Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Jueves, 9 de noviembre de 2017

“En el puerto solo hay calzoncillos”, la clave de cuatro jóvenes para tratar de introducir droga desde Ceuta

Guardar en Mis Noticias.

Este mensaje que recibieron tres chicas jóvenes de una cuarta implicada, todas residentes en Los Barrios, era la clave para que trataran de introducir droga desde Ceuta a la península porque no había mujeres policías para cachearlas

Las cuatro chicas creían estar actuando de forma disimulada, pero la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) estaba tras su pista y cerrando el cerco. El juicio celebrado este jueves en el Juzgado de lo Penal número 2 por un delito contra la salud pública distaba mucho de lo habitual, ya que se trataba de cuatro chicas muy jóvenes residente en la zona residencial de Los Cortijillos, en el término municipal de Los Barrios, junto al polígono de Palmones y que habían sido convencidas para desplazarse a Ceuta para alijar droga, concretamente resina de hachís, y transportarla a la península, donde la entregarían a cambio de una cantidad de dinero. Además de ellas cuatro también fue juzgada la mujer que les llevó al hostal, donde se habían hospedado las chicas, los tres kilos de hachís de gran pureza, distribuidos en treinta tabletas, y la persona que organizó todo el “tinglado”, un hombre residente en Algeciras, hermano de la mujer que les dio la droga a las chicas, y que carece de oficio conocido.

 

Todos los implicados, las cinco mujeres y el hombre, reconocieron los hechos por los que se les imputaba. En el caso de las mujeres, todas contaron con el atenuante de colaboración con la Administración de Justicia, de manera que esta circunstancia y el hecho de que reconocieran el delito sin paliativos, se tradujo en una reducción de la petición de pena por parte del Ministerio Fiscal. Las cinco han sido condenadas en firme a una pena de dos años de prisión y al pago conjunto de 14.131,2 euros, con una responsabilidad subsidiaria de tres días de prisión en caso de impago. El hombre también fue condenado a tres años y un día de prisión y a la misma multa. En todo caso, se le ha dado como máximo hasta el 22 de diciembre para que pueda poner en orden sus asuntos personales e ingrese voluntariamente en prisión. En caso contrario será buscado, detenido y acabará entre rejas.

 

Las mujeres no fueron juzgadas por la cantidad de droga que transportaba cada una, lo que se habría podido traducir en solo una multa, al ser algo menos de un kilogramo lo que transportaban individualmente, sino por los tres kilogramos en total que fueron intervenidos en la operación policial. La droga era de inusitada pureza, ya que se detectaron tres tipos distintos de hachís con índices de tetrahidrocannabinol (principio activo del hachís) del 25,9, 27,7 y 27,37%. 

 

Las chicas ya dieron motivos para que sospechara la Udyco, ya que cuatro jóvenes –dos de ellas hermanas- sin apenas equipajes que llegan a Ceuta y se alojan en una misma habitación –solo a nombre de una de ellas- en un hostal y que no salen a la calle no parecía normal. Se trataba del Hostal Dos Mares, en la avenida Reyes Católicos. Allí permanecieron hasta que apareció a las nueve y media de la mañana del 14 de enero de 2014 la hermana del cabecilla de la operación, que entonces se encontraba en Algeciras esperando a que le trajeran la droga. 

 

La mujer llevaba una bolsa de plástico de color verde que contenía los tres kilogramos de droga, distribuidos en tabletas de unos 100 gramos cada una. Las jóvenes se repartieron la droga y la escondieron en diversas partes del cuerpo. Entra en juego la cuarta de las jóvenes, la  que iba a realizar la vigilancia previa al “pase”. 

 

A las 12,30 horas se dirige sola al puerto y echa un vistazo para comprobar qué medidas de seguridad eran las existentes. Fundamentalmente lo que quería saber era si había mujeres policías en el control previo al embarque, ya que estas sí podrían cachearlas. “Solo hay calzoncillos”, les informó a través de un mensaje telefónico de texto. Así que veinte minutos después de que se hubiera marchado la vigilante del Hostal emprendieron el trayecto hasta el barco, pero no contaban con que eran seguidas por la Udyco y en el puerto sí que había una agente de esta unidad, de paisano, que fue la que las cacheó y la que les encontró la droga. 

 

Todos los componentes de este grupo fueron detenidos y todos confesaron el delito, de manera que se ha esclarecido por completo el delito contra la salud pública. Lo cierto es que en esas fechas se estaban produciendo numerosos tránsitos de personas en la estación marítima, por lo que la atención por parte de las fuerzas de seguridad era muy destacada.
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados