Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
COLABORACIÓN
Miércoles, 3 de febrero de 2016

El espíritu del 12 de febrero

Guardar en Mis Noticias.

El próximo doce de febrero la coalición Caballas (unión de aquella añorada UDCE y del sectario PSPC) celebra una asamblea en la que tendrá lugar el rendimiento de cuentas y la elección de los órganos de dirección de la “coalición”, “partido” o vaya usted a saber qué.

 

Y con esa fecha no se me puede venir a la cabeza más que aquel doce de febrero de 1974. Para aquellos a quienes su juventud les impida conocer cuál es aquél otro doce de febrero, indicarles que el entonces presidente del Gobierno D. Carlos Arias Navarro (más conocido por la oficialización de la muerte del dictador veinte meses más tarde) presentaba ante los procuradores a Cortes de aquel sistema agonizante un nuevo “modelo” en el que se autorizaban las “asociaciones políticas”, que no los partidos; las elecciones de los alcaldes y elevar hasta el 35% los procuradores “elegidos”, lo que venía a suponer el intentar controlar desde la caverna la imparable caída del régimen dictatorial.

 

Como intento fue un absoluto fracaso, provocado por la intransigencia del ala más dura del franquismo (Girón, Piñar, etc.) y la ausencia de la oposición democrática. Salvando las distancias, las situaciones se asemejan tanto, que podemos intuir cómo acabará la maltrecha coalición.

 

En su afán de consolidarse como la única alternativa al Partido Popular, como partido único (¡qué miedo me da eso de la unidad de destino…!), fagocitando todo lo que intenta aparecer en rededor de la izquierda (ahí tenemos el ejemplo de Podemos), creyéndose los ungidos para representar lo que ellos consideran el progreso, pero que lo único que buscan es perpetuarse en esa posición de oposición, desde donde continuar con su manipulación diaria de la política local, haciendo y deshaciendo todas las decisiones que el Sr. Vivas toma. Aún recuerdo en un pleno cómo decía “eso no lo has hablado conmigo”, en esos diálogos de besugos a los que, saltándose todos los reglamentos, se dedican el Sr. Aróstegui y el Sr. Vivas.

 

Aduce la dirección de Caballas que el Partido Popular ha creado una serie de grupúsculos que han provocado su estancamiento “con menos votos”, utilizando una “campaña de descredito que ha sufrido Caballas en general y sus líderes en particular”. Esto es lo que en política se denomina una auténtica autocrítica: “la culpa de mis errores la tienen los demás”. Sus actos, sus conductas, sus posturas, sus apoyos, sus… no tienen nada que ver con su pérdida de votos. Somos los demás los errados (o quizás nos quieran herrados), los que hemos caído en conductas desviadas que deben ser corregidas en algún que otro gulag donde se nos reconduzca a la Verdad.

 

Y para que nadie me diga que escribo desde la subjetividad vayamos a los hechos y dos muy recientes. Este viernes el Sr. Mohamed Mohamed Alí presentaba una carta a su “presidente” en la que le decía en lenguaje “arosteguiano”: “Pero le advertimos que, en caso de ignorar este ofrecimiento, y actuar de manera unilateral, reproduciendo actuaciones ilegales, nos veremos en la desagradable obligación de denunciar ante la Inspección de Trabajo, y los tribunales, en su caso, todas aquellas actuaciones que contravengan la legalidad vigente”.

 

El párrafo destila prepotencia, ciertas actitudes mafiosas y sobre todo perplejidad en quien lo lee. El Sr. Mohamed (que es quien firma la epístola, supongo que no quien la escribe, pues destila ese estilo ofensivo de su jefe) “advierte”, tras todo un panfleto de contrayente abandonado en el altar, que si no se admite lo que propone rompe la baraja. El diálogo no es imposición, a lo que le ha acostumbrado su capo, sino intercambio de posturas, acercamiento y acuerdo, si es posible, pero lo que no es, es lo que ustedes intentan: la imposición de sus posiciones sin tener el respaldo democrático necesario, ya saben cómo se llama eso.

 

Y sobre todo eso de “reproducir actuaciones ilegales”, ¿qué estaban haciendo mientras se cometían esas actuaciones ilegales? ¿O es que en ese momento, dado el cariz de esas “actuaciones”, no las observaron tan ilegales? ¿Por qué no fueron al juzgado en ese momento? ¿O ustedes sí pueden difamar sin prueba alguna? ¿En qué se diferencia su acusación de las que usted ha recibido? Si ha tenido conocimiento de esas “actuaciones ilegales” que presuponen un delito público, como abogado debe saber cuál es su obligación, a no ser que se encuentre en alguna de las eximentes que la ley determina.

 

Y otro ejemplo. En unas declaraciones a la Cadena Ser del Sr. Mohamed el pasado 23 de diciembre con relación a la suerte de una persona a la que le correspondieron dos viviendas en el sorteo de Loma Colmenar decía: “Vamos a ser sinceros con nosotros mismos. Imagínese que en vez de sorteo hubiésemos aprobado una lista o una adjudicación de cualquiera otra manera, el escándalo también sería mayúsculo, todo el mundo sería sospechoso de hacer irregularidades y de alguna manera hay que poner un punto final a todas las suspicacias que rodea a cualquier proceso de adjudicación”. Y sentencia: “El sorteo es injusto, pero es el sistema más transparente de cara a evitar cualquier tipo de irregularidad”.

 

Con todos mis respetos, y si no me equivoco, Sr. Mohamed, lleva en la Comisión Local de la Vivienda desde que es concejal, donde se han aprobado las listas de las adjudicaciones de viviendas de esta ciudad, ¿Y es usted capaz de señalar que en las listas de adjudicatarios se han podido producir irregularidades? Que estaba usted sentado allí cuando el 21 de febrero de 2013 se “procede a someter a votación la aprobación y ratificación de la Comisión Local tanto del listado de adjudicatarios (promoción de Loma Colmenar de las 170 VPO) como del listado de compromisos emitidos para la siguiente promoción, siendo ambas aprobadas por unanimidad de los presentes con derecho a voto”. ¿Usted levantó la manita para votar que sí pensando que se cometían irregularidades? ¿Era usted partícipe o solo tenía pensamientos?

 

Podría explayarme con bastantes más ejemplos, pero sería reiterativo. Son ustedes los que con su comportamiento han provocado la huida de sus votantes, quizás si hicieran un poco de autocrítica comprenderían lo que ha sucedido, pero ustedes están sumidos en ese victimismo al que le ha conducido sus malas compañías.

 

Recuerdo como hace doce años escribía un artículo (http://guzmanseptem.blogspot.com.es/2004/02/donde-esta-la-izquierda.html) sobre la “oferta” de unidad que lanzó su capo, basada en “la novedad, la pluralidad y la integración” de la izquierda. En ella le expresaba cuáles eran las condiciones por las que debería pasar esa unidad para ser posible, tan sólo usted cayó en sus redes, atrapado por el canto de las sirenas de la alcaldía que le prometían, usted se creyó Ulises, impasible a esos cantos y acabará como Orfeo.

 

Si todavía le queda algún ápice de aquella honradez con la que formó la UDCE, el próximo doce de febrero debería dejar su cargo y abandonar la política, abriendo las ventanas para que ese partido logre airear tantos años de obscurantismo y endogamia, dejando que la sociedad entre en su grupo.
*http://guzmanseptem.blogspot.com.es/

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados