Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Redacción
Lunes, 13 de noviembre de 2017

La realidad se impone en los comedores

Guardar en Mis Noticias.

Los comedores escolares estaban saturados y la Ciudad Autónoma ha defendido que, a petición de los propios directores de los centros y de la Dirección Provincial de Educación, ha dejado de becar a los alumnos que se quedaban sin la cobertura estatal para este servicio evitando así que se tengan que realizar hasta tres turnos de comidas o habilitar otros espacios para dar de comer a los niños. Además, señalaba el consejero durante el último pleno, las becas del Estado son superiores al número de alumnos que incluso en verano han solicitado acudir a los comedores y sus peticiones han sido aceptadas de acuerdo a su situación familiar. El consejero aplicaba una regla lógica que señalaba que quienes más necesidad tienen son aquellos que en verano acuden al comedor y por tanto si el número de becas del Ministerio de Educación es superior se cubre con amplitud a los alumnos de familias más vulnerables. Un razonamiento, como hemos dicho, lógico que se une al hecho de que las becas se dan en función a una baremación que establece quién tiene más necesidades. Así, sobre el papel, los alumnos más necesitados tienen beca y quienes tienen una situación económica algo mejor, que no quiere decir que sea buena, han sido inevitablemente descartados. Pero la realidad de Ceuta, nuevamente, se vuelve a imponer a la teoría y demuestra que teniendo Marruecos a tiro de piedra, casi literalmente, y muchas familias con arraigo en el país vecino, los meses de verano se produce una salida de familias en dirección al sur que hace que muchos alumnos no estén aquí en ese periodo y que quienes van al comedor en verano ahora se hayan quedado sin beca. Además, tampoco se puede obviar los empadronamientos irregulares para acceder al sistema educativo ceutí cuando las familias no son de la ciudad o situaciones económicas que, en la práctica, no son tan malas como en el papel.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados