Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Martes, 9 de enero de 2018

«Hablar hoy de presos políticos es un insulto para los que realmente sí lo fueron en el pasado»

Guardar en Mis Noticias.

Fernando Grande Marlaska destaca que las jornadas jurídicas que organiza Ceuta son ya un referente a nivel nacional y por ello en futuras ediciones se puedan extender a todo el territorio nacional

El vocal del Consejo General del Poder Judicial, Fernando Grande-Marlaska, visitaba este lunes la ciudad con motivo de la preparanción de las IX Jornadas Jurídicas, previstas para los días 28 y 29 de mayo.  Por ese motivo,  se ha celebrado una reunión ordinaria del comité de seguimiento del convenio de colaboración entre la Ciudad y el Consejero General del Poder Judicial que hace posible estas jornadas. Durante su estancia en la ciudad, Grande-Marlaska ha atendido a los medios de comunicación y ha realizado una valoración de la situación actual dentro del ámbito de la justicia en una entrevista concedida a RTVCE.

 


Pregunta.- Usted, como representante del Consejo General del Poder Judicial y el vinculo que mantiene con la Ciudad Autónoma de Ceuta, ya acudió en el año 2013 como ponente en las jornadas jurídicas que se desarrollan en la ciudad. ¿Qué piensa usted de estas jornadas y de la repercusión que tienen las mismas?


Respuesta.- Pues yo ya estuvo presente, y puedo hablar con un poco de conocimiento de causa. Tal y como dice, en el 2013 participé con una ponencia sobre ética pública y ética judicial, y en ese sentido yo ya tenía conocimiento de las mismas. Estas nuevas jornadas van a ser las novenas, y son jornadas que organiza la Ciudad y cuyo nacimiento fue precisamente en Ceuta. Primero estuvo localizado a los jueces, a los compañeros, a las compañeras de Andalucía, dentro de lo que es el plan de formación territorial del Consejo General del Poder Judicial, en relación en este caso con la ciudad autónoma de Ceuta, pero han tenido ya más trascendencia a nivel nacional, es decir, son un referente.


Por el nivel de las ponencias, los temas tratados, ya que no sólo es importante los ponentes con los que se cuentan, sino también abordar temas importantes, relevantes, de actualidad y que importen a la carrera judicial, y yo creo que en ese sentido, siempre ha sido muy cuidada la selección de las cuestiones a plantear.


También las personas que han venido y que han impartido las distintas lecciones, que diría que han sido lecciones magistrales, y eso ha provocado que haya repercutido en un interés general de la carrera judicial, y creo que en próximas ediciones, y ya se está planteando, sea posible que lo extendamos a los compañeros del conjunto del territorio nacional, y ese es nuestro interés actual.


P.- ¿Hay alguna personalidad que podamos anticipar y con la que se pueda contar para esa nueva edición?


R.- Yo no me atrevería a dar nombres. Primero porque hoy quien es el director de las mismas es Fernando Tesón, presidente de la sección desplazada aquí en Ceuta. Un hombre que considero el alma máter de estas jornadas. Hemos delegado en él, porque ante el éxito de las convocatorias anteriores, van a ser seis ponencias, y estoy convencido del nivel del número de personalidades del mundo del derecho que acudirán a estas jornadas teniendo como referencia las personalidades de las jornadas anteriores. Podemos hacernos una idea, no quiero anticipar porque, aunque me han comentado algo, estas cuestiones hay que cerrarlas y quien debe cerrar esas intervenciones es Fernando y él deberá darlo a conocer a su debido tiempo.


P.- Usted es un juez con una trayectoria deslumbrante. ¿qué reflexión se puede hacer después de todos estos años?


R.- Esa es buena pregunta. Deslumbrante nada, yo diría larga. Así que qué reflexión hago, pues que soy una persona afortunada, porque no era juez vocacional, aunque rápidamente asumí esa vocación, la cual vino a mi desde el primer destino, y creo que esta profesión me ha dado mucho. He aprendido mucho derecho, pero también he aprendido mucho de la vida, mucho de las patologías sociales que nos acompañan. Yo creo que el poder judicial, los jueces, las juezas, lo que hacemos muchas veces es aplicar la ley a las distintas patologías sociales. No nos tiene que preocupar a decir esta expresión. He aprendido mucho de la vida. He tenido mucha suerte porque he estado en destinos donde yo he querido estar, destinos muy interesantes, y luego profesionalmente también tuve la confianza del Consejo General del Poder Judicial. Que a una persona de Bilbao como yo, muy poco relacionado con el derecho en el ámbito familiar, era impensable todo esto. Pero pienso que son etapas en la vida y que espero, por lo menos, cuando salga del Consejo General del Poder Judicial, que todavía me queda un año, y espero trabajar firmemente este año si continúo en la Comisión Permanente y aunque no continuara en la Comisión Permanente por la carrera judicial, por mejorarla, no sólo por los compañeros sino para prestar el servicio público que creo que debemos de prestar. Y que cuando termine el Consejo, volver a mi destino, a la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, con mis compañeros y a seguir celebrando juicios y tratar de hacerlo bien y seguir aprendiendo.


P.- Usted habla de patología social. ¿Incluye en esa patología social el independentismo y el espectáculo tan lamentable que se está dando en el que se está cuestionando todo y se está poniendo en el disparadero a los jueces cuando están haciendo cumplir las leyes?


R.- Cuando yo hablo de patología social no hablo de ideologías, no hablo de ideas, de pensamientos. Hablo de hechos, de comportamientos. Hay que diferenciar. Nosotros además tenemos unas líneas muy claras. Nosotros no analizamos a una persona, no analizamos ni valoramos a las personas como son o como dejan de ser, no podemos dejar que una persona quiere odiar a alguien lo odie o piense lo que considere. No estamos para eso, ni nuestro derecho ni nuestro ordenamiento jurídico. Lo que si estamos es para actitudes, hechos concretos que vulneren el ordenamiento jurídico para realmente aplicar la ley y restablecer la vigencia del ordenamiento jurídico. Con lo cual, el independentismo, el no independentismo, eso no son patologías sociales, sino legítimas posturas ideológicas, lo que ya no son legítimas posturas ideológicas pueden ser conductas o actitudes de absoluto desprecio a la legalidad vigente, eso es lo que no se puede consentir y eso es lo que nosotros analizamos. Analizamos, estudiamos e intentamos restablecer el orden jurídico cuando hay conductas y actitudes de menosprecio y deslealtad a la legalidad vigente, y eso es lo que están haciendo mis compañeros, mis compañeras tanto en la Audicencia Nacional, como en Barcelona, Cataluña o en el Tribunal Supremo, pero como el resto de los 5.400 que estamos trabajando en esto. Es decir, cuando hay un desprecio a la legalidad, al ordenamiento jurídico que nos hemos dado todos, pues restablecer el ordenamiento jurídico que yo creo que es lo que la sociedad reclama. Podemos imaginarnos todos qué es lo más importante en una sociedad, una sociedad cohesionada. ¿Cómo se cohesiona una sociedad? Pues si ve que ese ordenamiento jurídico, que nos hemos dado todos, que lo queremos, que lo valoramos, que estamos todos conformes con ese ordenamiento jurídico, tiene vigencia. Si vemos que la vulneración del ordenamiento jurídico no tienen ninguna consecuencia ni ningún efecto, considero que la cohesión social se resquebraja y si esto pasa creo que la sociedad pues pierde valores en comportamientos, etc.


P.- Se lo decía por la cuestión de que se esté hablando de presos políticos…


R.- Bueno creo que es algo obvio que en España no hay presos políticos, y dije en una ocasión que era un insulto para la todavía gente que vive, que tienen años, y que si fueron presos políticos durante la dictadura que tuvimos hasta 1975 en este país. Fueron presos políticos por pensar y vivir a una forma distinta a la que se obligaba por ley, porque ahora, a diferencia, no se obliga a nadie a vivir de una forma concreta. Ahora se permite cualquier decisión personal, cualquier ideología. Evidentemente con unos cauces legales, pero es que eso no es coartar a nadie en su libertad. Sino un ordenamiento juridico dado por todos y para todos, pero para garantizar que cada uno pueda desarrollarse o hacer la vida como él entienda oportuna. Vuelvo a decir, dentro de los cauces legales que nos hemos dado todos, para todos y para satisfacer a todos.


P.- Como está la situación social en España, con la experiencia que usted tiene como magistrado, ¿considera que hace falta algún tipo de cambio legislativo de algún orden, en algún ámbito, por la dinámica de los tiempos y el avance de la sociedad?


R.- Cambios legislativos ya hemos tenido. Leyes tenemos las suficientes en España, en un Estado de Derecho. Además creemos que nosotros como país, nos damos las leyes que queremos en cada momento. Tenemos que tener en cuenta que algunos quieren levantar fronteras cuando lo que se viene haciendo desde hace tiempo es bajar esas fronteras.


Nosotros hemos cedido soberanía a la Unión Europea, porque queremos ser más fuertes, compartir valores con el resto de países de la Unión. Parece que olvidamos cual fue el origen de la Unión Europea, evitar que surgieran otros conflictos, otros enfrentamientos como habían sido la primera y la segunda guerra mundial, ese es el origen fundamental y sustancial de la Unión Europea. Pues al ceder esa soberanía, la mayor parte de nuestras reformas legislativas, vienen impuestas por la propia Unión Europea. Nosotros en muchas ocasiones lo que hacemos es trasponer al ordenamiento jurídico la legislación de la Unión Europea.


Cada vez hay menos autonomía. Tenemos normas, un ordenamiento jurídico solvente para poder desarrollarnos más que razonablemente como personas. Y cualquier modificación que pudiera plantearse, sobre todo si es una modificación importante y relevante, creo que hay que ser cautelosos, hay que estudiarla, valorarla y generar un consenso muy importante. Lo que decíamos antes, queremos una sociedad cohesionada, y para tener una sociedad cohesionada tiene que existir un ordenamiento juridico que pueda ser asumido por un alto porcentaje de la población, sino sería inviable mantenerlo, con lo cual, ese parámetro de reforma, creo que actualmente, cualquier reforma que pueda plantearse tiene que ser perfectamente estudiada y recibir un refrendo importante.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 9 de enero de 2018 a las 01:31
Antonio
Estoy por DEBER CÍVICO dijo el Chipy y triplicó por la DA N° 1422/16 del JGM Peña los cargos de funcionarios de nivel gerencial en Parques Nacionales (antes 13 por Decreto 1375/96, ahora 31 Directores de 70 mil arriba mas Unidades Retributivas) y designó sin concurso en los mismos a cuadros porteños del PRO.
El Estado Nacional botín de guerra, otra vez.
Cambiemos, Ja! Qué decepción, manga de embusteros.

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados