Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El Pueblo
Domingo, 4 de marzo de 2018

Son ya demasiadas las muertes en el Estrecho

Guardar en Mis Noticias.

Las imágenes de la tragedia de este sábado en las costas ceutíes, con la muerte de, al menos, dos mujeres subsaharianas, son la expresión más cruel de este drama, con el que, desgraciadamente, comenzamos a habituarnos a vivir. Y es que las medidas policiales y las normas legales son esenciales pero no son la solución al fenómeno de la inmigración. En estos momentos cientos de miles de personas huyen de la guerra y la pobreza. En este sentido, hay que entender que sin razones perentorias nadie abandona su tierra, su casa, su familia. Nadie pone en juego inútilmente su vida. Acercarse al fenómeno de la inmigración exige abordar las causas que lo producen. O se remedian las situaciones de origen, o no habrá solución. Paliar este hecho exige afrontar las razones que provocan la desesperación de millones de seres humanos, fruto de la desigualdad, la pobreza y la injusticia. Las víctimas de este exilio forzoso no tienen otra alternativa que salir de sus propios países y están dispuesto a pasar controles y a entregarse a manos de las distintas mafias. Incluso están dispuestos a morir en el intento. Por ello, llega el momento de hablar con claridad. De nada sirve quejarse cuando aparecen cadáveres. Hay que mojarse. Son ya demasiadas las muertes en el Estrecho, como para quedarse impertérritos a la espera del próximo desastre. Si el foco del problema se encuentra en el Estrecho, ahí deben estar centradas nuestras prioridades en materia de política de cooperación al desarrollo. Es cierto que no es fácil terminar con este drama. Pero mientras existan causas que favorezcan que al otro lado del Estrecho la única salida para una vida digna sea montar en una patera, el fenómeno de la inmigración no tendrá solución. Y entre tanto, no cabrá más que el lamento y el entierro de los cadáveres. ¿Hasta cuando permitiremos que el Estrecho sea la mayor fosa común de Europa?

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados