Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Raúl Lasa
Jueves, 10 de mayo de 2018
Cultura

La promoción de Magisterio del 65/68 celebra sus bodas de oro emocionando al presidente

Guardar en Mis Noticias.

La promoción de alumnos de Magisterio de los años 1965/1968 ha celebrado esta tarde sus bodas de oro en un acto muy emotivo en el que han revivido los años de juventud que pasaron en Ceuta. Algunos de ellos crecieron y vivieron en Ceuta y otros emprendieron distintos caminos, en la península o en otras partes.

Con motivo de esta efeméride, los alumnos de la Escuela Normal de Magisterio, que se ubicaba en el Morro, han sido recibidos por el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, en el Salón del Trono del Palacio de la Asamblea. El grupo de alumnos de Magisterio del 68 han hecho entrega al presidente de una orla con las fotos de todos ellos.

 

Juan Vivas ha destacado el trabajo para reunir a todos los ex alumnos y sobre todo el de Mari Carmen, de la que dijo que "ha emulado las cualidades de nuestros héroes mitológicos: la audacia de Ulises y la perseverancia de Hércules".

 

La mención a los años 60 le hizo recordar a Vivas " el pupitre de madera, los dictados del Quijote, y el primer maestro inolvidable". Asimismo, el presidente recordó " los juegos en la calle, con los zapatos Gorila, y me acuerdo de Rintintín, de los cines de verano, del Fugitivo, de la Ponderosa y del gol de Marcelino".

 

Además, Juan Vivas ensalzó el "afecto, el compañerismo, la amistad y el recuerdo. De esos sabores, olores, etc, que nos acompañarán siempre. Tengo los mismos recuerdos que vosotros. Estamos más o menos en la misma edad". Vivas expresó que siempre es bueno recordar, pero "es mejor sentir que lo mejor y lo bueno está por llegar".

 

Por su parte, José María, en representación de los alumnos contó que "Ceuta nos acogió como la mejor madre. Ceuta es el lugar común de nuestra juventud. Un día coincidimos todos en el Morro, al recién estrenado edificio de la Escuela Normal de Magisterio. En nuestra cartera llevábamos todo un conjunto de vivencias y experiencias comunes".

 

José María preguntó "¿Quién no ha recorrido muchas veces el paseo de las Palmeras, se ha reunido en la Plaza de África, ha bailado en el Ulises? ¿Quién no se ha parado en el puente del Cristo, o en el Morro para pedir algún que otro favorcillo? ¿Quién no se ha bañado en la Ribera, en el Chorrillo, en el Sarchal, en Benítez, en Benzú, etc? ¿Quién no vio alguna película en el Cervantes, en el Apolo, en el Avenida? ¿Quién no se fumó algún cigarrillo en la Plaza de los Reyes?".

 

Mary quiso recordar, por su parte, que "los tiempos de la Normal fueron intensos en compañerismo, en superación, en ayuda mutua y en el modo de sacar la carrera. Nos encariñamos. También quiero recordar a la generación del 50; estudiamos lengua, fisiología e higiene, labores o trabajos manuales, geografía, etc".

 

Por último, José María quiso recordar, no sin lágrimas en los ojos, a los que ya no están: "Fidel, Sesé, Salvador, Braza, Rojo, Brasero. Yo prometo que volveremos a vernos juntos en clase".

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados