Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sandra López Cantero
Domingo, 14 de enero de 2018

¿Es Mohamed Alí una víctima?

Guardar en Mis Noticias.

Cuántas veces Mohamed Alí ha pedido la dimisión de alguien por su mala gestión o por su implicación en algo que él ha considerado irregular? Muchas veces. Aquí hay dos debates, el judicial y el político. Y dos interpretaciones, la que considera a la Comisión Local de la Vivienda competente respecto al caso Loma Colmenar y la que no. Empecemos por lo segundo, si la Comisión no tiene las competencias para el control de las adjudicaciones y las baremaciones, así como para la revisión de que el protocolo seguía el reglamento, ¿para qué está? Porque el procedimiento siempre lo han seguido, bien o mal, independientemente de quien financie las viviendas. 

Se supone que los representantes están para velar por nuestros intereses y asegurar la transparencia y es cierto que, a veces, se paga un precio muy alto en política. 

Y siguiendo con lo primero. Partiendo del concepto respecto a que cualquier persona investigada, es decir, imputada, es inocente hasta que se demuestre lo contrario, no es justo hacer un juicio paralelo ni crucificar sin más a quien se ve envuelto en algo circunstancial por su cargo político. Así que, puedo empatizar con el sufrimiento moral de Mohamed Ali, pero lo que no puedo tolerar es que quiera convertirse en la víctima de uno de los mayores escándalos conocidos en la ciudad. Él mejor que nadie debe de saber que cuando se le ataca no se le hace a su persona, sino al cargo que ocupa en la Asamblea y en esta ocasión debería de haber seguido los pasos del Partido Popular y las dos Consejeras. 

Comparto cien por cien los argumentos de Ciudadanos y MDyC porque una persona imputada, hasta que no sea absuelta de todos los cargos, no puede seguir en la política, mucho menos ocupar un escaño que pagamos todos y todas. ¿Dónde queda el código ético que se aprobó en la Asamblea? 

El embudo siempre hay que medirlo por la misma parte. 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados