la mitad de su discurso no salieran las palabras franquista, facha o derecha. Sigue usted en su línea.

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados