Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El Pueblo
Sábado, 9 de diciembre de 2017

Hay que poner coto a los incívicos

Guardar en Mis Noticias.

La sociedad, desgraciadamente, se ve obligada a convivir con el incivismo vestido de muchas formas. Y es que, al igual que es inevitable que se haya quien delinque, también es incontrolable que haya quienes en las normas de convivencia no encuentren más que una diana sobre la que disparar continuamente. Pero para evitarlo, y penarlo, existen herramientas que hay que utilizar de forma tajante para, también, disuadir a posibles seguidores de un incivismo que suele acabar siempre con perjudicados. Además, cuando el incivismo se convierte en un problema público hay que ponerle coto con todos los medios posibles. Lo que puede ser una gamberrada, una cuestión anecdótica o un malestar puntual, cuando se convierte en una costumbre y un perjuicio para todo un colectivo, hay que atajarlo de manera ineludible. Esto es lo que ocurre en el Polígono Virgen de África y a sus vecinos. Las pistas de pádel, las zonas verdes e incluso los jardines infantiles se han convertido en vertederos y urinarios de quienes de forma descontrolada utilizan estos espacios para dar rienda suelta a sus juergas y borracheras. Una situación inconcebible cuando el resultado es orines, heces, condones y todo tipo de basura en estos espacios utilizados por familias. Los vecinos deben denunciar sin medias tintas cuando vean que está ocurriendo algún acto vandálico o cuando acuden a las zonas comunes jóvenes para hacer botellón y las Fuerzas de Seguridad actuar con contudencia para evitar que se deterioren zonas comunes y mobiliario público, pero sobre todo para que la ciudad no se vea deformada por la imagen que quieren dejar quienes se expresan con incivismo. A los incívicos hay que corregirlos, decirles que no tienen espacio en una sociedad del siglo XXI, y hacerlo a través de sanciones que les acarreen consecuencias como las que dejan sus actos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados