Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El Pueblo
Miércoles, 28 de febrero de 2018

Esto debe acabar

Guardar en Mis Noticias.

Poner en valor el trabajo diario de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado no debería ser necesario, ya que una sociedad que se precie debería ser consciente de ello y saber reconocer este trabajo callado que lo único que busca es preservar la seguridad y la integridad de todos. De hecho la gran mayoría así lo entiende. Ser policía o guardia civil no es solo llevar un uniforme, es arriesgar la vida por los demás y defender a los ciudadanos. Ellos son quienes nos protegen y su trabajo debe tener el valor que se merece.


Por eso mismo, es denunciable, además de deleznable, que todavía en la actualidad existan personas que no valoran el trabajo de los agentes, sino que además se dedican a apedrearlos. Esto es precisamente lo que sufrieron varios agentes del Cuerpo Nacional de Policía que se tuvieron que adentrar en la barriada del Príncipe durante una persecución de un Mercedes que fue robado en la calle Alférez Provisional y que circulaba a gran velocidad por diferentes zonas de la ciudad. El gran trabajo realizado por los agentes dio como resultado que se pudiera recuperar el vehículo sustraído, pero no sin el riesgo de acceder a una barriada, el Príncipe, que sufre las acciones de unos pocos que lo han covertido en un lugar donde no se puede vivir en paz, donde hay un gran absentismo escolar, exclusión social y manda ese tipo de negocio ilegal que ha aniquilado la convivencia y ha destrozado muchos sueños e ilusiones. Afortunadamente y pese al conflicto constante, en el corazón de la barrida pervive un movimiento social que insufla a algunos la fuerza necesaria para seguir luchando por la dignidad de sus vecinos y la de los más necesitados del barrio, que no pueden entender cómo los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, la Policía Local, cualquier servicio de emergencia, ya sean bomberos o ambulancias, además de taxis o autobuses que circulan por dicha barriada o por sus inmediaciones terminan siendo apedreados. Esto debe acabar. Por el bien todos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados