Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
E.P.
Lunes, 12 de marzo de 2018

Vecinos de Vícar intentan agredir a Ana Julia Quezada tras el registro de su casa

Guardar en Mis Noticias.

La Guardia Civil trasladó a primera hora de la tarde de este lunes a Ana Julia Quezada, detenida por su implicación en la muerte del niño de ocho años Gabriel Cruz, hasta una finca en la pedanía de Rodalquilar, en Níjar (Almería), para efectuar un registro. Posteriormente, fue llevada al domicilio que compartía con el padre del pequeño en la localidad de Vícar, donde fue detenida el domingo. Allí, fue increpada por decenas de vecinos, que incluso trataron de agredirla.

Agentes de la Guardia Civil tuvieron que emplearse a fondo para evitar que Quezada fuera golpeada. La sospechosa de haber acabado con la vida del pequeño Gabriel fue introducida con muchos apuros en el coche y trasladada a la Comandancia de Almería toda velocidad.

 

A primera hora de la tarde, la arrestada fue conducida a la finca de Rodalquilar en un furgón del Instituto Armado al mismo tiempo que la comitiva judicial encabezada por el juez instructor de la causa, el magistrado Rafael Soriano, quien ha decretado el secreto de las actuaciones.

 

La práctica de esta diligencia se enmarca dentro de las pesquisas que están realizando los agentes de la Policía Judicial para reconstruir qué paso con Gabriel Cruz desde que se perdió su rastro el pasado día 27 en Las Hortichuelas y determinar si permaneció oculto en el interior de un pozo o aljibe hasta que la única sospechosa por el momento decidió el traslado de su cuerpo sin vida hasta el municipio de Vícar.

 

La finca, que ahora se somete a registro después de que el informe preliminar de autopsia haya revelado que Gabriel falleció "por estrangulamiento" el mismo día de su desaparición, está vinculada a la familia del padre del menor y había estado en régimen de alquiler si bien "desde hace dos meses" no tenía arrendatario. La zona, situada a unos cinco kilómetros del punto donde se perdió el rastro del menor, habría sido objeto de investigación días antes del fatal desenlace.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados