Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Miércoles, 1 de noviembre de 2017

Marruecos trata de que el número de coches dedicados al porteo disminuya drásticamente

Guardar en Mis Noticias.

Una de las medidas puestas en marcha consiste en identificar a todos los vehículos dedicados al porteo, para de este modo negarles el acceso a Ceuta

Las autoridades marroquíes tratan de que el número de coches dedicados al porteo de mercancías disminuya drásticamente.  La idea consiste en que dicha actividad se reduzca de forma paulatina hasta su desaparición.


Marruecos está aplicando una política silenciosa que tiene como objetivo erradicar una actividad que causa un daño enorme a sus intereses.  De este modo, una de las medidas puestas en marcha consiste en identificar a todos los vehículos dedicados al porteo, para de este modo negarles el acceso a Ceuta, según informa redceuta.com.


Los porteadores y las redes que les financian tomaron nota de las posibles medidas que Aduanas Marroquíes pensaba adoptar, por lo que optaron por favorecer el porteo mediante vehículos matriculados en Ceuta, incluso con marcas y modelos de alta gama, pero eso está sirviendo de poco.


Ante la nueva estrategia de los porteadores y la industria que les sustenta, Marruecos ha respondido con nuevas medidas:  Al porteador con vehículo matriculado en Ceuta y con conductor provisto de pasaporte español, adoptó aplicar cargas impositivas, de modo que al conductor se le ofrece la opción de pagar unas tasas aduaneras o bien el decomiso de las mercancías. Si elige pagar, el coste final se dispara, pues las tasas no bajan del 100% del valor, por lo que la rentabilidad de lo cargado se esfuma.  A todo esto, únicamente pueden acceder al pago de tasas los conductores con pasaporte español, pues a los conductores marroquíes la aplicación del decomiso es automática. Una muestra es el negocio de las mantas.  Un español que porta una manta que le ha costado 11 euros, tiene que pagar de tasas 112 dirhams, es decir, 11 euros al cambio.  Alguien ha marcado el punto y final de las mantas procedentes de Ceuta, así como otros productos cuya fabricación en Marruecos es ya un hecho.


Por otro lado, los porteadores con pasaporte español que optan por pagar tasas quedan identificados y pasan a un registro especial, por lo que no se descarta que se les aplique en un futuro competencia desleal al no estar dados de alta en ningún epígrafe fiscal en Marruecos. De todo ello deben tomar buena nota todos aquellos porteadores ceutíes provistos de pasaporte español, que en defensa de sus intereses argumentan que tienen que buscarse la vida, como los otros porteadores a los que se les permite el porteo, todo ello en un intento de logar el favor de los agentes de aduanas, olvidando que nada de eso les va a beneficiar; antes bien, les causará perjuicio, pues el porteador marroquí está amparado por una economía de subsistencia, mientras que la figura del  porteador ceutí es puramente comercial.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados