Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
J.M. Rincón
Viernes, 10 de noviembre de 2017

Condenado un militar por un delito de malos tratos en el ámbito familiar

Guardar en Mis Noticias.

La condena interpuesta ha sido de 58 días de trabajos en beneficio de la comunidad, privación de tenencia y porte de armas durante 2 años, órden de alejamiento y prohibición de comunicarse con la víctima

El pasado día 27 quedaba visto para sentencia en el Juzgado de lo Penal nº2 de Ceuta un procedimiento judicial por un presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar contra S.M.L. Durante la vista oral, el abogado defensor basó su alegato en las que consideró ciertas contradicciones en la que habría incurrido la víctima durante su declaración de como ocurrieron los hechos, llegando incluso hablar de que las lesiones que presentaba la víctima, recogidas en el pertinente parte médico, podrían haber sido autoinflingidas.


No obstante, esas sombras que la Defensa intentó arrojar sobre el testimonio de la víctima no surtieron efecto finalmente, y aunque la sentencia no es firme y sobre la misma cabe recurso de apelación, el fallo es claro y contundente, ya que S.M.L., militar de profesión, ha sido condenado como autor criminalmente responsable de un delito de malos tratos previsto y penado en el artículo 153.1 y 3 del Código Penal.


Así, la jueza del Penal nº2 ha condenado a S.M.L. a una pena de 58 días de trabajos en beneficio de la comunidad, privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante 2 años, y la prohibición de aproximarse a R.M.A. (la víctima) a menos de 100 metros, así como la prohibición de comunicarse con ella a través de cualquier medio o procedimiento por un periodo de 2 años. 


Igualmente y en concepto de responsabilidad civil, también ha sido condenado a indemnizar a R.M.A. con 210 euros por las lesiones sufridas, cantidad que ya ha sido consignada, y a las costas procesales.


Precisamente, sobre esa supuesta “autolesión” a la que el abogado defensor hizo mención para desacreditar el testimonio de la víctima, la jueza destaca que dada la existencia de un parte médico de lesiones del Centro de Salud del Ingesa donde fue asistida la denunciande momentos después de acontecer los hechos, y en el que se recoge que la víctima presentaba contusiones en la zona temporal izquierda, hematoma en párpado superior derecho, erosiones en cara interna del labio superior e inferior, eritemas en brazo y antebrazo derecho, contusión costal derecha, eritemas en muslo izquierdo, y contusión en el máxilar derecho, lesiones todas ellas que también recoge el preceptivo informe del médico forense y que son compatibles con la versión ofrecida por la víctima, “no cuadra en absoluto” que se pudiera deber a una “autolesión”.


Además, la jueza también refleja en el auto que el condenado “no ha dado explicación coherente  alguna” de lo ocurrido, mientras que la víctima denunciante efectuó un relato “exhaustivo, detallado y completo espacial y temporalmente, de la situación vivida, reproduciendo básicamente en su integridad y ofreciendo una explicación coherente ante lo sucedido”, por lo que ha considerado “desvirtuado” el principio de presunción de inocencia del condenado.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados