Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Domingo, 14 de enero de 2018

Los inmigrantes que llegan a Ceuta “huyen de atrocidades”

Guardar en Mis Noticias.

Un documento de trabajo del Real Instituto Elcano pone de relieve la realidad y la necesidad de una mayor implicación de la UE, como puso de relieve Juan Vivas

A la luz del reproche que el presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Juan Vivas, realizó recientemente al Tribunal de Estrasburgo de que adopta una “postura cínica” en el control de fronteras, se producen reacciones. “Si usted no permite que se rechace en frontera, ¿qué hacemos entonces con el que pasa”, se preguntaba Vivas.


“Aquí lo que no caben son posiciones cínicas por ninguna parte, si consideramos que uno llega toca a la puerta y toca y ya, pues si entra que también tenga la posibilidad de moverse por todo el territorio comunitario”, plantea el presidente de Ceuta, apostando porque la responsabilidad de acogida sea “compartida por todos los ciudadanos europeos” y no por Ceuta que, recordó, “tiene una capacidad limitada”


En esta situación, en el sentido de que la Unión Europea parece estar desentendiéndose de la situación general en torno a la presión migratoria en las fronteras de Ceuta y Melilla con Marruecos, el Real Instituto Elcano ha difundido un informe de trabajo realizado por Emilio Menéndez del Valle, embajador de España y especialista en relaciones internacionales, bajo el título ‘La UE y la Responsabilidad de Proteger’ (RdP).


Escribe el experto que el Parlamento Europeo ha sido durante años “el más firme defensor e impulsor de la RdP100 desde su institucionalización en 2005. El Parlamento ha estimado siempre que la RdP debe ser uno de los principios guía de una política exterior de la Unión coherente y ha insistido continuamente en exigir al Consejo que apoye plenamente los esfuerzos del secretario general de la ONU en su sisifiana tarea de propulsar la doctrina que tiende a evitar los crímenes atroces. El Parlamento ha reclamado a menudo la necesaria activación exterior de la UE en relación con los derechos humanos y ha sugerido, formulado e insistido en acciones concretas a favor de esos derechos, la democracia y el imperio de la ley, en un marco general pero también específicamente dirigidas a países concretos donde tales circunstancias brillan por su ausencia. Lo ha hecho exigiendo una actuación por parte del Consejo y/o de la Comisión y pidiendo una respuesta adecuada de estas instituciones a las preocupaciones parlamentarias”.


“Centenares de miles de personas, sin futuro en sus países del Sur global, destinadas a morir de hambre o con violencia armada, centenares de miles de aquellos a quienes el intelectual argelino Frantz Fanon denominaba “condenados de la Tierra”, llaman a las puertas de Europa, provenientes de Estados fallidos o de territorios sin Estado de ese Sur global, carentes de toda ley, lugares de permanentes guerras tribales o sectarias, donde hombres, pero sobre todos mujeres y niños, son objeto de interminable violencia, de asesinatos masivos y de un bandidaje incontenible y sin cuartel”, señala en su informe.  Añade Emilio Menéndez del Valle que “Europa, que no ha ejercido en su momento y a tiempo (a pesar de las reiteradas llamadas de atención del Parlamento Europeo) la RdP, debe recuperar el tiempo perdido y comprometerse, en función del principio de subsidiariedad, a gestionar adecuada y genuinamente la crisis europea derivada del mal enfoque con que ha confrontado la inmigración masiva. Esa Europa inconsecuente con sus principios y valores, dividida en partes, una de las cuales rechazaba en 2017 el populismo ascendente en Francia, pero se inquietaba por su no descartable triunfo electoral, ha respirado y se ha congratulado por la victoria de Emmanuel Macron. Angela Merkel, europeísta y pro-RdP, volvió a ser la candidata más votada en las elecciones del pasado septiembre, y pugna en estos momentos por conseguir un gobierno estable. Sin lugar a dudas, el duo Merkel-Macron actuaría para recuperar y consolidar valores de la UE y apoyaría un relanzamiento y vigorización de la RdP”.


Pero va más allá: y formula una serie dee cuestiones demoledoras que comprometen directamente a la situación migratoria que se está viviendo en Ceuta y Melilla: “¿acaso nos hallamos ante un olvidado sentido de comunidad y solidaridad que para los padres fundadores constituía el motor del proyecto? ¿Está la mal llamada crisis migratoria destruyendo la imagen de la Unión Europea y sus muchos logros para el avance de la humanidad? ¿Se está dañando sin reparo el sistema Schengen, gran consecución de la misma, malogrando la identidad europea al privilegiar las identidades nacionales sobre la común identidad concebida en los años cincuenta del pasado siglo? ¿Absurdamente consintiendo que los egoísmos, cínicos algunos de ellos,127 primen sobre la común generosidad? Ante la, con mala conciencia, denominada crisis de los refugiados, ¿está Europa suspendiendo el examen de sus propios valores, dejando en evidencia que no puede hacer compatibles con la realidad sus principios y valores pro derechos humanos que tradicionalmente ha evocado y fomentado? ¿Afectará todo ello a la bien ganada, ejemplar, legitimidad y admiración de la Unión en el mundo, aquella que en 2006, en un discurso oficial, hizo que Susilo Bambang, presidente de Indonesia, exclamara ante el alto representante Javier Solana: “Si volviera a nacer, quisiera hacerlo en Europa”? ¿Estará ya dañado el ejemplo del poder normativo de la UE en el mundo?”, se pregunta el autor.“Hay quien, con razón, sostiene que mientras que la UE en cuanto entidad supranacional continúa haciendo valer los principios y valores de los padres fundadores, la práctica concreta de determinados Estados miembros compromete a toda la Unión al desviar su actuación de su inicial papel de poder normativo, que daba prioridad a la protección de los derechos humanos”, indica. “Obligaciones que han de ser incorporadas de alguna manera al Tratado de la UE, de manera que, constitucionalmente, la defensa de la universalidad de los derechos humanos y de la dignidad humana quede firmemente asentada en la política exterior (y por supuesto en la interior) de la Unión”, resalta el experto.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados